Archivo de la etiqueta: Jordania

Luna, lunera…

Estaba cansada, pero aun así me había obligado a ir. Tenía pendiente “Bowling for Columbine” de Michael Moore desde que se estrenó. Además, las vistas del cine al aire libre de la Royal Film Commission no tienen desperdicio.

El documental no acababa de engancharme así que dejé que los fuegos artificiales cosquillearan mis pupilas. Acaricié las ruinas iluminadas de la Ciudadela con mis ridículas pestañas y justo cuando iba a darle otra oportunidad a la pantalla, la vi. Enorme. Besando el horizonte. Vestida de rojo tímido.

Google dice que existe una explicación científica al respecto. Yo no lo pongo en duda, aunque prefiero pensar que la luna se había puesto roja de vergüenza, por culpa de tanto guiño de desconocid@s. Si no sabéis de lo que hablo, preguntadle a Alterfines.

¿Alguien más la vio? 

Fotografía cortesía de Arturo Macias (www.artzphoto.es)

PD. Siempre se me olvida invitaros al reto de Nergal. El 19 de septiembre hay que publicar una entrada sobre nuestras vacaciones, y luego dejáis el enlace a vuestra entrada aquí.

No a la censura

Manifestación digital en defensa de la libertad de internet y la libertad de expresión, opinión y prensa en Jordania

El pasado miércoles 22 de agosto se hizo pública la noticia de que el gobierno de Jordania había aprobado un proyecto de ley para modificar la Ley de Prensa y Publicaciones antes de final de año. Esta ley también incluye la prensa y publicaciones por internet, con lo que restringirá la libertad cibernética y afectará negativamente los derechos digitales de los ciudadanos jordanos (y los que aquí nos encontramos, añado yo).

El proyecto de ley fue debatido en el parlamente el pasado domingo, 25 de agosto, durante una sesión extraordinaria. Mañana jueves, 30 de agosto, tendrá lugar la segunda ronda de discusiones, motivo por el cual la comunidad digital ha organizado un “apagón electrónico” para hoy miércoles (de ahí que hoy se puedan ver al entrar en algunas páginas de internet un mensaje en árabe y en inglés que dice algo así como: “puede que no tengas acceso a todo el contenido de este sitio debido a las modificaciones hechas a la Ley de Prensa y Publicaciones y a la censura digital del gobierno”).

Si el proyecto de ley sigue adelante, su impacto se hará notar en Jordania de la siguiente manera:

  • Censura: la ley permite al jefe de prensa y publicaciones de bloquear en el país cualquier página de internet internacional que sea considerada contraria a esta ley. Esto significa que las páginas no jordanas también pueden ser bloqueadas si se interpreta que violan esta ley y no se podrá tener acceso a ellas desde Jordania.
  • Libertad de expresión limitada: la ley también se reserva el derecho de censurar comentarios, lo que significa que éstos serán monitoreados. Se hará responsables a los dueños de las páginas de internet (incluidos blogs) de los comentarios publicados en su dominio, obligándoles a convertirse en censores. También se les (nos) obligará a archivar todos los comentarios por un mínimo de seis meses.
  • Ambigüedad: la ley sólo habla de medios de comunicación digitales (“online media“), lo cual puede incluir potencialmente redes sociales, fotos y vídeos subidos en plataformas digitales, blogs y cualquier otra página de la red.
  • Restrictiva: esta ley no sólo limita las páginas de internet sino que también restringe la libertad de expresión; obliga a todas las páginas de internet a registrarse y ser miembro de la asociación de prensa, nombrar un jefe editor y pagar una cuota. Huelga decir que esta ley da carta blanca para denunciar cualquier página de la red.

Texto traducido de http://learn.7oryanet.com/
Twitter: #BlackoutJo

 “La censura es indulgente con los cuervos,
pero no da cuartel a las palomas”.
Decimus Junius Juvenalis

En el fondo del mar (Aqaba)

IMG_7271– Si en Jordania hubiera más mujeres como vosotras, se acabaría la guerra en Siria.

Cretino, pensé. Bueno, en realidad lo que pensé fue “fucking idiot”. Mi compañera sonrió educadamente.

– Si os doy 20 JOD* – siguió con esa voz que sólo los imbéciles saben poner – ¿compraréis bocadillos y los repartiréis entre los refugiados? – hizo ademán de sacar su cartera.

– Me parece que las cosas no funcionan así – le contestó mi compañera con su dulce voz y sonrisa de caramelo. Yo le hubiera mandado a la mierda, que es donde los imbéciles como él deberían estar. Pero es que yo tengo menos clase.

