Entre luces y sombras

LesLumie-resdeTyr-couvEl lunes por la mañana pones el microondas y salta el automático. Te vistes de mala gana y bajas los cuatro pisos andando para salir hasta la calle, donde está el cuadro de mandos. El miércoles por la noche enchufas el secador y salta el automático. A tientas buscas el móvil para utilizar la linterna y te vistes de mala gana para bajar los cuatro pisos andando y solucionar el problema. El sábado pones la lavadora y salta el automático. Te parece raro porque es la primera vez que pasa. No hace falta que te vistas porque ya estás vestida, así que bajas los cuatro pisos andando y subes el automático que, juguetón, se vuelve a bajar automáticamente. Lo intentas varias veces, pero el chirimbolo de plástico se te resiste. Subes los cuatro pisos andando y buscas el culpable. Desenchufas el frigorífico y vuelves a bajar los cuatro pisos andando. El automático sigue de capa caída y se niega a mantener la cabeza alta. Vuelves a subir los cuatro pisos andando y juegas a los detectives. Desenchufas el agua caliente y vuelves a bajar las escaleras cagándote en la madre que parió a esos mamones chicharreros que te están chingando la existencia**. Parece que el automático se decide a colaborar. Subes los cuatro pisos en ascensor, faltando a tus principios, y te miras la cara de mala hostia en el espejo.

Seis meses más tarde ya te has hecho amiga de la bruja avería que te ha chivado a cuántos amperios tiene derecho tu piso. Has aprendido a enchufar y desenchufar lo necesario. Ya no te sorprende quedarte a oscuras a las seis de la tarde, y esperas paciente que dentro de unos segundos, o unos minutos, el grupo electrógeno cumpla su función. A veces te sonríes pensando en los protagonistas de “Las luces de Tyr”, la historia ficticia de un grupo de niños que por la noche se vestía de superhéroes para subir los automáticos del vecindario durante la guerra civil libanesa. Y hasta te has bajado la aplicación del móvil que te avisa de a qué hora cortarán la electricidad ese día para poder hacer tus cálculos y asegurarte de que tu compañera de piso no se ha vuelto a dejar el microondas enchufado. Qué orgulloso está el gobierno de esta aplicación, bromea una amiga. Ya podían hacer una para avisar cuándo pondrán la próxima bomba. Y me río con ganas aunque en seis meses todavía no me haya acostumbrado a ellas.

- Lo que yo te diga, Mohammed, sólo hay que organizarse. Es una verdadera misión para salvar el Líbano, le gente no tiene por qué bajar y subir la seis pisos en plena noche. En cuanto haya un corte de electricidad, nosotros estaremos preparados para restaurar la energía.  ¿Entiendes? - Creo que sí…

– Lo que yo te diga, Mohammed, sólo hay que organizarse.
Es una verdadera misión para salvar el Líbano, le gente no tiene por qué bajar y subir seis pisos en plena noche.
En cuanto haya un corte de electricidad, nosotros estaremos preparados para restaurar la energía.
¿Entiendes?
– Creo que sí…

¡Feliz 2014!

** Albert Pla

Anuncios

25 pensamientos en “Entre luces y sombras

  1. bypils

    Eso es una realidad – dura y difícil- que nos queda lejos y que , cada vez que te leo, agradezco que nos la muestres para recordarme que en este planeta, hay gente como tú.
    Un abrazo , Ad.
    Cuídate mucho.

    Responder
    1. Adwoa Autor de la entrada

      Yo alucino que este país siga funcionando (cuando funciona) a base de generador…
      Un abrazo cruje-huesitos y gracias por seguir ahí!

      Responder
    1. Adwoa Autor de la entrada

      Gracias por venir a verme! Yo pasé por tu casa el otro día pero la conexión no me dejó dejar un mensaje 😦
      Me encantó volver a leerte. Se os echa de menos…
      Muchos besos

      Responder
  2. Josep

    Que gusto da leerte aún sabiendo que debajo de esas letras hay…

    Un beso de esos largos sin cortes ni interferencias para todo el año queridísssima Chica Adwoa,

    De los desde aquí con todo el cariño. Cuídate.

    Responder
  3. Dessjuest

    Enchufa una dinamo a la bici estática, tendrás luz y te va a quedar un culo superduro de tanto pedaleo 🙂

    Besotes y feliz año querida.

    Responder
      1. Dessjuest

        Dirás si me he traído a mí mismo, que para algo fui Gaspar 🙂

        Una bolsa para llevar el bocata al curro, ya ves, tírate una tarde entera con las barbas para eso.

        Responder
  4. joaquinsarabia

    El subir y bajar escaleras en un ejercicio muy sano para el corazón ¿no lo harán para ahorrar en sanidad?, pregúntalo.
    Feliz Año 2014.
    Cuídate mucho.
    Un Fuerte Abrazo 🙂 .

    Responder
  5. finaperfecto

    Madre mia y pensar que todo eso es verdad! Y que encima te pasa a Ti, no me imagino yo en esa tesitura jajaja.
    Vamos le pego FUEGO ó me como el Automatico.
    Me encanta tu manera de contarlo, y de tu sentido de humor. TE QUIERO MI VIDA
    Muuuuuakas

    Responder
  6. Miguel

    ¡Cuánto bueno por aquí! Ya supongo que la vida por ahí no ha de ser fácil, ni siquiera segura. Por eso, cada vez que te leo, me crujen los huesitos de felicidad. 😛
    Un abrazo abriga corazones.

    Responder

Opinar es gratis (precio mínimo garantizado)

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s