Archivo de la etiqueta: fotografías

Valle del Rift, Etiopía (fotos)

“Ponemos más interés en hacer creer a los demás que somos felices que en tratar de serlo.”
François de la Rochefoucauld (1613-1680) Escritor francés.

Entradas relacionadas

Valle del Rift (I):
https://lapuertaentornada.wordpress.com/2012/01/22/valle-del-rift-i-yirgalem/

Valle del Rift (II): Timkat:
https://lapuertaentornada.wordpress.com/2012/01/23/timkat/

Valle del Rift (III): Awassa:
https://lapuertaentornada.wordpress.com/2012/01/24/valle-del-rift-iii-awassa/

Valle del Rift (IV): Lago Langano:
https://lapuertaentornada.wordpress.com/2012/01/25/valle-del-rift-iv-lago-langano/

Ensete: arma biológica contra el hambre:
https://lapuertaentornada.wordpress.com/?s=ensete

Parque Nacional Akagera

De mi visita al Safari de Madrid sólo recuerdo que casi me quedo huérfana de madre. A la muy bruta no se le ocurrió otra cosa que bajar la ventanilla del coche y sacar medio cuerpo fuera (igual estoy exagerando, aviso) para hacerle una foto a los leones, saltándose alegremente las consignas de seguridad. Por fortuna, los leones se acababan de despertar y se acercaron hasta nosotros lo suficientemente despacio como para que a mi madre le diera tiempo a subir la ventanilla antes de tener que sacrificar un brazo. O la única cabeza que tiene. La foto de unos leones con cara de pocos amigos en primer plano anda por casa, y creo que a mi madre ya se le ha pasado el sustito. A mí todavía me dura.

En el Parque Nacional Akagera no hay leones, así que no tuve que revivir Akagera signninguna experiencia traumática durante mi visita (vale, igual estoy volviendo a exagerar). Tampoco hay rinocerontes, aunque hay planes de volver a introducir ambos para que este parque esté a la altura de los parques de los países vecinos (Tanzania y Kenya). La guerra civil (1990-1994) y el genocidio (1994) acabaron con la mayoría de la fauna que habitaba este parque, y ha ido que ir repoblándolo poco a poco. Además, Akagera también perdió dos tercios de su superficie, cuando el gobierno tuvo que dar tierras a los tutsis y hutus moderados que habían abandonado el país durante los diferentes pogroms que vivió el país en diferentes momentos de su historia, y volvieron una vez que las cosas se habían calmado. Como suele pasar en estos casos, los refugiados retornados se encontraron con que, durante su ausencia, sus casas habían sido ocupadas por otras familias que se negaban a dejarla, conRuanda lo que el gobierno tuvo que mediar, en muchos casos regalando parte de sus tierras para facilitar la repatriación.

Actualmente, la mayoría de los animales que han vuelto o han ido introduciéndose se encuentran en la parte norte del Parque, principalmente porque ahí es donde se encuentran las reservas de agua. Los planes de vallar sus más de 1.000 kilómetros cuadrados para evitar que el ganado o los cazadores furtivos (escasos, por no decir ninguno, según el personal del parque) no se cuelen dentro, casi han terminado. Cuando no quede ni un centímetro por cubrir con valla eléctrica , los leones y los rinos volverán a ser bienvenidos y Akagera podrá presumir de albergar los “cinco grandes”.

Jirafas

Nosotros tuvimos mucha suerte y pudimos ver un montón de animales, incluida la mamba negra, momento en que la guía nos ordenó que subiéramos los cristales del coche (no sé por qué, mamá, pero en este momento me acordé de ti). Para los ignorantes como yo, la mamba negra es la serpiente más venenosa de África y suele medir entre 2.5 y 3.5 metros (cito a nuestra guía). No sé cuánto medía la que vimos nosotros porque estaba cruzando la carretera y sólo le vimos el trasero, que era más largo que un día sin pan. Cebras, jirafas, elefantes, hipopótamos, cocodrilos, varias clases de antílopes, búfalos, “Pumbas” (para que luego digan que Disney no nos tiene dominados), águilas pescadoras, miles de golondrinas, mariposas y otras aves cuyo nombre desconozco completarían el día. Sólo nos quedó por saludar al señor leopardo, que por el día anda siempre descansando para poder acechar cuando Don Lorenzo no está mirando.

