Archivo de la etiqueta: otros

Los siete pecados capitales de la lectura

Los siete pecados capitales de la lectura

Desde Avernolandia me llegan gritos de pecadora. No seré yo quien tire la primera piedra (yo sólo tiro toallas), así que asumo mi culpa con resignación y confieso mis siete pecados capitales de la lectura. Gracias, Nieves, por condenarme al infierno. Me han dicho que es donde mejor se está.

Avaricia: ¿cuál es tu libro más caro y el más barato?

Pawel KuczynskiAunque me encanta leer, soy bastante tacaña cuando se trata de gastarme los dineros en libros. Soy de las que tienen un millón de carnés de biblioteca en el bolso y las visita todas porque lo que no se encuentra en una, se encuentra en otra. Estoy mejorando con los años y ahora aprovecho mi paso por distintos países para comprar literatura nacional difícil de conseguir fuera de las fronteras de los mismos.

Si descarto diccionarios y libros de texto, creo que el libro más caro que me he comprado nunca (o, por lo menos, últimamente) fue “Memoria de unos ojos pintados” de Luis Llach, recomendado por La Librería de CheloPawel KuczynskiMe costó unos 25 euros y me pareció bastante caro. Los libros más baratos que he comprado nunca fue durante mi época de estudiante; aquéllos que recogí del mercado de Toulouse cuando, al desmontarlo, dejaban el suelo cubierto de verduras y libros que ellos mismos consideraban no aptos para la venta. También he comprado muchos libros a menos de diez céntimos de euro en tiendas de la caridad de Reino Unido y tiendas de segunda mano en Francia.

Ira: ¿con qué autor tienes una relación amor-odio?Pawel Kuczynski

Vargas Llosa. No soporto su prepotencia y, aunque no me gusta todo lo que he leído de él, reconozco que escribe bien. Con Pérez-Reverte me pasa algo parecido. Creo que ambos tienen un ego demasiado grande.

Gula: ¿qué libro te devoras una vez tras Pawel Kuczynskiotra?

Hoy día, sólo releo poemas. Tengo demasiados libros pendientes y poco tiempo para leer. Libros que releí de adolescente: Love Story, El club de los poetas muertos y Mi planta de naranja lima.

Pereza: ¿Qué libro no has leído por flojera? Pawel Kuczynski

Muchos, pero no por flojera sino porque no me enganchaban. He intentado leer un par de veces Rayuela, de Cortázar, pero lo encuentro insufrible. Es de esos libros con pasajes magníficos pero que no soy capaz de leer de un tirón. Tampoco he conseguido acabar ninguno de Sartre ni Harry Potter.

Orgullo: ¿De qué libro hablas para sonar Pawel Kuczynskiintelectual?

Después de haber confesado los libros que releía en mi juventud, es difícil hacerse la intelectual (afortunadamente no he tenido que responder a qué película me tragaba una y otra vez cuando era moza). No hay nada peor que sonar intelectual sin serlo. A evitar.

Lujuria. ¿Qué encuentras atractivo en los personajes femeninos o masculinos?

La inteligencia, supongo. Nunca me he parado a pensarlo. De hecho, ahora mismo, no me viene a la mente ningún personaje de libro que me haya parecido atractivo. O igual es que no entiendo bien la pregunta.

Envidia: ¿Qué libro te gustaría recibir cómo regalo?Pawel Kuczynski

Yo nunca le haría ascos a ningún libro, y menos si es regalado, así que no dudes en ponerte en contacto conmigo si tienes alguno en mente.

Estos son mis siete pecadores (el orden de los factores no altera el producto, aunque no cuadren las cuentas):

La librería de Chelo, porque no nominarla sería pecado.

Chocolate Bailable, porque quiero saber que lee una mente tan creativa.

Mi cuarto de atrás, porque me encanta su estilo y me gustaría saber de dónde se nutre.

Cuadernos de todo, porque Paula es una lectora empedernida con un Pawel Kuczynskigusto exquisito por la literatura.

Una cabeza sembrada, porque es una fuente inagotable de sabiduría y quiero saber más sobre sus hábitos de lectura.

Viviendo en Fedora, porque sus cuentos chinos me tienen enamorada (y muerta de envidia, todo sea dicho de paso).

Desafectos, porque me he resistido a descubrirle durante mucho tiempo y ahora quiero que me cuente más.

