Beirut: el lenguaje callejero

Antes de venir, yo ya había decidido que Beirut me iba a gustar, a pesar de que odio las aglomeraciones y las grandes ciudades. Y es que estoy llena de contradicciones. Soy sensible a la violencia pero me encanta la película Fargo. No tengo instinto maternal pero me fascinan los niños. Y así, sucesivamente.

Desde el cielo, lo primero que me llamó la atención de la capital libanesa fue su tamaño. Luego, el tráfico, del que ya me habían avisado: motos conduciendo en sentido contrario, policías en cada cruce para que la gente respete los semáforos, carreteras con carriles elásticos, conductores diestros en el arte del eslalon, rotondas sálvese-quien-pueda, cruces el-que-no-corre-vuela-y-el-que-no-acelera, matones sobre ruedas y mucho, mucho bip bip biiiip. Nada que no haya visto antes en otros lugares con otros matices y colores.

Una vez dentro de la ciudad, las calles tienen su lenguaje propio. Muchas están vestidas con grafitis de todo tipo. Los hay que necesitan mejorar. Los hay que progresan adecuadamente. Los hay con mucho gusto. Los hay horteras. Los hay cargados de buenas intenciones. Los hay simples y elaborados. Hasta los hay de Banksy (Reina Maga, recuerda que tenemos una cita pendiente para hacernos el recorrido de sus grafitis en Londres). Un verdadero regalo en medio de tanto asfalto.

Aquí os dejo una selección. No están los mejores ni los peores. Sólo los que pude ir robando desde el coche o en el poco tiempo libre que me dejaron para pasear. Como rezaban unos carteles: “que le den por c!*i al trabajo; hagamos arte”.

PD. Aún tengo pendiente leer vuestros comentarios de los últimos días. Igual os contesto a todos juntos en una entrada aparte. Todavía no lo he decidido…

Anuncios

46 pensamientos en “Beirut: el lenguaje callejero

    1. Adwoa Autor de la entrada

      jaja No se cuanto me dara de si la visita, la verdad, porque no tuve tanto tiempo como me hubiera gustado para mi y para pasear, pero se hara lo que se pueda con lo poco que se tiene. Y si, quiero volver!
      Un abrazo

      Responder
  1. Dessjuest

    Beirut a priori, sin conocerla, tiene pinta de ser como cuatro o cinco ciudades distintas en una sola, a la espera quedo de una entrada al respecto, de momento me conformo con verte de nuevo, que tu madre y yo andábamos preocupadillos 😀

    Responder
    1. Adwoa Autor de la entrada

      El Beirut actual esta construido sobre los cimientos de siete civilizaciones distintas, asi que supongo que algo de razon llevas.
      Como le he dicho a Martina, a ver cuanto mas puedo dar de si mi visita, donde trabaje y comi mucho, pero me pasee poco.
      Yo tambien te echaba de menos 😉
      Muchos besos

      Responder
    1. Adwoa Autor de la entrada

      Ay! Que noto que todos teneis unas expectativas muy altas y no voy a dar la talla jaja!
      Un fuerte abrazo

      Responder
      1. jorgeperedo

        Lo sé 😉 Al menos por estos rumbos, la mayoría se podrían catalogar como “claro ejemplo de vandalismo puro y en su máxima expresión” 😛

        Responder
  2. Francesca

    Yo también me voy fijando en los graffitis cuando viajo, me parecen una forma extraordinaria de contar la verdad.
    Feliz estancia en Beirut! Cuando te pones, te pones, eh?

    Responder
    1. Adwoa Autor de la entrada

      Gracias, Francesca, pero volvi el domingo por la noche! 🙂
      Me mandaron por trabajo e intente araniar un dia y medio durante el fin de semana que no dieron para tanto como me hubiera gustado *suspiro*
      A mi tambien me encantan los grafitis y lo que se esconde detras de ellos.
      Un abrazo

      Responder
  3. Territorio sin dueño

    No sé porqué creía que ya habías estado en Beirut. Muy original presentarnos un recorrido por la ciudad a través de sus grafittis. El de la pareja cogida de la mano es realmente bonito, y ese con la cara de una niña a la derecha precioso.
    A ver si por fin consiguen estar por aquella zona medio tranquilos. Besos y bienvenida de nuevo

    Responder
    1. Adwoa Autor de la entrada

      No, era la primera vez pero quiero volver! A ver si tengo la oportunidad de hacerlo y disfrutarlo un poco mas, que esta vez lo he visto a lo “speedy gonzalez” jaja.
      Has escogido dos de mis preferidos…
      Muchos besos y gracias por la visita.