Senderismo en el Escarpe Mesket (fotos) – Etiopia

“Después de escalar una montaña muy alta, descubrimos que hay muchas otras montañas por escalar.”
Nelson Mandela

Entradas relacionadas

Circuito historico (V): Senderismo en el Escarpe Mesket https://lapuertaentornada.wordpress.com/2012/03/08/circuito-histrico-v-senderismo-en-el-escarpe-mesket/

Lalibela (fotos) – Etiopía

“No quiero escribir más acerca de estas obras, porque temo que si escribo más, nadie me va a creer, y lo que escribí dará ya a más de uno motivo para llamarme mentiroso”.
Francisco Alvares, religioso portugués del siglo XVI

Entradas relacionadas

Circuito histórico (IV): Lalibela: https://lapuertaentornada.wordpress.com/2012/03/06/circuito-histrico-lalibela/

Circuito histórico (V): Senderismo en el Escarpe Mesket: https://lapuertaentornada.wordpress.com/2012/03/08/circuito-histrico-v-senderismo-en-el-escarpe-mesket/

Gondar (fotos) – Etiopía

Entradas relacionadas:

Circuito histórico (III): Gondar
https://lapuertaentornada.wordpress.com/2012/03/02/circuito-histrico-gondar/

Yemen, otro sueño cumplido

Desilusión

Durmiendo yo una vez 
Un caballo logró colarse en mi sueño 
Y… se durmió

Nabilah Alzubair (Yemen, 1964)

Ciudad vieja de Sana'a

Ciudad vieja de Sana’a

Vendrán más fotos, robadas desde el coche o mientras devoraba la ciudad vieja de Sana’a en un tiempo récord.  Vendrán las historias de otro sueño cumplido y un amor a primera vista. De todas las sensaciones que Yemen ha despertado en mí. He pasado aquí diez días de locura. Vuelo esta madrugada para Amán, con muchas horas de trabajo en la maleta y unas ojeras tan negras que se confunden con mis pupilas. Pero vuelvo con la sonrisa puesta por haber tenido la oportunidad de venir a este país.

El viernes vuelvo a ponerme las alas, pero esta vez las de placer, para pasearme por Estambul durante unos días y desconectar del mundo. También a pasar frío y probablemente hasta mojarme. Afortunadamente iré bien acompañada por lo que no habrá sitio para las quejas.

Mientras vuelvo y no, feliz falsedad, digo navidad.

Bahir Dar y Lago Tana (fotos) – Etiopía

Las fotos de este álbum son un reflejo de lo poco que me entusiasmó este sitio… Supongo que las circunstancias que rodearon mi visita contribuyeron a ello.

PD. WordPress también me ha subido las fotos de este álbum desordenadas. ¡Buuu to WordPress!

Entradas relacionadas:

Circuito histórico (I): Bahir Dar
https://lapuertaentornada.wordpress.com/2012/02/28/circuito-histrico-bahir-dar/

Circuito histórico (II): Lago Tana
https://lapuertaentornada.wordpress.com/2012/02/29/circuito-histrico-lago-tana/

 

Lago volcánico Wenchi (fotos) – Etiopía

Me habéis convencido. Al final me traigo las fotos al blog. He creado una categoría nueva (“álbumes de fotos”) y una nueva etiqueta (“fotografías”) para que sean fácil de encontrar. Se puede comentar y darle a me gusta en fotos individuales. Al final de las fotos pondré la/s entrada/s relacionada/s por si hay algún despistado curioso al que le apetezca leer los detalles.