– La guerra es una cosa horrible – insistió con voz teatral. – ¡Ojalá que Assad quite pronto el poder!

– Ojalá que se muera pronto – dije yo. Me salió sin pensar. AIMG_7323veces me pasa, digo cosas sin filtrarlas primero mentalmente. No sé de dónde vienen. Sólo que salen por mi boca como un eructo. Irremediablemente. Y con brutalidad.

– ¡Oh, no! ¡No digas eso! – dijo el cretino.

– ¿Por qué no? – le pregunté muy seria. Había que mantener el tipo hasta el final. – En lo que a mí respecta, en Siria hay una guerra y en las guerras, por desgracia, muere gente. Hubo una época en que los muertos eran soldados. Las guerras de hoy día, sin embargo, se ceban con los civiles. Si decenas de miles de civiles están muriendo por culpa de Assad, ¿por qué no él? Al fin y al cabo, se le puede considerar un soldado.

Me quedé con las ganas de decirle que se metiera sus 20 JOD por donde amargan los pepinos. En Jordania cruzan la frontera una media de 1.000 refugiados diarios. ¿A cuántos refugiados pretendía alimentar con sus míseros 20 JOD?

IMG_7390

IMG_7388

Conseguí escandalizar a mi compañera durante un buen rato y que el cretino no volviera a dirigirme la palabra en lo que quedaba de día (¡ay, qué pena más grande!). Y a mí dolió pagarle una fortuna por un tour timo a los corales de Aqaba. El muy sinvergüenza nos montó en un barco donde tardamos una hora en llegar a la misma playa en la que habíamos estado el día anterior, a diez minutos en coche. No sólo era un imbécil sino que además nos trataba como sus semejantes. No hay cosa que más me joda. Que me timen. Es una cuestión de orgullo, aunque no tenga ninguno.

Veo, veo
¿Qué ves?
Una cosita

Desde que me saqué el título de submarinista hace algo más de diez años en Sídney, para ir a la Gran Barrera de Coral, no he viajado mucho por las profundidades del mar; por lo que no tengo mucha experiencia en lo que a vida marina se refiere. En las contadas ocasiones en que he vencido mis miedos y me he aventurado en el fondo del mar, he visto corales de mil colores, rayas, tortugas, pezqueñines, pezquegrandes (incluidos tiburones de arrecife, que no muerden, pero que a mí me siguen infundiendo respeto), la familia de Nemo, Sebastián, “concordias”, latas de coca-cola, zapatos, paquetes de tabaco, bolsas de plástico… Lo típico.

IMG_7359IMG_7351

¿Y qué cosita es?
Empieza por la “t”
¿Qué será? ¿Qué será? ¿Qué será?
¡Tanque!

Sí, con esa misma cara me quedé yo cuando lo vi. Parece ser que se les perdió a los rusos, pero no pude averiguar en qué ocasión. Si alguno de vosotros se encuentra por casualidad con el ruso que lo perdió, sed buenos, y decidle dónde está (en Aqaba, en las playas del sur, camino de Arabia Saudí). Lo reconoceréis porque estará cantando amargamente:

¿Dónde está mi tanque, matarile, rile, rile?
¿Dónde está mi tanque matarile, rilerón?

Y vosotros, que sois muy list@s, conoceréis de inmediato su lenguaje secreto y responderéis:

En el fondo del mar, matarile, rile, rile.
En el fondo del mar, matarile, rile, rilerón.
¡Chin pon!

tank-aqaba

* La cosa está mu malita, así que, a día de hoy 1 JOD equivale a 1 Euro aproximadamente.

Wadi Rum: un laberinto de colores

Los beduinos son una sociedad patriarcal de corte tradicional. La mujer se encarga de IMG_6450las tareas domésticas, incluido ir a buscar agua, hacer pan y tejer. El hombre, de proveer y defender su hogar. Hasta aquí, no muy diferentes de otras sociedades conservadoras occidentales.

Os mencionaba en otra entrada su código de honor que, curiosamente, es más complicado de lo que parece. Por lo visto, los hombres también corren el peligro de ser castigados por manchar el honor de una mujer. Daros una vuelta por esta noticiaen la que un beduino casi pierde la lengua por piropear a una mujer de otra tribu.

