La llama de la vida

Primero se llevó las puertas y ventanas, marcos incluidos. Luego vendría a por las sillas y las mesas. Cuando volvió a por la cama, no le importó darle también el colchón. Cualquier cosa por un poco de calor. La cuchara de madera de su abuela. Las fotos de toda una vida. Los libros que no le dio tiempo a leer. Los lápices de colores. Las cortinas. El mantel de flores. Los rodapiés. Todo. Hasta que un día ya no le quedó nada más para abrigarse. Miró la llama que tanto se había empeñado en alimentar y, con paso firme, metió una pierna, y luego otra, y allí se consumió despacio. Muerta de frío.

fire

AVISO MORAL

Por desgracia, la conexión a internet que tengo aquí en Ruanda deja mucho que     desear. La mayoría de las veces no consigo descargar vuestras entradas (sobre todo si van acompañadas de vídeos o fotos), no puedo darle al botón de “me gusta” o no puedo dejar un comentario después de haberlo escrito. Publicar mis propias       entradas es toda una odisea. También ando escasa de tiempo, trabajando mucho y    aprovechando el poco tiempo que tengo libre para descansar o viajar lo que se     puede (y, de momento, se puede poco). Por esto, me gustaría pedir disculpas por   teneros descuidados. Me encanta leeros así que intentare ir poniéndome al día poco a poco con todos, pero mis visitas serán menos frecuentes de lo que me gustaría. También tardaré en responder a vuestros comentarios por las mismas razones, así   que no os sintáis ignorados si no puedo responderos. Espero que lo entendáis.     Gracias de antemano. Nos seguimos leyendo en la medida de lo posible.             Un abrazo cruje-huesitos para todos y para todas.
Anuncios

36 pensamientos en “La llama de la vida

  1. fina

    Precioso relato cariño, espero que no hya sido una cosa real ! Porque seria muy triste. De tus quehaceres estoy al tanto, y no te preocupes que yo sé que todos tus lectores te disculpan y por supuesto estas super disculpada. TE QUIERO PRECIOSA

    Responder
    1. Adwoa Autor de la entrada

      Hay gente pobre que tiene que quemar sus pertenencias cuando llega el frio pero el final no esta basado en ningun hecho real, que yo sepa…
      Te quiero, linda.

      Responder
  2. bypils

    Hola Ad!
    Estremecedor pero magnífico relato.
    Yo siempre te digo lo mismo : Cuídate ( y de vez en cuando, comunícate. ; – ) )
    Pensamos en tí.
    Besos.

    Responder
    1. Adwoa Autor de la entrada

      Gracias, By! No veas como se me acumula el trabajo! Estoy pendiente de vuestro arriba y abajo y todo lo demas. Prometo ponerme al dia poco a poco.
      Mil besos!

      Responder
  3. Francesca

    Si por aquí se abraza crujiendo huesitos y se ensanchan corazones no es necesario ninguna disculpa. Sólo cuidate mucho, trabaja mucho y disfruta más!

    Responder
    1. Adwoa Autor de la entrada

      “Trabaja mucho”? Francesca, que poco me quieres! Si supieras la paliza que me estoy dando no me dirias esas cosas tan feas! 🙂
      Un abrazo cruje-huesitos para ti.

      Responder
    1. Adwoa Autor de la entrada

      Mira, toro, que la que se va a poner brava soy yo jaja. Tu te crees que todo se consigue pagando? Pues siento decepcionarte porque aqui pagamos la luz y el agua y tenemos cortes todos los dias. Y hasta pago el telefono y a veces las llamadas no pasan o los sms (sobre todo los internacionales) no llegan. Creeme, tener un modem en casa no sirve de nada 😉
      Muacas.

      Responder
  4. Madhu

    Take your time. Looks like I have a lot of catching up on your posts too! Look forward to reading all about your adventures 🙂

    Responder
  5. Angela

    Yo también ando más ocupada pero intento leerte, no te preocupes. Lo bueno es que puedo visitarte aquí siempre que quiera 😀 ¡Otro de esos abrazo tan buenos!
    Por cierto, me encantó el texto…me quemó de frío…

    Responder
    1. Adwoa Autor de la entrada

      Gracias, Angela. Tengo varias de tus entradas pendientes pero prometo ponerme al dia en cuanto pueda porque me encanta leerte!
      Un fuerte abrazo

      Responder
  6. Lehahiah0909

    No sabía que te encontrabas tan lejos y en un lugar como Ruanda….asi que este texto como los pocos que me ha dado tiempo a leer en mi corto paso por tu rincón toman unas perspectivas totalmente nuevas…me dejas un poco sin aliento…con esta entrada y sabiendo que alli….
    Te cuidas vale?? mucho….yo estare expectante a cualquier señal tuya…mis besos con alas van directos hasta alli….

    Responder
    1. Adwoa Autor de la entrada

      Gracias! Tus besos me llegaron directos a la mejilla izquierda y fuerton como un soplo de aire fresco!
      No te dejes enganiar por el nombre. Ruanda suena peor de lo que realmente es… de lo unico que me quejo aqui es de la conexion a internet jaja.
      Un fuerte abrazo

      Responder
  7. Nergal

    Muy bueno el relato, me gustó mucho.
    Por lo demás no te preocupes, ya dispondrás de tiempo y conexiones mejores. Ya sabes esto del intenete como es, de a veces y a ratos.
    Besotes

    Responder
    1. Adwoa Autor de la entrada

      Gracias, Joaquin… aunque no se que es peor, si morirse de frio o de calor…
      Un fuerte abrazo, paisano!

      Responder
  8. Elevalunas

    Precioso relato (marca de la casa). Quedas disculpada por tus problemas de conexión, si quieres llamo al 1004 para que te lo arreglen, así en plan Gila. Cuídate, un abrazo.

    Responder
  9. Crissanta

    Ahora comprendo por qué vi un lector de Ruanda en mis stats. Me alegra que hayas descubierto mi blog y yo el tuyo. Suerte allá y seguiré leyéndote aunque te sea difícil a veces leer o responder. Saludos!

    Responder
    1. Adwoa Autor de la entrada

      Si, la verdad es que es dificil ser discreta. Enseguida me veis jaja.
      Te leere cuando la conexion me lo permita. Me gusta tu blog!
      Un abrazo

      Responder
  10. libelia

    Noqueada me has dejado con esta entrada. Me ha recordado a la crisis y a la vuelta de la leña como modo de calentarse (al menos en mi caso, eso o morir congelada, los dineros no dan para más), y me he visto como la prota…..metiéndome en la llama. Me encantan tus relatos, son como bofetadas, sorprendentes y directos.
    Tendré que disculparme yo también por ir con super retraso con tu blog, leyéndolo en desorden y a salto de mata. De todos modos ya sabes que, aunque tarde, siempre vuelvo aquí. Abrazo enorme, amiga!!

    Responder
  11. Adwoa Autor de la entrada

    Y yo no me canso de decirte que no hay ninguna obligacion de darse un atracon cada vez que pasas por aqui. Que de verdad que no paso lista! 😉 Se trata de que la gente disfrute leyendome no de que sea una obligacion. Yo se que andas mal de tiempo (como yo) asi que pasate cuando puedas y quieras. Yo te seguire leyendo igualmente porque tu blog mejora dia a dia y me tiene enamorada.
    Un abrazo corta-respiracion!

    Responder

Opinar es gratis (precio mínimo garantizado)

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s