¿Propinilla? No, gracias

“Perdona mi impertinencia pero si no te lo pregunto reviento… ¿Por qué no le diste una propinilla?” La pregunta me la lanzó Nieves, pero seguro que a más de uno también se le pasó por la cabeza al leer mi entrada sobre la bicicleta de madera en Ruanda. La pregunta es de todo menos impertinente, así que he decidido contestarte con una entrada, porque si no el comentario me iba a quedar muy largo.

*** Advertencia: ¡ladrillo vaaa! ***

Lo de dar dinero por dar, nunca me ha parecido muy buena idea. Creo que la persona a la que se le da dinero tiene que merecérselo de alguna manera. De lo contrario, se crearán hábitos y costumbres perjudiciales. La caridad puede hacer mucho daño, aunque nazca de las buenas intenciones. Yo le doy propina al músico que toca en la calle, o en el metro, pero no a la señora que se sienta en la Gran Vía de Madrid extendiendo la mano a los transeúntes y con un cartel que reza “soy viuda y mi marido está en paro” (verídico). Y me indigno cuando la sociedad da limosna a las personas con minusvalía, haciéndolas inútiles cuando no lo son, y no hace nada por empoderarlas e integrarlas en la sociedad, para que tengan una vida digna.

Estos niños me pidieron que les echaran una foto pero no me pidieron dinero por ello.

Estos niños me pidieron que les echaran una foto pero no me pidieron dinero por ello.

La mayoría de las veces llevamos a cabo actos de caridad sin pensar en las consecuencias (sólo en que nos sentiremos mejor haciéndolo). Tengo clavada en las pupilas la imagen de un señor al que le faltaban ambas extremidades en el centro de Addis Abeba, acostado sobre un cartón lleno de monedas. ¿Cómo había llegado hasta allí si no tenía piernas para caminar? ¿Cómo recogería aquellas monedas si le faltaban los brazos? Concluí (puede que por equivocación) que alguien tenía que haberlo llevado hasta allí y que seguramente ese alguien (o alguienes) se estaba aprovechando de su minusvalía para luego quedarse con ese dinero que a él le daban.

En los países del sur global, dar dinero (o caramelos, o bolígrafos, o lo que sea) sin motivo crea expectativas, pero sobre todo hábitos. Os lo contaba en la historia de La niña Kabalaye. ¿Alguno de vosotros le daría una propina a alguien que os mostró el camino cuando estabais perdidos? Si no lo hago en mi país, ¿por qué tengo que hacerlo cuando voy fuera? Recuerdo que una vez, en Londres, un par de japonesas me regalaron un cuaderno de notas cuando las llevé hasta la parada de autobús que andaban buscando, a pesar de mis vanos intentos por recharzarlo. Todavía me sonrío cuando lo pienso.

Estos señores me pidieron si podían hacerse una foto conmigo y nunca se ofrecieron a pagarme nada por ello.

Estos señores me pidieron si podían hacerse una foto conmigo y nunca se ofrecieron a pagarme nada por ello.

¿Le daríais una propina a alguien cuyo corte de pelo te gusta y se deja fotografiar para que luego te lo pueda hacer tu peluquero/a? ¿Y crees que la otra persona se deja fotografiar porque espera unas monedas a cambio? ¿Entonces porque tenemos tendencia a hacerlo cuando vamos de vacaciones a ciertos países? ¿Porque son pobres-pobrecitos? Lo único que conseguimos es generar en esas personas (niños y no tan niños) conductas dañinas, y que cada vez que vean a un extranjero extiendan la mano, o vayan hacia él o ella para pedirle, aunque no lo necesiten. Si te piden dinero y les dices que no, te piden un bolígrafo. El caso es pedir. Que a mí me han llegado a pedir por la calle un ordenador portátil y una cámara digital. O, si no, te piden que les hagas una foto para luego pedirte propina. Y, por desgracia, estas prácticas de dar por dar han cambiado, entre otras muchas cosa, el concepto y el motivo de las relaciones extranjero-autóctono radicalmente; rodeando su amistad, si es que surge entre los mismos, de una cortina de duda sobre la sinceridad de la misma.

Por eso no le di propina al niño, Nieves. Porque le pedimos permiso para hacerle la foto. Y porque una foto no es motivo de propina. Ni de limosna. La foto de aquí abajo la tomamos después de charlar con estos niños un rato. Le pedimos que si nos podíamos hacer una foto con ellos y accedieron gustosos. Cuando terminamos, uno de ellos nos pidió dinero, y el más mayor le dio un cachete y le dijo “¡no!”. A mí me alegró ver que hay otra gente que comparte mi punto de vista. Sobre todo en un país como Ruanda, que intenta alejarse de los topicazos africanos y donde todavía se puede andar por la calle tranquila sin que los hombres te acosen ni nadie venga a pedirte dinero. No lo estropeemos. Que volver atrás sería muy complicado.