Moradores del desierto (bedu significa “nómada”), la necesidad les obliga a tener un código de supervivencia del desierto, de ahí su hospitalidad. Todo viajero es tratado como huésped al que se le ofrece lo mejor de la comida disponible, así como té y café sin medida. La lógica no es muy complicada: hoy eres tú el que pasas por mi casa pero mañana puedo ser yo el que pasa por la tuya. Gracias a esta hospitalidad mutua ha sido posible durante años atravesar el desierto con la esperanza de no perecer.

IMG_6444

Esta práctica se aplica igualmente con los turistas. La opción de explorar Wadi Rumde manera independiente no existe, con lo que es obligatorio contratar un tour. En camello, a pie, a caballo o 4×4 depende de ti, pero siempre acompañado de un guía. En cada parada del tour hay una tienda de campaña con un beduino que te ofrece té y café “gratis”. Entrecomillo gratis porque supongo que el precio ya viene incluido en el tour, y porque mientras bebes ves pasar delante de ti los diferentes productos que tienen expuestos en una mesa, con la esperanza de ser vendidos.

En la ceremonia del café tradicional beduinahay que beber tres tazas de café: una por el alma, otra por la espada, y otra porque eres su invitado. Esta ceremonia, sin embargo, no se respetó en ninguna de las tiendas donde hicimos las diferentes paradas. Supongo que para ahorrar costes. También porque éramos turistas, no huéspedes en el sentido estricto de la palabra (¿y qué sabemos los turistas de las costumbres y tradiciones beduinas?).

IMG_6590

En la ceremonia del café en Etiopíatambién hay que beber tres tazas (algo que se siguió a rajatabla en todas aquéllas a las que yo fui invitada). Aunque pregunté muchas veces, no conseguí averiguar el significado de cada una de ellas. Me pregunto si ambas ceremonias están relacionadas entre sí. En la etíope, además, se sirven palomitas de maíz con el café. Yo, que a preguntona no me gana nadie, pregunté en varias ocasiones la razón. Obtuve muchas respuestas diferentes pero las que me parecieron más creíbles fueron dos. La primera, para tener al invitado entretenido mientras preparas el café. La segunda, para que el café no te siente mal en el estómago.

Viajar al desierto es siempre fascinante. Mi única referencia era el desierto australiano, sin duda lo mejor de todo lo que visité en Australia. Las guías nos venden el monte Uluru, sagrado para los aborígenes, que cambia de color con la luz del día y se viste de negro en un día de lluvia. Sin embargo, el paisaje marciano de Las Olgas es mucho más sobrecogedor. De aquel viaje recuerdo la tierra roja y un cielo cosido de estrellas. Incluso se podía ver la vía láctea. Aquella noche me quedé dormida con los ojos acribillados por estrellas fugaces.

IMG_7017

“Los paisajes, en los sueños de infancia, tienen esta amplitud y este silencio.”
Lawrence de Arabia.

Yo no recuerdo haber tenido este tipo de sueños en mi infancia, debe ser porque nací casi un siglo después que él, y los tiempos habían cambiado mucho para entonces. Sin embargo, a mí lo que me llamó la atención del desierto de Wadi Rum fue su carácter rocoso: lleno de colinas que, vistas en un mapa, parecen formar un laberinto; y su tinte polícromo: el rojo de las dunas, el azul del cielo, el amarillo de la tierra, el verde de la escasa vegetación, el marrón-rojizo de la piedra. No me siento capaz de describirlo con palabras, así que aquí os dejo algunas imágenes.

1. Los Siete Pilares de la Sabiduría, precipicio bautizado así tras la famosa novela de Lawrence de Arabia del mismo nombre. Este desierto ha pasado a ser una leyenda gracias a este coronel británico, que vivió entre sus montañas con el ejército de la revuelta árabe en septiembre y octubre de 1917.

IMG_7014

2. Los Pozos de Lawrence, que albergan un abrevadero de agua no potable. Hay que caminar montaña arriba durante 20 minutos para poder verlos. Los manantiales de agua donde Lawrence se lavaba se encuentran más al sur, en Wadi al-Shallaleh.

IMG_6468

En este punto nos encontramos con una manada de camellos que pertenecían al padre de nuestro guía beduino así que nos invitó a probar la leche de camella. Bien sabrosa.

IMG_6480

3. Primera duna de arena roja cuya cima te regala una de tantas vistas sobrecogedoras del desierto. En esta foto se puede apreciar nuestro jeep y dos más (como veis, ese día el desierto no estaba muy concurrido) así como la tienda de campaña beduina donde nos invitarían a nuestro primer café / té del día.