      Responder
  4. joaquinsarabia

    Si una imagen vale mil palabras, ¿cuantas palabras valen mil imágenes?.
    Gracias por éste reportaje de una ciudad, que con tanta historia puede aportar mucho al mundo.
    Gracias amiga por éste post.
    Un Fuerte Abrazo 🙂 .

    Responder
    1. Adwoa Autor de la entrada

      Paisano, no me estaras haciendo un examen sorpresa de mates, no? Mira que igual cateo 🙂
      Gracias a ti por la visita. Me pondre al dia con tu blog en los proximos dias.
      Un abrazo cruje-huesitos

      Responder
    1. Adwoa Autor de la entrada

      Si te digo la verdad, lo ultimo que esperaba encontrarme en Beirut era tantos grafitis en las calles!
      Un fuerte abrazo, companiera viajera

      Responder
  5. alterfines

    Buenos días, fermosa: gracias por tus reflexiones sobre Beirut, y no te preocupes por tus contradicciones. Existe algo que se llama destino, pero también que hay otra cosa que se llama albedrío. Y lo que nos hace valiosos como seres humanos es el equilibrio en esa contradicción…

    Un besote, ahora que estás de vuelta (con bien, que tenías muy preocupadas a tu madre y a tu abuelita Dess 😉 )

    Responder
    1. Adwoa Autor de la entrada

      @Alter
      Ah! pues ya le hemos liado porque yo en el destino no creo y del albedrio no hay quien me libre! (vaaale, sobre este tema podriamos pasarnos dias filosofando).
      Mas besos, pero antenosos costrosos. Groinch, groinch.
      @Dess
      Mientras sea el rosario y no otra cosa…

      Responder
        1. Adwoa Autor de la entrada

          Ninio, despues de ver en el Vaticano el dedo gordo del pie de San Pedro desgastado con tanto beso de feligres/a, una ya no sabe que pensar! :mrgreen:

          Responder
          1. Dessjuest

            Hay que ver qué gente tan fetichista, yo chupo caramelos 😀

            Bueno, y otras cosas, pero vaya, que no viene al caso.

            A tus pies (sin desgastarlos).

            Responder
  6. Anónimo

    Lo recuerdo Prinsesa. Pido a los Reyes Magos (los únicos en que se puede creer) que no se nos despinten los Banskys con la lluvia. Besos

    Responder
    1. Adwoa Autor de la entrada

      jaja si, creo que somos unos cuantos. Y es que algunos son autenticas obras de arte!
      Muchos besos y feliz jueves!

      Responder
  7. Cécile

    Parece que el trafico esto lo mismo! Me gusta mucho tu descripcion y reia mucho: loco, loco, loco, pero muy gracioso cuando conduces un coche! Si, en verdad!
    Cuando escribió sobre Beirut no sabía que recomendar para visitar: y sus ojos en la ciudad es muy interesante. Cuando vivia en Libano fue muy tristo que no hay arboles o flores en la ciudad; solo el gris del edificios para contemplacion y la olor de la contaminacion. Pero eso grafittis son como la natura para mi: invitacion para respirar, imaginar, escapar a la rutina monotona de las dias en una ciudad fragil, dar color a la vida. Gracias para ofrecer me uno nuevo manera de mirar a Beirut.
    Sé que libanes aman muy la vida, con desesperado fuerza, y que a pesar de violencia miedo y incertidumbre, pensaron a creer, a construir de nuevo, expresar sus desireos y suenos….graffiti, una forma magica y contagiosa de expresion!
    Gracias para compartir con nosotros un poco de la alma de Libano!

    Responder
    1. Adwoa Autor de la entrada

      Divertido, dices? Estas loca! Yo creo que si me hubiera puesto al volante en el Líbano hubiera acabado como el protagonista de la película “Un día de furia” (“falling down” en ingles) jaja.
      Comparado con Aman, Beirut no me pareció que tuviera tanto cemento. De hecho, vi mas parques en Beirut (y mas verdes!) que en Aman. Las fachadas son también mas agradables a la vista, lo que le quita protagonismo al frío asfalto y al cemento impersonal.
      Los libaneses me trataron de maravilla. Estoy de acuerdo en que rebosan alegría (y fuerza) de vivir por los cuatro costados! Esperemos que la situación no empeore…
      Gracias por leerme. Me alegro de que te haya gustado esta entrada.
      Un abrazo cruje-huesitos.

      Responder

Opinar es gratis (precio mínimo garantizado)

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s