Non perfect. El blog imperfecto, porque no quiero que hoy me regale una rosa sino un libro.

¡Feliz Día del Libro! ¡Feliç Sant Jordi!

Pawel KuczynskiImágenes de Pawel Kuczynski (c)
Anuncios

Premio Defensor de las Causas Perdidas.
Tienes hasta el 26 de marzo a las 22h (hora española) para publicar tu entrada.
¿Arriba o abajo?
Más información, en el blog de Bypils.

Non Perfect. El blog imperfecto.

Inspi nos propone un juego. ¿Quieres ser Defensor de Causas Perdidas? Si respondes que sí, te puede interesar esta propuesta.

defensores2

Consiste en elegir una Causa :  “Arriba” o “Abajo”. Así de críptico y, por lo tanto, lleno de posibilidades…

BOCA ARRIBA BOCA ABAJO LOGO

val

¿Qué prefieres “Arriba” o  “Abajo”? ¿Y qué preferirán los demás? ¿Arriba o abajo?

feminista

Tienes que elegir la opción que menos defensores creas que va a tener… Todo un juego de estrategia para mentes brillantes : – )

villarriba_y_villabajo

Si te animas, tienes que escribir un post, defendiendo tu causa. ¿Arriba?

Elefante arriba de la pelota

¿Abajo?

cabeza abajo

Publicarloel 26 de MARZO a las 22:00 (hora española) y dejar el link en el blog de Inspi.

vamos-por-los-de-arriba

Los ganadores, contabilizados porNergalcon la objetividad y exactitud pertinentes-  ,  serán los defensores de la causa perdida y recibirán esta medallita virtual que así lo certifica.

premio

Además, por supuesto, de la satisfacción de haber ganado y ser un Defensor…

Ver la entrada original 151 palabras más

Muzungu tú, muzunga yo

“Bienvenida al país de las mil colinas y las mil sonrisas” decía mi pre-visado a pie de página. “Murakaza neza mu Rwanda”, la tarjeta de inmigración. Bienvenida o no, desde anoche soy oficialmente un muzungu (extranjero) en este país. Como hay confianza, me llamaré a mí misma muzunga.

Vistas desde la ventana de mi cuarto en Kigali

Vistas desde la ventana de mi cuarto en Kigali

De momento sólo puedo deciros que he llegado bien y que éstas son las vistas desde la ventana de mi habitación. Estaré de misión de trabajo en Kigali tres meses, hasta finales de mayo, y espero poder hacer algunos malabares para visitar algo del país. Llego en plena época de lluvias y, aunque será más difícil que en otras épocas del año, es posible viajar. Ruanda tiene mucho que ofrecer: bosques ecuatoriales, volcanes, gorilas, chimpancés, varios parques nacionales, lagos y una historia escalofriante. ¡Lo que me va a faltar es tiempo! Y probablemente equipamiento (ya estoy echando de menos mis botas de montaña que decidí dejar en tierra por razones de peso).

El país está haciendo un esfuerzo enorme para superar los acontecimientos de 1994. De entrada, las etiquetas “hutu” y “tutsi”, que no eran más que una imposición colonial, han desaparecido. Ahora todos los habitantes son ruandeses y hablar del genocidio está prohibido. Es un país muy organizado y extremadamente limpio. Repito lo que me han contado, aunque lo poco que vi anoche corrobora esta afirmación. No se pueden entrar bolsas de plástico al país (las confiscan a la llegada) y la conducción me pareció de todo menos caótica.

Espero poder ir descubriendo poco a poco tanto las ventajas como los inconvenientes de vivir en Ruanda. Sin embargo, ya me han advertido que tenga cuidado con lo que hablo y escribo porque las líneas están pinchadas y el servicio secreto ruandés está altamente profesionalizado. Formados por los israelís, no os digo más. Así que seamos discretos (aunque esta primera entrada no lo esté siendo demasiado) y evitemos abusar de las palabras que empiezan por “t”, “h” y “g” en los comentarios.Queremos informarle... Gourevitch

Si alguno está interesado en documentarse sobre este trágico episodio del país, el libro “Queremos informarle de que mañana seremos asesinados junto con nuestras familias” de Philip Gourevitch es una buena introducción. Yo lo leí hace ya algunos años pero me pareció que estaba muy buen estructurado (habla del antes, del durante y un poquito del después, aunque esta parte me supo a poco) de una manera clara y concisa (por lo menos en la versión original).