Kibuye

Anuncios

46 pensamientos en “¿Propinilla? No, gracias

  1. Elevalunas

    Completamente de acuerdo, yo suelo a actuar de manera muy similar a como cuentas tanto en mi país como cuando salgo fuera. No suelo dar limosna, ni siquiera en ocasiones en las que lo difícil es no hacerlo. Hace poco puse en el blog un vídeo sobre un chico que tocaba inceíblemente bien a Vivaldi con el acordeón. Después de estar un rato sentado en el banco de enfrente escuchándole y de hacerle un vídeo, le di (solo) 50 céntimos, y no lo considero una limosna, sino una forma de pagarle el buen rato que me había hecho pasar. Poco antes un paseante, que ni siquiera se paró a escucharle más de un minuto, le dio en la mano (no en la funda del acordeón como todo el mundo) un billete de 20 euros. El chico se quedó muy agradecido, y yo también me alegré por él, pero si lo piensas un poco era desproporcionado. Eso ya por no ponerme a calcular cuánto podría ganar ese muchacho en una jornada cualquiera, (y ole sus huevos, que conste, porque era muy bueno). En fin, disculpa, que te he soltado también un buen ladrillo… Un beso

    Responder
    1. Adwoa Autor de la entrada

      Me encantan tus ladrillos, tanto en mi blog como en el tuyo 😛
      Estoy de acuerdo contigo, tanto, que pongo aqui el enlace a tu entrada (la proxima vez que no vuelva a pasar, lo pones tu, eh? que con tal de ganarte una visitilla mas no sabes lo que hacer jaja ;)) para que todo el mundo pueda disfrutar del concierto desde el comodo sillon de su casa y sin tener que dar propina:
      http://nosoloimpulsos.wordpress.com/2013/06/07/el-invierno-en-un-acordeon/

      Responder
  2. joaquinsarabia

    Dar dinero para acallar nuestra conciencia es una mala costumbre como muy bien dices, debemos aprender a dar para recibir y aprender que nuestra dignidad sufre si vivimos de la caridad.
    Al final ésas limosnas gratuitas no generan ni siquiera agradecimiento.
    Abrazos paisana 🙂 .

    Responder
    1. Adwoa Autor de la entrada

      Me ha gustado mucho tu ultima frase “al final esas limosnas gratuitas no generan ni siquiera agradecimiento”. Me ha recordado la historia de mi madre, que siempre le daba monedas a un senior que pedia en mi pueblo; y un dia que no le dio el senior se enfando con mi madre y la puso como una hoja de perejil. A partir de ese dia no volvio a darle nunca mas.
      Un fuerte abrazo 🙂

      Responder
  3. albertodieguez

    Muy de acuerdo. Siempre que viajo y hago fotos, nunca las hago si me exigen a cambio dinero. A mi en China me pararon y una pareja me pidió hacerse una foto conmigo y no les pedí dinero ni ellos me lo ofrecieron. Y esto me ha pasado en otros países.
    Además como bien dices dar dinero o camisetas o lo que sea por nada, es generar expectativas a no hacer nada puesto que los turistas ya se lo darán sin hacer nada. Claro que es duro ver caras de niños pidiéndote dinero y demás cosas, pero no es bueno caer en ello.

    Un abrazo.

    Responder
    1. Adwoa Autor de la entrada

      Yo a veces cuando la gente me pide dinero por pedir, les pregunto “por que?” y la mayoria se queda sin saber que responderme y se marcha sin insistir.
      Me alegra leer que eres un turista responsable aunque ya me lo parecia 😉
      Un abrazo cruje-huesitos

      Responder
  4. Nieves

    Bueno querida mi masoquismo innato me ha hecho disfrutar de lo lindo con las bofetadas morales que me has dado! Nunca me lo habia planteado de este modo! Creo que tienes razón y me queda mucho por aprender.
    No suelo dar limosna por motivos muy parecidos (abusan de él o se cachondea de mi…) pero tal vez la palabra propinilla me hizo captarlo de otro modo. Gracias, lección aprendida!
    NOTA: Olé camiseta guapa!!!!
    Besazos infernales! 🙂

    Responder
    1. Adwoa Autor de la entrada

      No pretendia darle una leccion de moral a nadie, y mucho menos a bofetadas jaja. Cada uno es libre de pensar y hacer lo que quiera, aunque los demas no estemos de acuerdo con eso 🙂
      La camiseta la compre en Amman, es de un diseniador jordano que me encanta. Aqui te dejo el enlace por si te apetece darte una vuelta por su infierno. Pero cuidado no te quemes las pestanias!
      http://www.jo-bedu.com/
      Muchos besos ardientes.