IMG_6517

4. El cañón de Khazali, vestido a diestro y siniestro de dibujos rupestres (animales y huellas de pies) y grafitis nabateos y de la antigua tribu árabe de los tamudeos.

IMG_6558IMG_6561

5. El arco de roca natural Burdah, a 80 metros del suelo, al que se puede subir sin mayor dificultad en dos minutos (bajar, ¡es otra historia!).

IMG_6772

6. La segunda duna roja,que subimos descalzas al final del día.

IMG_6809IMG_6817

IMG_6818

7. El campamento, ¡para nosotras solas!

IMG_6913

8. El atardecer. Por desgracia no se aprecia bien en las fotos pero cada punto cardinal nos regalaba diferentes colores y matices.

IMG_6839IMG_6840

9. De vuelta a casa, después de una noche sin estrellas pero muda. Las huellas en la arena al día siguiente denunciarían la visita a hurtadillas de diferentes animales. Esta foto está tomada llegando al pueblo de Rum.

IMG_6985

Y vosotros, ¿habéis estado alguna vez en un desierto? Si sí, ¿qué es lo que más os impactó? Si no, ¿a cuál os gustaría ir?

Ramadán: el noveno mes del calendario musulmán

De repente, apagaron la música y pusieron la tele. Todos los comensales del restaurante se volvieron para mirarla. “Van a anunciar Ramadán”, me aclararon mis compañeros de IMG_5671mesa. Unos minutos más tarde, empezaron los aplausos. “Empieza mañana”, me dijeron con algo de nerviosismo en la voz. Todos esperaban que comenzara el sábado, en vez del viernes, que es día de descanso y no hay muchas distracciones.

Mis compañeros de trabajo se habían pasado las últimas semanas hablando de Ramadán, ocasiones que yo aprovechaba para acribillarles a preguntas. Yo no acaba de entender bien por qué andaban tan alborotados, aunque este mismo alboroto mostraba la importancia de esta época del año para ellos. Tras muchas preguntas por fin comprendí que este año Ramadán cae en pleno verano, lo que significa más horas de luz y temperaturas de hasta más de cuarenta grados en los días más calurosos. El ayuno este año será particularmente duro.

A mí se me pasó por la cabeza hacer ayuno durante una semana para ver qué se sentía, pero cuando me dijeron que había que desayunar antes de la llamada a la oración de las 4.30 de la mañana, y que hasta las 7.45 de la tarde no podría ni comer ni beber, cambié de opinión. Me acordé de aquel fatídico día, cuando yo era una enana y todavía iba a las monjas. Todos los años el colegio organizaba un día simbólico en el que recordábamos a la gente que pasaba (y pasa) hambre en el mundo. Ese día comíamos una patata cocida y un huevo duro en solidaridad. A mí se me cayeron al suelo y se me llenaron de tierra. La vergüenza me hizo no decírselo a las profesoras, igual por miedo a represalias, con lo que me quedé sin comer.
De lo que he aprendido sobre Ramadán hasta ahora, esto es lo que más me gusta:

  1. El concepto, pensar durante un mes en los que no tienen qué comer y solidarizarse con ellos. Deberíamos tenerlos presentes todo el año, estamos de acuerdo, pero por lo menos un mes es un periodo más largo que el de las fiestas navideñas. Las obras de caridad se multiplican durante este mes. Yo tengo un compañero que todos los años, junto con amigos, prepara comida para repartirla entre los refugiados palestinos. Este año también están los sirios. Yo ya IMG_5523le he dicho que me avise, que me apunto.
  2. El ambiente festivo de por la tarde. La primera semana está dedicada a la familia. En las siguientes, se incluyen a los amigos. Los restaurantes se visten con sus mejores galas, ofreciendo música en directo donde antes no la había. La Ciudadela se abre al público por la noche para dar cabida a romerías nocturnas. Las calles están a rebosar de gente (no en mi barrio, probablemente uno de los más aburridos de Amán), familias con niños que corretean a horas que ofenderían al mismísimo Casimiro.
  3. Las carreteras solitarias durante el día. Un descanso para mis oídos. Lástima que por la noche el ruido de los coches, la música a tope y los pitidos indiscriminados sigan sin dejarme dormir bien.
  4. Las series de television ad-hoc, para mantener a la gente entretenida. Como las películas bíblicas en Navidad. El Líbano y Siria se encargan normalmente de producirlas. ¿Habrá este año series nuevas o repetiran las de años pasados?
  5. Eid al-Fitr, o Banquete de Caridad, que abarca los tres primeros días del décimo mes del calendario islámico y en los que se celebra el fin del ayuno. Tres días de fiesta en los que no se trabaja y en los que espero hacer encaje de bolillos para poder irme de vacaciones nueve días (Insh’Allah).
  6. Eid al-Adha, o Celebración del Sacrificio, festividad que tiene lugar el décimo día del duodécimo mes del calendario musulmán. Cinco maravillosos días de fiesta que todos esperamos caigan en días laborables para volver a poder irme de vacaciones. Si no, espero que mi jefe me vuelva a dejar hacer encaje de bolillos.