Y aquí lo dejo, de momento, que voy a ver si hago algo de compra y aprovecho las cuestas de Kigali para endurecer nalgas, que falta me hace.

El reto de los aforismos baratos

A Marina siempre la leo a escondidas, cuando no me ve. Como muchos blogs a los que sigo, me asomo a su puerta de puntillas y me vuelvo a marchar sin dejar huella. A veces por falta de tiempo; otras, porque creo que no tengo nada que decir. El otro día Marina propuso a sus lectores un reto: el Reto de los Aforismos Baratos (RAB). Había que escoger diez objetos y hacer frases medio profundas (como ella las llama) que empezaran por “la vida es como”.

La idea me pareció creativa y sus respuestas inteligentes, así que decidí recoger el testigo sin mucha dignidad y, de paso, retaros a vosotros también en el nombre de massobreloslunes. Si os animáis, dejadle el enlace de vuestra entrada en su blog. Seguro que le gusta.

La vida es como el chocolate: dulce y amarga.

La vida es como una bicicleta: tienes que poner de tu parte para que avance.

La vida es como una mochila: si la cargas mucho, te acabará doliendo la espalda.

La vida es como un ordenador: a veces hay que cambiar el chip para que todo vuelva a funcionar.

La vida es como la pesca: hay que tener paciencia.

La vida es como un espejo: la imagen que devuelve dependerá del cristal con que se mire.

La vida es como un zapato: si no te sientes cómoda con ella, no te gustará llevarla.

La vida es como un carnaval: algunos van disfrazados de lo que no son, otros de lo que le quieren ser y muchos se muestran tal y como son.

La vida es como un armario: cuanto más ordenada está, mas fácil será encontrar lo que buscas.

La vida es como el viento: a veces nos gusta y, otras, nos da dolor de cabeza.

gato mirandose al espejo

Terciopelo rojo: un relato en equipo

terciopelo rojo cartelLos que lo leemos sabemos que Dessjuest tiene más peligro que Mario Conde jugando al monopoli. Con él no se puede bajar la guardia porque siempre está maquinando algo. Un día, después de comerse una seta que encontró en un bosque, tuvo una revelación. Tenía que encontrar varias víctimas para llevar a cabo su magnífica idea: escribir un relato en grupo cuyo final dependería de las opciones que el lector fuera eligiendo a lo largo de la historia.

BypilsInspiraciónNergal y una servidora, nos dejamos engañar por el Gran Líder de Opinión, en un intento fallido de saltar a la fama. El resultado es Terciopelo rojo, un relato con 12 finales diferentes. Personalmente me quedo con el final de un trabajo de equipo magníficamente orquestado por Dess, que me ha permitido conocer un poquito más a mis compañeros blogueros. Gracias a todos por una experiencia única que espero repitamos algún día. Ha sido un verdadero placer trabajar juntos en este proyecto.

Sin más demora, os invito a todos a ir al principio de la historia (haced click en la foto) y elegir vuestra propia aventura. Espero(amos) que os guste.

terciopelor

“El trabajo en equipo es esencial; te permite echarle la culpa a otro.”
Anónimo

¿Libro electrónico o libro de papel?

El debate entre las ventajas e inconvenientes del libro electrónico es una fuente inagotable de argumentos. Mientras unos alaban el privilegio que supone acceder  a un porcentaje considerable de literatura en distintos idiomas desde cualquier parte del mundo (con acceso a una conexión de red inalámbrica); otros le critican que no huele y que nos priva de la experiencia sensorial que supone pasar las páginas de papel.

Yo tardé mucho en claudicar, pero me alegro de haberlo hecho. Y espero impaciente el día en que haya bibliotecas electrónicas en las que, por un módico abono mensual o anual, se puedan tomar prestados libros con un simple movimiento de dedo índice. Aún así, me niego a relegar los libros de papel a un segundo plano, porque no hay nada mejor que regalar (o que te regalen) un libro, y que lleve escrita una dedicatoria de tu (su) puño y letra, por muy mala que sea.

¿Por qué elegir cuando se puede tener todo?

libro electronico

Cojonudo’s Blog Award

cojonudosaward

Los rumores que corren por la blogosfera son ciertos: al Nergal se le ha ido la pinza. La prueba, que en un momento de delirio me ha concedido el Premio al Blog Cojonudo; o lo que es lo mismo, Cojonudo’s Blog Award. La verdad es que no me lo esperaba. No estaba segura de que las calabazas que le di fueran a surtir efecto. 

