Muzunga en la niebla

GorilaCuando un gorila te sostiene la mirada durante dos segundos y medio, es fácil rendirse a sus encantos y entender por qué Dian Fossey eligió pasar su vida estudiando el comportamiento de los gorilas en su hábitat natural; 18 años en total, hasta que fue asesinada en su propia casa, en las montañas Virunga (Ruanda), en circunstancias aún hoy desconocidas. Supongo que la mayoría habréis visto la película “Gorilas en la niebla”, por lo que yo sólo puedo recomendaros el libro, del mismo título. Lo leí en mis años universitarios y me hubiera gustado releerlo antes de ir al Parque Nacional Virunga; pero no pudo ser. Ameno y apasionante a partes iguales. O al menos así lo recuerdo yo.

Seguramente los gorilas que Dian Fossey estudió todavía no estaban acostumbrados a los humanos por aquel entonces, por lo que mirarlos a los ojos no era nada aconsejable. Hoy día la familia Susa está tan acostumbrada a sus primos Parque Nacional Virungaque hasta pasan por tu lado sin inmutarse. Cuando te dedican una mirada tan dulce como indiferente, dan ganas de acariciarlos, y hasta de ir en busca de un abrazo. La tentación de no ponerse a jugar con los más pequeños es casi insoportable. La hora cronometrada que se pasa junto a ellos es fascinante, aunque he de reconocer que no me hubiera importado ver un poco más de acción por su parte. Yo qué sé. Un salto mortal o un másdifíciltodavía.

En cualquier caso, tres horas de marcha por caminos empantanados y, a veces, hasta inexistentes, a través de bosques de bambú y cardos asesinos bien merecían un premio. El mismo que desde aquí comparto con vosotros. Espero que disfrutéis la visita tanto como lo hice yo.

Anuncios

21 pensamientos en “Muzunga en la niebla

  1. Nieves

    Que maravilla… estoy sin palabras… Tu has estado ahi???? Incrreible, no sé que decir, como te envidio nena!
    Un beso enorme y lleno de admiración! Y un poco poseído por un pecado capital 🙂

    Responder
  2. Fedora

    Es mi animal favorito! Bueno, no sólo el gorila sino todos los primates. ¿Eres tú la de la foto? el Gorila mira con tanta curiosidad…me encantan estos “casihombres”. ¿O seremos nosotros los “muymonos”? 🙂

    Responder
    1. Adwoa Autor de la entrada

      Sí, la de la foto es una servidora 🙂
      Compartimos 99% del ADN con los gorilas. Me parece impresionante que tan sólo un 1% haga una diferencia tan grande entre nosotros…
      Supongo que ya habrás leído a Jean Goodall pero si no, te la recomiendo.
      Un abrazo

      Responder
  3. mamuchi

    me encantan y me siguen encantando y te digo lo de siempre aunque me repita como el ajo ENVIDIO TUS OJOS me encanta este post. un besazo ENOOOOOOME preciosa muuuuuuuak

    Responder
  4. Rosa

    ¡Qué envidia, Adowa! Son preciosos los bebés… Parecen los pompones que hacía mi madre con la lana. Toda una belleza. Gracias por compartirla. Un abrazo.

    Responder
  5. Elevalunas

    Me uno al coro de las envidias, qué bueno, Adwoa. Recuerdo que una vez me dijiste que eras muy bonoba. Seguro que de Ruanda vuelves también un poco agorilada. Un besazo y feliz llegada a tu nuevo destino.

    Responder

Opinar es gratis (precio mínimo garantizado)

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s