      Responder
      1. Nieves

        Lo sé nena, pero si es cierto que me has hecho meditar y te doy las gracias por ello, nunca es tarde para aprender!
        Voy a pasear por las tiendas infernales jejeje

        Responder
  5. finaperfecto

    M,,e parece correcta esa postura y me alegro que me lo hagas comprender, porque de otra manera yo habria hecho lo mismo dar, sin pensar en esel posible daño. GRACIAS PRECIOSA por hacernos ver lo tan ciegas no vemos. Tqm

    Responder
  6. Madhu

    Agree with you one hundred percent. That crippled person’s limbs might have been deliberately cut off to create sympathy. Giving him alms encourages these mafia to continue to maim children and old people. Tourism has a devastating effect on these people’s lives and their self respect, because in the end no one really enjoys begging.

    Responder
    1. Adwoa Autor de la entrada

      That thought crossed my mind too. The other day I listened to a documentary in the BBC World Service about Pakistani kids being kidnapped for begging. Kids with disabilities are more sought-after but if they are able-bodied these mafias injure them so these poor kids become disabled. Nothing I didn’t know but found it heart-breaking nonetheless.
      As for tourism, I wish tourists were more culture-aware and culture-sensitive of the places they travel to…

      Responder
  7. Una cabeza sembrada

    Otra entrada repleta de sentido común. A mí, en países como Cuba, México o incluso Dubai no dar dinero por darlo me ha acarreado más de una discusión con mis acompañantes. Dicen no entenderlo, pero lo cierto es que si explicas las razones, al final lo entienden. Solo que a veces es más cómodo dar una moneda y que te dejen en paz, como si no te importara lo que te rodea y eso es lo que yo trato de transmitirles, que la gente no puede verte como una tragaperras, que hay que conocerlos y que se dejen conocer y, si hay dinero por medio, esto seguramente se pone en duda. En fin, la próxima vez me llevaré tu entrada en la mochila para no ser yo la que dé siempre las explicaciones. Besicos enormes,

    Responder
    1. Adwoa Autor de la entrada

      A mi siempre me tachan de tacaña, pero me da igual. Poca gente comparte mi razonamiento cuando lo explico, pero yo soy fiel a los pocos principios que tengo (menos cuando no lo soy, claro!). Todo sea por tener mi conciencia tranquila.
      Un abrazo cruje-huesitos.

      Responder
  8. Dessjuest

    Qué guapos los niños 🙂

    La de las gafas de sol bastante menos, no sé cómo sacas fotos a esa peña la verdad.

    Sobre el fondo del asunto pues muy de acuerdo, de hecho lo de las mafias que se dedican a explotar estos temas lo conocemos todos, muchas veces pensando que haces bien estás haciendo todo lo contrario.

    La de la foto es fea de cojones, pero tú eres preciosa 😀

    Responder
    1. Adwoa Autor de la entrada

      La de las gafas de sol se me colo en la foto. Hay gente que le echa mucho morro a la vida y en cuanto te descuidas, zas, te la dan! Pero, mira, por lo menos su presencia ha servido para que me dejes un comentario 😉
      Lo de las mafias de trafico de personas me pone los pelos de a metro, que diria un andaluz.
      Muchos besos, guapeton, porque tu si que eres guapo!

      Responder
  9. paulafigols

    ¡Muy buenas reflexiones! A mí tampoco me gusta dar propina por caridad. En un viaje a Cuba hace unos años pensé mucho sobre esto. Nos pedían propina a todas horas, por una foto, una dirección, por lo que fuera. Si piden es porque muchos turistas les han dado antes propina. Es difícil explicar tus argumentos (y mantenerte firme) en estas situaciones. Un abrazo

    Responder
    1. Adwoa Autor de la entrada

      Dimelo a mi! Yo me paso la vida dando explicaciones a gente que no comparte mi punto de vista, pero me da igual. Lo que no hay derecho es que los autoctonos pierdan su dignidad y a los turistas no nos dejen tranquilos.
      Un abrazo cruje-huesitos.
      PD. Devore “Aqui hay dragones” el otro dia en el tren, a mi vuelta de Madrid y me encanto! Gracias por recomendar siempre buenas lecturas, Paula…

      Responder
  10. Josep

    Yo después de leer lo que has escrito y ver las imágenes no voy a añadir ni una sola coma ya que me parece del todo explicatorio y aclaratorio así que como he dicho que no añadiría ni una coma entiendo que va aser difícil leer este comentario de un tirón sin ahogarse

    Lo siento en cuanto a ti mi mas sincera enhorabuena por todo incluido el razonamiento

    Responder
      1. Josep

        Pues los besos sin aliento no te digo…! Pero no ves que estoy delicao…!