Para ser cojonudo, hay que cumplir los siguientes requisitos:

  1. Poner en tu blog la medallita correspondiente (hecho).
  2. Ser educado y dar las gracias a quien te nominó (¡gracias, hermoso!).
  3. Nominar a otros cinco blogs que sean cojonudos, aclarar por qué lo son (supongo que para evitar que haya tongo), y comunicárselo en persona (cibernética, se entiende). Estos son mis nominados:
    Libelia: porque soy fan incondicional de Libe Li, de su poesía, de su sensibilidad y de su cultura erótico-festiva. Blog cojonudo donde los haya.
    Diario de un fumador empedernido: porque me encanta la frescura de Aitor y no deja de sorprenderme la madurez con la que plantea muchos temas. A cojonudo no le gana nadie.
    Campiquipugui: porque “odio” la creatividad y el ingenio de Josep y porque Felipe es un tío cojonudo. El día menos pensado me lo cruzo por la calle.
    La biblioteca del fauno: porque Roberto tomó la decisión de escribir sobre lo que le diera la gana, aunque eso significara sacrificar lectores; y eso, en sí, le hace cojonudo.
    Camino a la voz del corazón: porque ser poeta en la adolescencia es cojonudo. Joel, no cambies.
  4. Contestar a las siguientes cinco preguntas (facilísimo, sobre todo para una relativista como yo a la que no le gusta tener favoritos porque los favoritismos nunca fueron buenos; así que voy a hacer uso del elemento lógico para interpretar esta regla y hacer recomendaciones cojonudas).

¿Cuál es el libro más cojonudo que has leído?
No me acuerdo, pero en su día me gustó mucho “Todo se desmorona” (Things fall apart en el original) de Chinua Achebe, que narra la destrucción de un mundo perfectamente organizado tras la llegada del hombre blanco y su religión. “Los trozos de madera de Dios” (Les bouts de bois de dieux en el original) de Ousmane Sembène. Esta novela está ambientada en Senegal en los años 40, durante la colonización francesa; y narra la lucha de los constructores de una línea de ferrocarril que van a la huelga contra sus empleados franceses. La fuerza narrativa con la que Sembène describe la lucha obrera contra el opresor y el papel de las mujeres en la huelga son realmente cojonudas.

¿Cuál es la peli más cojonuda que has visto?
¡Uf, a saber! Pero la primera que me viene a la mente es “Las tortugas también vuelan”, una película iraní que se desarrolla en un campo de refugiados del Kurdistán irakí y que narra la realidad de los niños que viven allí. Me dejó emocionalmente noqueada durante más de una semana. Es una película muy dura, aviso. Se puede ver íntegramente  en Youtube y la tengo en mi lista de recomendaciones pendientes para publicar en mi página de facebook.

¿Cuál es la canción más cojonuda que has escuchado?
Probablemente “Le grand jour” de Cali, que cuenta la satisfacción que siente el protagonista de la canción cuando su novia  por fin le deja y se las pira. Letra y música cojonudas. Siempre me da la risa cuando la escucho.

¿Qué es lo más cojonudo que has hecho en tu vida?
Supongo que sacrificarlo todo (y cuando digo todo, quiero decir todo) para cumplir un sueño que me perseguía desde adolescente. Tardé tres años en tomar la decisión y ahora de lo único de lo que me arrepiento es de no haberla tomado antes; a pesar de que para cumplir ese sueño tuve pagar un precio muy alto del que me costó varios años recuperarme.

Si tuvieras que reencarnarte en un animal, ¿en qué animal cojonudo te reencarnarías?
En cucaracha, sin duda. Son insectos todo-terreno (habitan en cualquier sitio);  no hacen ascos a nada (si tienen que comerse a sus compañeras muertas por necesidad, lo hacen; aunque no se las cargan para saciarse el hambre); tienen un millón de neuronas, cuya densidad en el cerebro es diez veces mayor que en el cerebro humano; soportan dosis de radiación de 6 a 15 veces superiores a las de los humanos; y pueden llegar a vivir varias semanas sin cabeza… Que no, que estoy de coña. Volvería a reencarnarme en el ser más bello del reino animal: la mujer.

calabazas

Las calabazas que le di al Nergal