Y esto es lo que no me gusta tanto:

  1. El impacto que el ayuno tiene en la salud, tanto física como mental, de los que ayunan. Hoy, después del primer fin de semana de ayuno, ya se empezaban a notar los malos humos de algunos compañeros, los ojos rojos de no dormir y los movimientos lentos del cuerpo que pesa como si fuera de otr@. PIMG_5519arece ser que la primera semana es la más difícil… y que después de un mes de ayuno, se tiende a engordar.
  2. Los musulmanes de países pobres que, aun no teniendo qué comer, respetan el ayuno, como pasaba en Chad. Gente que come una vez al día, cuando hay suerte; gente debilitada por la pobreza, castigada por el calor, tan devota como los musulmanes más afortunados. La gente que tiene poco, debería estar excusada, como los niños, las personas mayores, los enfermos y las embarazadas.
  3. Tener que comer enfrente del ordenador porque no quiero que mis compañeros de trabajo me pillen comiendo en la cocina. No hay nada más cruel que un “lo verás pero no lo catarás” en casos de abstinencia. Hay que ser respetuos@.
  4. Las tiendas cerradas hasta entrada la tarde y la falta de taxis para desplazarse durante el día.

¡Ramadan Kareem!

Las siete maravillas de la séptima maravilla del mundo

Siete son las maravillas del mundo antiguo, y siete las del moderno. Para no perder la harmonía, siete son las maravillas que he elegido para compartir con vosotros lo mejor de Petra.

IMG_6284

La primera maravilla: el desfiladero, antigua entrada principal a la ciudad perdida, que se queda contigo a cada paso, despistándote con sus paredes de hasta 80 metros, haciéndote creer que a la vuelta de cada esquina se encuentra el Tesoro. Más de un kilometro de suspense, que consiguen acelerar el corazón de cualquiera.

IMG_6133

La segunda maravilla: ver la emoción en la cara de quien cumple un sueño por primera vez.Las mandíbulas apretadas, los ojos al baño maría, los labios paralizados por la emoción, y el corazón a puntico de desmayarse ante la aparición del Tesoro entre las rocas. Ese momento, el momento de descubrir Petra por primera vez, el momento de hacer un sueño realidad, es indescriptible.

IMG_5903

La tercera maravilla: el Tesoro (al-Khazneh)que, en realidad, fue la tumba de un importante rey nabateo, aunque las habladurías de los beduinos hicieran creer lo contrario. Aún pueden verse en la fachada los disparos de aquéllos que querían hacerse con un tesoro inexistente. La belleza de esta construcción es realmente embriagadora. Un@ podría pasarse horas admirándola, viendo cómo se viste de diferentes colores a lo largo del día.

IMG_6176

La cuarta maravilla: el Monasterio (Ad-Deir). Novecientos escalones tallados en la roca te conducen a la segunda atracción más famosa de Petra. Gigantesco, arquitectónicamente menos elaborado que el Tesoro, pero igual de imponente. No se me ocurre un premio mejor que recuperar el aliento ante tal belleza tras una subida asfixiante entre montañas.

IMG_6022IMG_6064

La quinta maravilla: las vistas de la ciudad desde lo alto de la montaña donde se encuentra el lugar para el sacrificio. Otra subida agotadora que te premia con unas vistas de vértigo. Eso sí, tienes que aventurarte más allá de la plataforma del sacrificio (donde no se hacían sacrificios humanos, siento decepcionarte). Camina unos metros, y tendrás a tus pies el anfiteatro, las tumbas reales, la calle de las columnas y las montañas que esconden el monasterio .

IMG_6243

La sexta maravilla: perderse. Subir, subir, subir, buscando la Tumba de Florentino y llegar hasta el punto desde donde se puede admirar el Tesoro a vista de pájaro. Sin esperártelo. Sin saber que ese lugar existe. De repente. So-bre-co-ge-dor.