        Delicado, he dicho delicao, no Cola Cao… en que estarás pensando…!

        Un beso Mediterráneo…

        Responder
  11. Miguel

    Explicado queda. Y muy claramente, por cierto.
    La mayoría de las veces es nuestra mala conciencia la que nos lleva a actuar de ese modo.
    Un abrazo ensancha corazones.

    Responder
    1. Adwoa Autor de la entrada

      Gracias, Vicky. Ojala tuviera tanta gente que suscribe lo que digo cuando viajo jaja.
      Un abrazo cruje-huesitos

      Responder
  12. femeniname

    Lo de la propinilla suena que ves al que tienes en frente “inferior”… sin más.
    Cómo me gusta ver tus fotos, me das envidia “sana” y me haces viajar con tu blog y tus experiencias. Gracias

    Responder
    1. Adwoa Autor de la entrada

      Gran verdad! El complejo de superioridad es muy culpable en estos casos…
      Gracias por viajar siempre conmigo. Me encanta tu compañia.
      Un abrazo cruje-huesitos

      Responder
  13. Lehahiah0909

    Lo de las propinas nunca lo he entendido…
    Dar dinero por dejarse hacer una foto en plan turista o de cualquier modo ..nunca se me había ocurrido…pero tampoco a aquellos que se arriman para hacérselas..una cosa es mantener una conversacion por lo que sea y posteriormente tener un recuerdo de ese momento con esas personas con las que entablaste un diálogo y otra es arrimarte a una persona que pareciese exótica como lo es cualquier ornamento de decoración…a mi entender es lamentable, pero en tú caso desde luego me parece un bonito recuerdo y que por supuesto no se entiende dar dinero a cambio…
    y pensando…tampoco entiendo lo de las propinas cuando pagas un servicio…y después..¿porque premiamos?? si en realidad es un trabajo y punto…que ya pagas, no se comprende ese plus que se sobreentiende que debes de dejar..
    Muchos besos guapísima….que te lleguen….

    Responder
    1. Adwoa Autor de la entrada

      Me declaro culpable de haber hecho fotos de gente con la que no mantuve ninguna conversacion primero. Gente cuya cara o forma de vestir me gusto o me parecio curiosa por un motivo y por otro. Gente a la que le pedi permiso para hacersela y gente a la que no se lo pedi y se la robe cuando no miraban. Pero aunque me declaro culpable no me siento culpable porque a mi tambien me han robado fotos cuando creian que no miraba o me han pedido si podian hacerme una asi que estoy en paz con la humanidad 🙂
      Mas besos para ti, preciosa, me llegaron todos, y me sentaron de maravilla!

      Responder
  14. libelia

    Como siempre llego tan abajo no tengo mucho más que añadir. Totalmente de acuerdo contigo. Mi actitud es la misma, si alguien ofrece su trabajo en la calle le agradezco que me haga disfrutar, si alguien pide por pedir me niego en redondo. Me duele ver en los semáforos un día tras otro, llueva (y mira que aquí llueve) o haga un frio que pela, a ancianos rumanos que no han podido llegar a esos lugares más que “trasladados” en coche. Me duele ver como transcurren sus días, pero me niego a darles caridad porque es evidente que “alguien” anda detrás.
    En fin, que desde luego el tema se merecía una entrada como ésta.
    Me encantan las fotos, y la chica de las gafas es -como esperaba- preciosa, por más que Dess diga lo contrario. ;-P
    Muxus a mongollón, niña!

    Responder
    1. Adwoa Autor de la entrada

      Ay, como empecemos con los de los semaforos no acabamos jaja!
      Os tengo dicho que las gafas hacen mucho. Y el photoshop, mas :mrgreen:
      Muxus a gogo!

      Responder
  15. micuartodeatras

    Estoy completamente de acuerdo contigo. Y más en estos tiempos, parece que nos quieren imponer la caridad. Me ha encantado tu entrada y tus reflexiones. Gracias.
    Besos.

    Responder
    1. Adwoa Autor de la entrada

      Tu lo has dicho: nos quieren imponer la caridad. Y yo, por ahi, no paso!
      Gracias por la visita y el comentario. Me encanta tu blog, ya lo sabes!
      Un abrazo cruje-huesitos

      Responder

Opinar es gratis (precio mínimo garantizado)

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s