Memoria histórica: ¿deber u obligación?

“Hay que recuperar, mantener y transmitir la memoria histórica, porque se empieza por el olvido y se termina en la indiferencia.”
José Saramago

Memorial NtaramaA partir de hoy, comienza en Ruanda una semana de duelo en conmemoración por las víctimas que perdieron la vida en el genocidio que tuvo lugar en el país en 1994, tras cuatro años de guerra civil. Durante este semana, se cierran los comercios y oficinas a partir de las 14h (muchos muzungus seguiremos trabajando a puerta cerrada)  y, entre otras cosas, no se puede poner la música muy alta, por respeto. Charlas, debates y otras actividades tendrán lugar a lo largo de todo el mes el abril, creando un espacio para la memoria y la reflexión comunes.

Es un mes difícil para la comunidad, donde de alguna manera se hurga en una herida todavía reciente. En un país donde la salud mental está muy debilitada, son muchos los que sufren recaídas, no sólo durante el mes de conmemoración, sino también durante las semanas que la siguen y la preceden. Flashbacks, angustia, insomnio, depresión, ira.

Memorial Ntarama

La conmemoración del genocidio contra los tutsis (como el actual gobierno lo denomina oficialmente, olvidando a los hutus moderados que en él murieron) es parte de un proceso de reconciliación a la vez muy criticado y muy alabado tanto por la comunidad internacional como por los propios ruandeses.

Por un lado, se alaba el esfuerzo del gobierno por acabar con los grupos mal llamados étnicos, los hutus, tutsis y twas, que pasaron de ser grupos socio-económicos a ser grupos étnicos como consecuencia de la falta de comprensión de los colonizadores belgas, que además privilegiaron a la mayoría hutu en sus políticas discriminatorias. Hoy día todos estos grupos han sido unificados bajo un mismo nombre: ruandeses.

Memorial Ntarama

Por otro lado, se critica que la reconciliación ha sido impuesta a la comunidad. Se dice que los procesos de justicia popular, Gacaca, donde fueron juzgados aquellos que tomaron parte activa durante el genocidio, estaban amañados y constituyeron un lavado de cara. Unos y otros fueron obligados a pedir perdón y a aceptarlo, creando con rabia contenida una farsa en la que víctimas y verdugos parecen vivir en perfecta harmonía. Yo repito lo que me cuentan, lo cual no deja de ser una parte de una realidad (o no) para mí desconocida, cuando pregunto si los muzungus somos bienvenidos en las actividades conmemorativas, y me dicen que no vaya, que es un montaje del gobierno al que la población está obligada a ir. Quiera o no quiera.

Escribiendo estas líneas me doy cuenta de lo poco que sé sobre la historia de mi propio país y del proceso de reconciliación que hubo en España tras la dictadura, donde se firmó un pacto de silencio en nombre de la democracia. Me pregunto si este pacto tiene algo que ver con que, llegado el momento de explicar la guerra civil y la dictadura españolas, el profesor nunca tenía tiempo de dar todo el temario y se los saltaba para enlazar directamente con la democracia.

Memorial NyamataEpisodios históricos diferentes en contextos dispares y, por tanto, lejos de ser equivalentes, me invitan a reflexionar sobre qué opciones existen para reconstruir países en los que el tejido social ha sido total o parcialmente destruido. Sobre todo cuando las generaciones que vivieron en tiempos de guerra o de genocidio, siguen vivas.

PD. Las fotos que acompañan este texto pertenecen a los memoriales de Nyamata y Ntarama, de los que puede que os hable en otra ocasión.

Anuncios

31 pensamientos en “Memoria histórica: ¿deber u obligación?

  1. joaquinsarabia

    Las reconciliaciones en hechos tan sangrientos necesitan del tiempo para que empiecen a ser digeridos por las poblaciones afectadas, resultan demasiado dolorosos.
    Un Fuerte Abrazo 😦 .

    Responder
  2. ksiklbo

    Abogo por refrescar a las gentes con aquellos recuerdos identitarios y comunes, considero que pueden contribuir, así afianzando a los hombres sobre un concepto de vida global y pacífico.
    Mis respetos junto al saludo.

    Responder
    1. Adwoa Autor de la entrada

      Yo también creo en el concepto, lo que no me acaba de convencer es la forma…
      Un abrazo y gracias por leerme.