Inauguro la sección con uno de los álbumes que ya puse en facebook. Los demás espero que vayan llegando en breve… Por cierto, WordPress me ha subido las fotos desordenadas y con los cambios que han hecho no encuentro el botón de “ordenar por fecha” así que caóticas se quedarán hasta que dé con la tecla (si la hay).

Entrada relacionada:

Guanchi Wenchi: https://lapuertaentornada.wordpress.com/2012/01/08/guanchi-wenchi/

Beirut: paisaje urbano

Bajo el actual Beirut yacen los cimientos de siete civilizaciones. Que nadie me haga enumerarlas porque no me las sé. Repito como un papagayo lo que alguien me dijo mientras me paseaba en su coche por el centro de la ciudad durante las últimas horas del día, aquéllas en las que mi mente arrastraba el cansancio acumulado durante interminables jornadas laborales y mis párpados se debatían entre el sueño y la vigilia. Ante los brazos extendidos de la ciudad yo sólo podía devolver el abrazo. Al precio que fuera.

Beirut me recordó a la Europa de otra época, pero tampoco sabría decir de cual. Alguien me dijo que era esa familiaridad la que me invitaba a quererla pero yo no acabo de estar de acuerdo. Si hay algo que me gusta de vivir en el extranjero es precisamente lo diferente, lo que no me recuerda a nada, lo que me sorprende y desaprende, lo imaginado y lo inimaginable. Siempre he dicho que no sirve de nada vivir fuera de tu país si no es para cambiar de vistas, comida y costumbres (hablo de los que tenemos la suerte de escoger quedarnos en nuestra patria si así lo deseáramos).

Os invito a subiros en el coche que no tengo y a admirar desde la ventanilla lateral las fachadas, puertas, ventanas y balcones de la capital libanesa. Las nuevas y las no tan nuevas. Las que se salvaron, las restauradas y las que todavía guardan en la piel las balas de una guerra no muy lejana…

PD. Para ampliar una imagen sólo tenéis que hacer click sobre ella.

Beirut: el lenguaje callejero

Antes de venir, yo ya había decidido que Beirut me iba a gustar, a pesar de que odio las aglomeraciones y las grandes ciudades. Y es que estoy llena de contradicciones. Soy sensible a la violencia pero me encanta la película Fargo. No tengo instinto maternal pero me fascinan los niños. Y así, sucesivamente.

Desde el cielo, lo primero que me llamó la atención de la capital libanesa fue su tamaño. Luego, el tráfico, del que ya me habían avisado: motos conduciendo en sentido contrario, policías en cada cruce para que la gente respete los semáforos, carreteras con carriles elásticos, conductores diestros en el arte del eslalon, rotondas sálvese-quien-pueda, cruces el-que-no-corre-vuela-y-el-que-no-acelera, matones sobre ruedas y mucho, mucho bip bip biiiip. Nada que no haya visto antes en otros lugares con otros matices y colores.

Una vez dentro de la ciudad, las calles tienen su lenguaje propio. Muchas están vestidas con grafitis de todo tipo. Los hay que necesitan mejorar. Los hay que progresan adecuadamente. Los hay con mucho gusto. Los hay horteras. Los hay cargados de buenas intenciones. Los hay simples y elaborados. Hasta los hay de Banksy (Reina Maga, recuerda que tenemos una cita pendiente para hacernos el recorrido de sus grafitis en Londres). Un verdadero regalo en medio de tanto asfalto.

Aquí os dejo una selección. No están los mejores ni los peores. Sólo los que pude ir robando desde el coche o en el poco tiempo libre que me dejaron para pasear. Como rezaban unos carteles: “que le den por c!*i al trabajo; hagamos arte”.

PD. Aún tengo pendiente leer vuestros comentarios de los últimos días. Igual os contesto a todos juntos en una entrada aparte. Todavía no lo he decidido…