Archivo de la etiqueta: Turquía

Crímenes de honor: historias de hombres que mataron

stories of men who killed

Y una va, y se lo cree. Y se pone hasta contenta de que alguien se haya molestado en investigar sobre los autores de los mal llamados crímenes de honor (donde hay crimen no hay honor). Porque siempre se habla de las víctimas, pero no de los agresores. Pero, ¿acaso algunos agresores no son víctimas, a su vez, de la sociedad, de la tradición, de sus propias creencias, de un círculo vicioso del que es difícil encontrar la salida? Los papeles de víctima y agresor demasiadas veces resultan ser dos caras de una misma moneda.

Detrás de cada persona hay una historia que merece ser escuchada. Para entender la complejidad que rodea a los “crímenes de honor” es necesario darle voz a todas las partes involucradas en los mismos y ponerlas en contexto. Así que empecé al leer el libro con la esperanza de conocer a esos hombres que se mueven por honor en vez de amor. Con la esperanza de que alguien les humanizara. Con la esperanza de comprender, que no justificar.

Pero Ayse Onal tiene demasiados factores en su contra para poder escribir un libro sobre el tema. Es mujer. Y turca. Y su condición de mujer turca que entrevista a hombres turcos que han matado a mujeres turcas “por honor” no la deja distanciarse de los sentimientos que este tipo de crímenes genera. Por lo que se pasa todo el libro debatiéndose entre centrarse en la historia de los asesinos o de las asesinadas. Y al final sólo quedan unas pinceladas de brocha gorda de la presión social a la que están sometidos y un intento fallido de contar la historia de esos hombres que mataron.

Así que la declaro culpable de haberle dado a su libro un título completamente engañoso. Pero nada más.

Anuncios

La Sema, Patrimonio Cultural Inmaterial de la Humanidad

Sé como el Sol para la Gracia y la Piedad.
Sé como la noche para cubrir defectos ajenos.
Sé como una corriente de agua para la generosidad.
Sé como la muerte para el odio y la ira.
Sé como la Tierra para la modestia.
Aparece tal como eres.
Sé tal como pareces.

Yalal ad-Din Muhammad Rumi

Derviches

El sufismo es una corriente mística del Islam, que engloba a unos 50 millones de personas de todo el mundo. Su propósito es inspirar una unión entre los seres humanos y Dios, mediante la elevación del alma a unos estadios más avanzados de conciencia. La mayoría de los sufíes están organizados en tariqas u órdenes, que han creado elaborados rituales de recitación, que incluyen danzas destinadas a generar estados místicos que faciliten el camino de los iniciados (muridin) hacia la unión con Dios.

Los sufíes más conocidos a nivel internacional son los derviches de la Orden Mevlevi, que son famosos por sus danzas giratorias que realizan con el acompañamiento de poesía cantada del Mathnawi, la principal obra del fundador de la Orden, Yalal al Din Rumi (1207-1273), uno de los más importantes sabios sufíes de todos los tiempos. Rumi pasó a ser conocido con el nombre de Mevlana (maestro) por sus seguidores porque les enseñó un método de perfeccionamiento espiritual. Este método incluye tres elementos que trascienden las barreras de la comunicación humana: la música, la poesía y el recuerdo. La combinación de estos tres aspectos tiene lugar en la ceremonia de la danza giratoria (Sema).

La Sema, compuesta por siete partes, representa el viaje místico de un individuo hacia Dios. La ceremonia intenta reflejar la naturaleza giratoria de todo lo que se encuentra en la naturaleza, desde las galaxias a los átomos. Mediante la Sema el sufí llega al conocimiento de la Verdad, lucha contra su ego y abraza la perfección. Cuando regresa de su viaje espiritual, lo hace como alguien que aspira a servir con amor y entrega a toda la creación.