      Responder
        1. Adwoa Autor de la entrada

          Mi muro de mi pagina de facebook esta abierto todo este mes para que la gente publique poemas. Te doy permiso para que cuelgues esa nota ahi, pero dependiendo de lo que sea igual la censuro jaja (me cubro la espalda por si acaso) 😉

          Responder
    1. Adwoa Autor de la entrada

      Yo me sigo preguntando cuantas generaciones hacen falta para olvidar, realmente olvidar…
      Un abrazo Mercedes

      Responder
  3. mamuchi

    una verdadera barbarie. y todo porque los poderosos así lo dictaminan.un respeto para todos los que murieron y sobre todo para los familiares que tienen que seguir viviendo con ese espanto

    Responder
  4. paulafigols

    Qué reflexiones tan profundas planteas: qué difícil es conseguir una reconciliación real, ¿hasta qué punto se puede imponer la memoria histórica?, ¿o se debe imponer?… Un abrazo

    Responder
    1. Adwoa Autor de la entrada

      Yo creo que para que exista una reconciliación real tiene que haber una voluntad también real por parte del ciudadano de a pie. Sin embargo, cuando los hechos son tan recientes y las sensibilidades están todavía a flor de piel, cualquier intento de imposición se traduce en rechazo, y en un intento de no perder la identidad, acentuando más las diferencias en vez de limarlas…
      Un abrazo cruje-huesitos Paula

      Responder
  5. Nieves

    Recuerdo aquellas masacres por lo poco que veiamos en la tele, dudo mucho que esas personas acepten una paz y convivencia impuesta, maxime cuando esas imagenes estan en su cabeza constantemente (me juego el cuello)
    Creo que la memoria historica tendria que estar clara y al alcance de todos con todo su rgor, alli y aqui, porque olvidar el pasado es condenarse a repetirlo.
    Un saludo desde mi infierno!

    Responder
    1. Adwoa Autor de la entrada

      Estoy de acuerdo contigo, Nieves. La memoria historica es importante para no repetir los errores del pasado pero, como se consigue que esa memoria historica forme parte del futuro sin llevar con ella los odios y divisiones del pasado?
      Un abrazo desde una noche silenciosa

      Responder
      1. Nieves

        Creo que la clave esta en que esa memoria la escriba o trasmita alguien neutral, que lo haga con rigor y sin omitir nada, ni bueno ni malo de ninguna de las partes, claro que eso es cuando menos difícil si no imposible… La historia esta ahi sin mas y siempre hay perdedores y ganadores (relativamente) vencedortes y vencidos, orgullosos y humillados… Ley de vida. Siempre habra quien sufra.

        Responder
  6. Rosa

    Terrible episodio éste en la historia del ser humano… Este nuestro planeta a lo largo de su historia ha sido regado más con sangre que con agua de lluvia. Excelente el post, impresionantes las imágenes de las calaveras rotas por hachas, imagino. Esas cuencas tuvieron ojos para ver la vida desde su propio prisma y los cráneos malogrados albergaron cerebros que pensaban y discernían. Triste en verdad. Un abrazo.

    Responder
    1. Adwoa Autor de la entrada

      Sorprendente tambien hasta que punto se involucro la poblacion en la barbarie… algo inusual en otros genocidios…
      Un abrazo cruje-huesitos, Rosa

      Responder
  7. Miguel

    Si de verdad se consigue cerrar las heridas, poco importará entonces si el comienzo fue obligado o no. LO malo es que si no se consigue, la imposición puede hacer de detonante. No sé. Se me escapa.
    Un abrazo ensancha-corazones.

