Próxima estación: el Líbano

Beirut desde el cielo

Beirut desde el cielo

A veces pienso en lo cansada que estoy de pasarme la vida de aquí para allá. En cuánto me gustaría dejar las maletas en algún sitio (donde sea) para no volverlas a hacer. En sacar mis libros de las cajas donde llevan años guardados y ponerlos en una estantería de madera vieja que me recuerde los que no leí y los que nunca tuve tiempo de releer. Pienso en cómo me gustaría poder tener toda mi ropa colgada, sin restricciones de peso. En lo que a veces echo de menos vestirme como me gusta, y no como me imponen las normas sociales.

A veces pienso en lo que me aburren las conversaciones por primera vez. Responder a las mismas preguntas una y otra vez. Quedarme en lo superficial. Pienso en lo bonito que sería poder marcar un número de teléfono de un alma amiga y salir a tomar café. O limonada con menta. O hasta una cerveza. Para charlar sobre el olor a mar o el sabor del viento. O para airear nuestros pensamientos en el balcón. Estarse (sí, estarse, que sentirme ya lo hago a menudo) cerca de las personas a las que amo.

A veces.

Sólo a veces.

Beirut desde mi balcón

Beirut desde mi balcón

El resto del tiempo pienso en cuánto me gusta viajar y descubrir sitios nuevos. Sueño con cuál será mi próximo destino. Cómo será la gente allí. Si me gustará la comida del lugar. Si habrá parques. Si el trabajo me dejará tiempo para pasear. Y para leer. Y para poder escuchar lo que pienso. Si tendré una casa luminosa y una buena conexión a internet. Si habrá un lugar para mí entre tanta gente. Y entonces abro mucho los ojos mientras descubro mi barrio por primera vez. E intento acostumbrarme al ruido de las calles. Y al calor de por las noches. Y me despierto muriéndome de ganas por explorar los miles de universos que este país me ofrece; y por emprender el camino hacia el desaprendizaje. Una vez más.

Anuncios

39 pensamientos en “Próxima estación: el Líbano

  1. paulafigols

    A veces echo de menos otros tiempos en los que viajé más lejos. Cuando viví en Virginia o en Barcelona. Cuando viajé a Nicaragua, a Marruecos o a París. Echo de menos la emoción, como tú muy bien cuentas, de descubrir un lugar por primera vez.
    La vida te lleva por distintos caminos. Y ahora soy feliz con mi vida de barrio, planes con las hijas a la salida del colegio, parques, piscinas, amigas, paseos en bici, el viaje al pueblo dentro de un rato o al camping dentro de 15 días.
    Sueño con atravesar el océano de nuevo algún día. Y mientras, disfruto leyendo el relato de otros viajeros como tú. Gracias una vez más por compartir tu mirada y tus sentimientos. Besos

    Responder
    1. Adwoa Autor de la entrada

      Lo importante es encontrar la felicidad alla donde nos encontremos. El lugar, al final, supongo que da un poco igual.
      Me encanta que mi entrada haya despertado este comentario y que hayas compartido con nosotros un trocito de ti…
      Un abrazo cruje-huesitos.

      Responder
  2. joaquinsarabia

    Viajar nos enriquece y nos llena de conocimientos para cuando llegue el día que decidamos quedarnos en un lugar sin movernos y entonces poder recordar…….recordar.
    Un Abrazo 🙂 .

    Responder
    1. Adwoa Autor de la entrada

      Ah! Lo dificil no es decidir quedarse en un sitio sino que ese sitio decida quedarse contigo! Yo ya he intentado un par de veces asentarme y al final, por hache o por be, tuve que volver a marcharme…
      Un abrazo, paisano 🙂

      Responder
  3. Una cabeza sembrada

    A veces echo de menos mis tiempos fuera de España y cómo me gustaría dejarlo todo de nuevo y volver a volar. A veces sigo pensando que solo soy una cobarde y que, mientras tanto, no vivo, solo sobrevivo. A veces me gustaría coger mi vida y echarle valor para hacer lo que quiero y no lo que los demás esperan que haga. Una vez más, me ha encantado leerte y volver a reflexionar sobre el asunto. Y, además, estoy convencida de que en Líbano encontrarás tu sitio. Está rodeado de agua, como a ti te gusta. Besicos enormes

    Responder
    1. Adwoa Autor de la entrada

      Me decia una amiga que una vez que “el bicho de viajar te ha picado, ya no hay marcha atras”. Me lo dijo entre risas un dia en que le contaba que estaba un poco cansada de hacer y deshacer maletas. De eso hace ya unos cuantos anyos y, mirame. Sigo dando tumbos.
      Quien sabe! Igual tu algun dia decides volver a volar!
      Un abrazo cruje-huesitos

