Sobre LPE

La puerta entornada está basada en una historia real. La historia de una “marciana” que desde hace años vive en el extranjero. Cuentan que un día cualquiera, mientras envidiaba aquella cultura ajena desde la intimidad de una pompa de jabón, un pájaro le susurró al oído que, para sentirse libre como él, había que desaprender. La “marciana” se apeó de la pompa de jabón en la siguiente parada y caminó unos metros. Armándose de valor tomó carrerilla y, con la ayuda del hombro izquierdo, empujó la puerta que conducía al desaprendizaje.

Yirgalem, Etiopia, LPE ©

Y tú, lector, ¿cruzarás el umbral conmigo, o te asomarás a mi puerta sin desenseñarme nada?