    Responder
  8. libelia

    Creo que la reconciliación verdadera nunca puede ser impuesta y que en ella es muy importante la participación activa de las dos partes afectadas. Creo además que es muy importante dicha reconciliación para construir y crecer como país. Lo sucedido en Ruanda lo recuerdo con la piel de gallina, buscando la información para ver si aquello terminaba y sufriendo por tanta crueldad que, desde aquí, apenas se entendía. No sé cuál será la manera de que allí el proceso sea efectivo, porque desconozco la realidad actual, pero sí puedo decir -por la referencia que haces a nuestro país- que aquí nunca hubo reconciliación, al menos yo no lo siento así, quizá porque me tocó en el bando perdedor y aún siento que hay muchas cosas que no se hicieron y debieron hacerse. Creo que para que haya una verdadera reconciliación es importante que los que causaron el daño pidan perdón (por decirlo de algún modo) o denuncien -sientiéndolo de corazón- que aquel daño nunca debió ocurrir. Los hecho no se pueden cambiar, pero el alma se siente reconfortada si el que la ha dañado se disculpa. En este país nunca ha habido una condena por parte de los ganadores, ni un estudio oficial sobre las muertes y las desapariciones, ni un reconocimiento a las víctimas, ni la devolución de los bienes incautados…..se cerró la puerta y se nos dijo que no habia que “remover”, que eso era pasado y que “aquello fue una guerra civil”. Yo soy tercera generación de desaparecidos, humilladas y encarcelados y aún me duele el olvido. No quiero ni imaginar el dolor que puede sentir el pueblo Ruandes.
    Un abrazo de oso para ti y para los que te rodean allí. Mi corazón está con todos ellos.

    Responder
    1. Adwoa Autor de la entrada

      Por eso precisamente comparaba los dos paises, porque en Espania se corrio un tupido velo, a pesar de la deuda moral que eso suponia, mientras que aqui se impone a ambas partes a pedir perdon y a perdonarse. Ninguna de las dos opciones me parece la correcta a priori, y creo que pueden tener consecuencias nefastas en el futuro. Aunque, eso, el tiempo lo dira…
      Mi corazon esta hoy contigo, amiga.
      Un abrazo cruje-huesitos.

      Responder
      1. libelia

        Tienes razón, la imposición no es el camino. El perdón no se puede imponer, ni para darlo ni para recibirlo. Ojalá el futuro te contradiga. Muxus.

        Responder
  9. Una cabeza sembrada

    ¿Olvidar? ¿Reconciliar? Qué palabras tan repetidas y, sin embargo, tan difíciles de utilizar conjuntamente sin rencor, sin obligación, sin perdón no sentido…La historia se repite y, por ello, considero que es mejor no olvidarla para intentar no caer una y otra vez en las mismas tragedias humanas.
    Un besico enorme. Gracias por recordarnos las cosas importantes en cualquier rincón del planeta.

    Responder
    1. Adwoa Autor de la entrada

      Yo estos dias me estoy haciendo muchas preguntas. Como se consigue que el horror no caiga en el olvido sin meter el dedo en la llaga? Hoy me han contado que, hasta el anio pasado, se pasaban imagenes del genocidio en la tele por estas fechas: gente muriendo a machetazos, en la cabeza, siendo desmembrados… Te imaginas? Pero como habia muchas recaidas este anio lo han suavizado un poco… No se, pero a mi esta tactica casi me parece mas una tecnica para alimentar el odio en vez de una tecnica de reconciliacion…
      Un abrazo cruje-huesitos

      Responder
  10. Gabriel Alejo

    La memoria histórica no sólo es necesaria para que la historia no vuelva a repetirse sino porque es la única y pobre justicia que podemos hacer con las víctimas muertas. La reconciliación sólo es posible después de la justicia. El problema es que son los vencedores los que en general marcan la pauta y no les interesa que se investigue para no correr el riesgo de ser juzgados. Aquí tenemos el ejemplo de lo que pasó con Garzón, el único juez que se atrevió a comenzar a investigar los crímenes del franquismo.
    Un abrazo

    Responder
    1. Adwoa Autor de la entrada

      Si hay algo que tengo claro en este embrollo de ideas, es que no hay que perder la memoria histórica. Por respeto a las victimas y por el bien de las generaciones venideras.
      Respecto a la justicia, no lo tengo tan claro. Porque la justicia es demasiado lenta y no siempre justa. Pero entiendo que la paz interior solo se consigue cuando uno siente que ha sido compensado de alguna manera por lo que perdió y que lo ha sido de forma justa.
      Yo intento ponerme en la piel de los que han vivido atrocidades de este estilo para ver si yo seria capaz de perdonar, y no puedo abstraer mi mente hasta ese punto. Es demasiado doloroso.
      Un abrazo cruje-huesitos

      Responder

Opinar es gratis (precio mínimo garantizado)

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s