      Responder
  4. Angela

    Podría hacer tan mías esas palabras que hasta me he emocionado. Hay algo que es maravilloso en tu visión de esos viajes y es que los vives desde el lado bueno, siendo honesta y sintiendo que para ser fiel a ti misma, a pesar de las distancias con los que amas, es lo que quieres hacer. Sólo así se puede gozar de verdad de la vida y a mi me encanta que compartas esa mirada que nos enriquece siempre a quienes te acompañamos.
    Un abrazo fuerte y buen viaje, estoy deseando seguir rumbo contigo…

    Responder
    1. Adwoa Autor de la entrada

      Renunciar a las personas que amo para perseguir un suenyo fue la decision mas dificil que he tomado nunca. Fue una decision consciente y dolorosa. Hubo un tiempo en que queria dar marcha atras y hacer las cosas de otra manera, buscando el equilibrio entre la distancia que me separaba de los seres queridos y hacer lo que me gusta. Intentando que el sacrificio doliera menos en la piel. Siempre he tenido la suerte de conocer gente maravillosa en todos los paises en los que he vivido que hacen mas llevadera la ausencia de los que me gustaria tener cerca. No es lo mismo. Pero sin duda, ayuda.
      Espero ir acortando distancias poco a poco y dejar los viajes para las vacaciones… Ya veremos cuando soy capaz de hacerlo…
      Un abrazo cruje-huesitos

      Responder
  5. Nieves

    Casi siempre echamos de menos lo que no tenemos y cuando lo tenemos queremos otra cosa… somos así de volubles, bueno mas bien así de inquietos. El alma humana no es tan difícil de entender jejejeje.
    Veamos que nos cuentas de Beirut! Un besito pos… eso

    Responder
    1. Adwoa Autor de la entrada

      Joe, Nieves, dicho asi, le has quitado encanto a la cosa jaja.
      No seras profa de filosofia no? 😛
      Un abrazo infernal, so demonia

      Responder
  6. Olga

    Pero que preciosa que es mi hermana..algún día posaràs las maletas para volver a hacerlas solo para ir de vacaciones.

    Responder
  7. finaperfecto

    Y yo que ganas tengo de todo lo que ansias se haga realidad, aunque algunas veces pienso…. Si no te pasará como a los navegantes que con el tiempo no llegan a acostumbrarse. Yo espero que los astros te deparen todo lo mejor en esta vida. TE LO MERECES. Muuuuchos muuuuakas y abrazos de los que nos gustan TQM

    Responder
    1. Adwoa Autor de la entrada

      Pues eso pienso yo tambien, mamuchi, que de tanto viajar y cambiar de pais cada dos por tres, por un lado no me veo viviendo en el mismo sitio a largo plazo porque le tengo terror a la rutina… El tiempo dira.
      Te quiero miles, linda.

      Responder
  8. Miguel

    El nómada piensa en la suerte del sedentario y el sedentario en la aventura del nómada. Mientras se pueda elegir.
    Un abrazo ensancha corazones.

    Responder
  9. Dessjuest

    Yo la verdad soy más de echar raíces y viajar poco, pero vaya, que esa facilidad de irse a un sitio ada vez más extraño que el anterior pues claro, se admira, pero es que todo lo tuyo es admirable 🙂

    Responder
    1. Adwoa Autor de la entrada

      Espero que por lo menos te lleves a tu familia de vacaciones de vez en cuando y que lo de quedarse de Rodriguez sea un farol!
      Un abrazo cruje-huesitos, guapeton

      Responder
      1. Dessjuest

        No es farol, pero tampoco jeta, la cosa es que dos niñas pequeñas no pueden estar solas, entonces yo me pillo un mes y la santa otro distinto, así cubrimos el verano, nunca coincidimos los cuatro, pero a posta, no porque no nos aguantemos 😀 es eso, ir a lo práctico, cuando crezcan un poco la cosa cambiará-

        Responder
  10. Marii Miguel

    Dejaremos nuestras maletas en el momento indicado. Es placer conocer nuevos lugar, y mas aun, saber si existe algun lugar para nosotros.
    Mientras tanto hay que disfrutar el placer de poder viajar.

    “En cada viaje aprendemos cosas nuevas, y nos vamos dando cuenta que entre mas conocemos, menos sabemos.”