A pesar de considerarme una persona poco espiritual y muy escéptica, tenía curiosidad por ver la Sema. El Centro Cultural HodjaPasha, unos baños turcos restaurados de 550 años de edad, tenían pinta de ofrecer un espectáculo de masas. Nos hubiera gustado verlo en la Casa de Dede Efendi, donde parecían venderse mejor, pero aquella noche no había espectáculo. Llegamos después de haber sido timadas en la cena, con el humor agrio y un asiento en última fila. Empezó el espectáculo y, mi mente, lejos de concentrarse, vagaba por el público, deteniéndose en un grupo de jóvenes que no paraba de contarse chistes entre sí y morirse de risa. Cerré los ojos para intentar empaparme de la música sufí pero casi me quedo dormida. El espectáculo me pareció aburrido y monótono. La música, preciosa.

Entrada plagiada descaradamente de: http://www.webislam.com/articulos/27361-la_danza_sufi_de_los_derviches_turcos.html

Texto del vídeo: Los mevlevi son una orden ascética sufí fundada en 1273 en Konya, desde donde se extendieron progresivamente a través del imperio otomano. Hoy, se pueden encontrar mevlevi en muchas comunidades turcas de todo el mundo, pero los centros más activos y famosos de la actividad de la orden están en Konya y Estambul. Los mevlevi son famosos para sus danzas giradoras. Después de un periodo recomendado de ayuno de varias horas, los derviches giradores comienzan a dar vueltas sobre el pie izquierdo en una serie de movimientos de torsión cortos, utilizando el pie derecho para hacer girar sus cuerpos alrededor del izquierdo. El cuerpo del girador ha de ser flexible, debe permanecer con los ojos abiertos pero sin focalizarlos en nada, de modo que las imágenes sean borrosas y flotantes. En sus ceremonias, llamadas Sema, se toca un repertorio musical particular, el ayın. Con una base de cuatro partes de composiciones vocales e instrumentales, es interpretado al menos por un cantante, un flautista (neyzen), un músico que toca el timbal y otro que toca el címbalo. Los bailarines recibían enseñanza durante 1.001 días recluidos en casas (mevlevihane) donde aprendían la ética, los códigos del comportamiento y las creencias practicando el rezo, la música, la poesía y la danza. Después de esta formación, seguían siendo miembros de la orden, pero regresaban a su trabajo y a sus familias. Como resultado de las políticas de secularización, todos los mevlevihane fueron cerrados en 1925. El gobierno turco comenzó a permitir representaciones de nuevo, aunque sólo en público, en los años cincuenta. Las restricciones cesaron en los años noventa. Algunos grupos privados están reestableciendo el carácter espiritual e íntimo original de la Sema. Sin embargo, treinta años de práctica clandestina han privado a las representaciones de una parte de su significación religiosa, ya que la transmisión se ha centrado en la música y en los cantos, en detrimento de las tradiciones espirituales y religiosas. Hoy día, muchas ceremonias ya no son representadas en su contexto tradicional, sino ante un público de turistas, y se han acortado y simplificado para responder a la demanda comercial.

La mejor guía de la ciudad de Estambul: http://planetaestambul.wordpress.com/

Nazar boncuğu: amuleto turco

Me miras. Te miro. Nos miramos. Me comes con los ojos. A veces a mordiscos grandes. A veces a bocados chiquitos. Me miras. La nieve dice que me has echado el ojo. Te miro. Siempre ojo avizor. Nos miramos. Opacos. Inquebrantables. Parece que te he entrado por los ojos. Me miras por el día.  Me observas por la noche. Tus ojos se pasean por mi espalda y me levantan la falda. Me los clavas. En el pecho. En la nuca. En las nalgas. No me quitas los ojos de encima. Me pintas los labios de azul. Me miras con buenos ojos. Me acaricias el pelo. Ahuyentas el mal de ojo.