IMG_6331

La séptima maravilla: los colores de la ciudad de Petra. Los colores de primera hora de la mañana. Los colores de última hora de la tarde. Los colores de las rocas que, caprichosos, se las disputan. Un regalo de la naturaleza, siempre capaz de sorprendernos.

IMG_5950IMG_6261IMG_6230

IMG_6365IMG_6362IMG_6375

La octava maravilla: la energía que Petra te inyecta. Es tanto lo que la ciudad de Petra tiene que ofrecer, que en el momento en el que un@ pone el pie dentro ya esta perdid@. El deseo de verlo todo es más fuerte que tu forma física. La prueba: mi madre, que sin estar acostumbrada a andar, subió montañas, recorrió kilómetros y kilómetros (Petra tiene 52 km2) y escaló obstáculos durante dos días saliendo ilesa, y misteriosamente sin agujetas, de la aventura. El chute de Petra tuvo dos efectos secundarios en ella: una sobredosis de adrenalina que todavía le dura y las suelas de sus zapatillas de deporte, que se desprendieron a causa del calor.

IMG_6416IMG_5999

Sí, las mates no te fallan. En mi lista hay ocho y no siete maravillas, como anuncié al principio de la entrada. Tengo tres razones para ello. Una, que Petra esconde más de siete y más de ocho maravillas. Dos, que oficialmente, Petra no es la séptima maravilla del mundo. Y tres, que las maravillas del mundo tampoco son siete, ni ocho ni veinte. Son tantas como nosotr@s queramos encontrar. Y si no, que se lo pregunten a Johnny Depp, que tuvo la suerte de coincidir conmigo en Petra.

IMG_5973

La maté porque era mía

A Fátima la casaron un día porque ya había llegado el momento de encontrarle un marido. Poco importaba si Fátima quería casarse o si hubiera elegido a Omar como compañero de vida. Omar la devolvió a su familia un mes después, como si de un producto defectuoso se tratara.

– No es virgen – sentenció.

El padre y el hermano de Fátima la apalearon. Nadie sabe si Fátima lloró o imploró clemencia. Sólo que su cuerpo se encontró un día flotando sin vida en el Mar Muerto. Los resultados de la autopsia revelaron que Fátima murió ahogada.

Y virgen.

P7240335

Esta historia es real. Los nombres, no.

Se calcula que en Jordania mueren al año alrededor de veinte mujeres a manos de sus familiares, en lo que se conoce como “crimen de honor”. Mujeres que mueren acuchilladas por haberse negado a casarse con el hombre que su familia les eligió para así poder continuar con su educación. Mujeres que mueren cosidas a tiros por haber abandonado a un marido que las golpeaba y violaba. Mujeres que mueren degolladas por ser vistas hablando con otro hombre y, por lo tanto, ser sospechosas de adulterio. Mujeres que mueren en su noche de bodas al ser estranguladas por su recién estrenado marido que las acusa de no ser vírgenes. Mujeres que mueren a causa de la paliza que su hermano pequeño les propinó por haber sido violadas por su hermano mayor. Mujeres embarazadas. Mujeres que acaban de dar a luz. El modo y la causa de los asesinatos son tantos como la imaginación que cada uno le quiera echar.

Estos crímenes encuentran su justificación en un complejo código de honor fruto de la tradición y las normas sociales. Si la virtud de una mujer se pone en cuestión, ya sea porque se cree que ha violado las normas de conducta sexual, ya sea porque ha sido víctima de una violación, incesto, abuso sexual o rumor que pone en entredicho su castidad, un hombre de la familia tiene que matarla para poder restaurar el honor de la familia. También pierden el derecho a la vida si se niegan a obedecer la voluntad del padre, marido o hermano. Otras veces el crimen de honor oculta otros crímenes (como el de negarse a prostituirse en el negocio familiar) o disputas de herencia.

En Jordania, ha habido intentos de reformar el Código Penal para que los crímenes de honor se equiparen a los asesinatos y homicidios. Se ha hecho algún avance al respecto, y algunos hombres han sido condenados a hasta 15 años de prisión (en vez de tan sólo unos meses como solía ser la regla). Sin embargo, si la familia retira los cargos, lo que no es inusual (no olvidemos que es la propia familia la que comete el crimen), el condenado pasa menos tiempo entre rejas.

Este es sólo un ejemplo más de violencia de género en el mundo. Tan condenable como el de las mujeres que mueren en España víctimas de la violencia doméstica. Por poner otro ejemplo.

P8100059