    Responder
    1. Adwoa Autor de la entrada

      Eso intento, disfrutar con los momentos que me ofrece la vida, aunque a veces tenga achaques de nostalgia.
      Gracias por tu visita. Me encanta tu blog, por cierto. Ha sido un descubrimiento muy placentero.
      Un abrazo

      Responder
  11. Nergal

    Es así, a veces lo uno a veces lo otro, a veces todo, a veces nada, pero siempre disfrutar y ser feliz. Y con el tiempo nos ensañaras a desaprender.
    Besos guapa

    Responder
    1. Adwoa Autor de la entrada

      A desaprender solo puede ensenyarse uno mismo. Es un acto consciente de dejar a un lado lo aprendido para cuestionarlo todo. Sobre todo, nosotros mismos.
      Un abrazo cruje huesitos, guapeton

      Responder
  12. chelopuente

    Enfrentarse cada cierto tiempo a un reto, a un nuevo aprendizaje me parece que añade algo fascinante a tu vida y que yo disfruto con tus escritos.
    Cuando necesites un momento cotidiano, ven a mi rincón. Te tendré preparada unas estanterías con tus libros ,una taza de café humeante, si es invierno, o una limonada bien fría, si es verano, y en ambos caso un rato de conversación sin hora de finalización.
    Me encanta viajar contigo y aprender cada día. Gracias!
    Besos.

    Responder
    1. Adwoa Autor de la entrada

      El verdadero reto para mi llegara el dia en que tenga que enfrentarme a la rutina… Miedo me da solo de pensarlo.
      Y a mi me encanta pasearme por tu biblioteca y que me descubras nuevos autores, nuevas lecturas, nuevos poemas.
      Te debo una visita. Prometo pasar a verte pronto.
      Muchos besos, Chelo.

      Responder
  13. aragonbysaida

    Hola Adwoa !! Hace un montón que no leía tus entradas …. Así que te mudas de país ? Lo que tienes que estar aprendiendo por todos esos sitios. Como se suele decir, ni en las mejores universidades ! Un besico y espero que te vaya bien por ahí. Por cierto ! Mi nombre proviene del Líbano, hay una ciudad que se llama Saida. Ya me dirás si la visitas, vale?

    Responder
    1. Adwoa Autor de la entrada

      Si, yo tambien te tengo un poco olvidada 😳
      Ya me lo habias comentado en octubre, cuando estuve de visita en el Libano. Tendras que venir a concer Saida, no? 😉
      Un abrazo
      PD. Estuve de pasada la ultima vez que estuve de mision en el Libano pero quiero volver a paserame por sus ruinas en condiciones…

      Responder
  14. Elevalunas

    Pues ya ves, algunos te envidiamos, aunque entiendo tu deseo de echar raíces, claro que sí. Ojalá tengas mucho tiempo libre en tu casa luminosa con una buena conexión, y que nos enseñes Beirut a través del espacio de tu puerta entornada. Muaks!!

    Responder
    1. Adwoa Autor de la entrada

      Eso de que algunos me envidiais no se vale! Cualquier podria tomar la decision de llevar la vida que yo llevo. Yo tambien tuve que renunciar a cosas 😉
      La conexion a internet es una castanya pilonga. Y, si no, preguntale a mi madre, que todavia no hemos podido hablar en condiciones por Skype… Ya lo veo, va a ser de lo mas frustante…
      Muchos muakas plakas

      Responder
  15. micuartodeatras

    Yo también, a veces, echo de menos Nueva York, Santiago, La Habana, Londres… mientras soy feliz en mi cotidianidad, en el ir y venir a mi trabajo, al colegio, al pueblo… Echo de menos descubrir lugares, redescubrir otros, conocer personas interesantes, ver las cosas con la distancia que dan los kilómetros y las vivencias… Y, mientras tanto, me encanta leer las vivencias de gente como tú, que me descubre el mundo. Un beso.

    Responder
    1. Adwoa Autor de la entrada

      Por un lado a mi tambien me gustaria echar de menos mis viajes pero, por otro, me aterroriza la idea de asentarme y tener una vida rutinaria. Estoy llena de contradicciones. Lo que echo de menos es lo que me asusta…
      Gracias por tu comentario. Me demuestra que otra vida es posible despues de los viajes. Otra vida placentera.
      Un beso

      Responder
  16. albertodieguez

    Empezar tantas veces debe ser duro. Espero que pronto tengas un lugar fijo si lo deseas así. Lo que sí que creo seguro, es que siempre seguirás viajando y descubriendo otros lugares y otras culturas pues es una de las cosas que más te llenan como nos cuentas con tus escritos y crónicas.

    Cuídate.
    Besos.

    Responder
    1. Adwoa Autor de la entrada

      A veces la gente idealiza la vida de los que estamos fuera y no se dan cuenta de que precisamente empezar de cero a menudo no es facil.
      Ya veremos por donde me lleva la vida. De momento, me dejo llevar, aunque tenga mis momentos de debilidad, porque llevas razon en que me apasiona descubrir cosas, paises y gente nueva. Como a ti 😉
      Un abrazo cruje-huesitos

      Responder
  17. Fedora

    Me parece que tu estilo de vida es excelente, vida en mayúsculas, con todas sus limitaciones e inconvenientes pero seguro que compensan. Vida rica de experiencias, mil veces mejor que vida rica de bienes solamente.

    Responder

Opinar es gratis (precio mínimo garantizado)

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s