Ojo turco

La mejor guía de la ciudad de Estambul: http://planetaestambul.wordpress.com/

Ahmet Güneştekin: Yüzleşme

Y te encontré. Sin buscarte. Sin saberte. Sin tan siquiera adivinarte. Te encontré. Llevada de la mano bajo un tímido sol de invierno. A regañadientes. Escéptica. Incrédula. Desconfiada. Apoteósicamente cínica. Te encontré. En aquella sala oscura. En la sala fría. En la pared blanca. En la fiesta de colores te encontré. En la lucha de formas te encontré. En los mitos y leyendas mesopotámicos. En el dolor de las religiones que se desencuentran. En el eco de guerras pasadas. En el grito de las presentes. En los crímenes olvidados. Ignorados. Te encontré. Como una bofetada. Y no tuve más remedio que poner la otra mejilla. Te encontré.  El encuentro del ser humano con el arte. Tu arte. Grande.

Artista: Ahmet Güneştekin
Título de la exposición: Yüzleşme (“Encuentro”)
Fecha: del 6 de noviembre al 30 de diciembre del 2012
Lugar: Istanbul Modern, Estambul (Turquía)
Página oficial: http://www.ahmetgunestekin.com/index.php

Zenne, la honestidad puede matarte

zenne 2

Un día de verano de 2008, Ahmet Yildiz salió de casa para comprar un helado que nunca se comería. Tenía 26 años cuando aquella bala inesperada le paró el corazón. El novio de Ahmet presenció la escena desde la ventana. Su presunto asesino, su padre, todavía sigue en busca y captura por la policía turca. Ahmet es la primera víctima homosexual de un crimen de honor que recibe tanta atención mediática. La familia nunca reclamó su cuerpo para darle un entierro musulmán digno, lo que confirma su vergüenza y deshonra. A Ahmet se le dio la “oportunidad” de volver a su pueblo para “curarse”, pero él se negó. El cuerpo del joven yace en el cementerio de los sin nombre.

Caner Alper y Mehmet Binay, pareja desde hace 14 años, han dirigido conjuntamente Zenne Dancer, inspirada en la trágica historia de su amigo. La película toca muchos temas espinosos de la sociedad turca contemporánea. Aunque Turquía es el único país musulmán en el que se celebra el Orgullo Gay, la comunidad LGBT[1] del país sigue siendo víctima de abusos y discriminación. Otro ejemplo más de que la legalización de la homosexualidad no se traduce necesariamente en la aceptación por parte del ciudadano de a pie.

En Zenne se explora la difícil decisión de si revelar o no la identidad sexual en una sociedad patriarcal de corte tradicional y las consecuencias que esto conlleva. Asimismo, la película denuncia la violencia y el abuso a la que el ejército turco somete a los hombres homosexuales. En Turquía, todo hombre está obligado a cumplir el servicio militar, excepto si se es gay. Según el reglamento de salud de las Fuerzas Armadas, la homosexualidad es una “desviación psicológica y sexual”. Sin embargo, no basta con declararse gay, hay que aportar pruebas de la orientación sexual de uno. Estas incluyen prácticas tan denigrantes como dejarse hurgar el ano, o tener que aportar fotos o vídeos en los que se distinga claramente la cara y se esté siendo penetrado por otro hombre. Una vez hecha pública la película, un portavoz del Ministerio de Defensa declaró bajo anonimato: “No puedo confirmar que definitivamente no pasa, pero no tenemos la información de que ese tipo de cosas suceden”.

Zenne ha sido galardona con 5 premios en el Antalya Golden Orange Film Festival, el festival cinematográfico más prestigioso de Turquía. Lleva varias semanas en las pantallas turcas y está previsto que durante este año sólo se exhiba en Festivales Internacionales. Mientras llega a nuestros cines (que, en mi caso, no llegará) y antes de poder juzgar lo buena que esta película puede ser, hay que reconocerle el logro de haber iniciado en Turquía el debate sobre un tema todavía tabú: la homosexualidad, y los derechos de la comunidad LGBT; así como la valentía de haber mostrado este tema sin rodeos, presentándolo de una manera directa en relación a las tradiciones y las instituciones de la familia, el estado y el ejército. Y ojalá Zenne marque un punto de inflexión en el cine turco, y los homosexuales empiecen a dejar de ser ridiculizados en papeles secundarios para pasar a desempeñar papeles protagonistas merecedores de respeto.

Trailer de la película (en inglés)


[1] Lesbianas, gays, bisexuales y personas transgénero.