La apuesta

La acarició a la velocidad de la gota de lluvia que se aferra al cristal de la ventana. Rozó sus pechos, los únicos que se atrevían a desafiarle en ese momento, y sus pezones se pusieron en guardia. Bajó hasta el ombligo, dejándolo a medio dibujar.

Ella cerró los ojos un segundo y escuchó las pisadas del miedo. Un escalofrió se paseó desde la frente hasta su vientre. La mujer de los ojos esquivos no supo si el soldado le clavó primero la mirada o el machete. Sólo que despacio, muy despacio, su vientre se abrió como las alas de la mariposa que, asustada, se dispone a emprender el vuelo.

A lo lejos, antes de precipitarse al vacío, pudo escuchar las risas de los dos soldados y una voz que, triunfante, declaraba:

– Yo gano. Era una niña.

Fotos cortesía de la web

Fotos cortesía de la web

Anuncios

51 pensamientos en “La apuesta

    1. Adwoa Autor de la entrada

      Yo quiero pensar que no, aunque esta historia haya llegado a mis oídos por diferentes bocas en diferentes países…

      Responder
  1. blocdejavier

    Falta título e imagen sugestiva acorde a tu propuesta pero la decisión de “incorporar” este relato de una sutileza y concisión narrativa encomiable es irrevocable. Las interpretaciones posibles son todas aterradoras.

    Responder
    1. Adwoa Autor de la entrada

      No puedo estar mas de acuerdo contigo. Soy un desastre con los titulos y las imagenes (aunque no queria caer en el morbo facil y poner una de un machete ensangrentado o algo asi). En el trabajo es precisamente eso lo que se me critica: que no se darle formato a lo que escribo para venderlo mejor (hablo de propuestas de financiacion jaja). Pero por mas que me esfuerzo, no me sale.
      Me gustan tus criticas. Gracias por tu honestidad.
      Un fuerte abrazo

      Responder
  2. bypils

    La crueldad de la guerra, encerrada en este fantástico micro…Brutal
    Lo que desearía es que fuera ficción.
    Cuídate, Ad.
    Muchos besos.

    Responder
  3. Lehahiah0909

    Es tan asquerosamente cierta que me impide clikar en me gusta…pero sabes?? que me provoque este mar de sensaciones ha sido por culpa de tu destreza con las palabras…
    Besos…

    Responder
    1. Adwoa Autor de la entrada

      Gracias. Me alegro de que mi microrrelato te haya provocado algo, lo que quiera que sea, y no te haya dejado indiferente.
      Un abrazo

      Responder
  4. Angela

    Se me revolvieron las entrañas de lo asquerosamente bien escrito que esta…conciso y directo al estomago…como esa navaja….aggggg
    Un abrazo reconfortante por favor…aquí lo dejo!

    Responder
    1. Adwoa Autor de la entrada

      Recojo tu abrazo, porque me encantan, y te lo devuelvo en modo de apretujon carinioso.
      Gracias por tu comentario.
      Muchos besos

      Responder
  5. Josep

    Poner un me gusta, a la vez que injusto sería… desgarrador, preferiría pensar como cuando era un crío y al ver la tele me asustaba, mi madre me decía entonces que todo lo que salía en la tele era mentira que a la gente no la mataban y que la sangre era tomate…
    Ya sé que no es así, lo sé, pero déjame que hoy me vuelva a creer aquella mentira…

    Ten cuidado ahí fuera, sabemos que la verdad está tras la puerta. Cuídate. Un beso.

    Responder
    1. Adwoa Autor de la entrada

      Quien sabe, igual a mi tambien me enganiaron aquellos que me contaron esta historia y nunca paso! Yo tambien prefiero pensar que es fruto de la imaginacion de una mente enferma… creo que lo llaman estado de negacion.
      Un abrazo cruje-huesitos

      Responder
  6. Dessjuest

    Definitivamente hay cosa mejores que hacer con una mujer a la que descubres el pecho, el clavarle un hacha es síntoma de lo estúpido que está el mundo.

    Besos.

    Responder
    1. Adwoa Autor de la entrada

      La crueldad humana nunca tuvo limites y, en los tiempos que corren, todavia menos.
      Muchos besos, tertuliano

      Responder
      1. Dessjuest

        Cierto, cuando dicen que el hombre aprende de sus errores, que nos vamos civilizando más y más, cuando dicen esas cosas uno ve que hasta los esclavos de Roma tenían más dignidad de la que tienen hoy millones de seres humanos, jamás la humanidad conoció la crueldad de estos dos últimos siglos, y no hace falta irse a Hitler o Stalin.

        Besos mi niña.

        Responder
  7. Nergal

    Menos mal que se tan bien las metáforas y con ello haces que llegue muy dentro porque si pones que la agarró del gaznate , le clavo la bayoneta en el estomago y la abrió en canal cual cochino en la matanza…. no suena tan cruel, burdo pero cruel
    Besos salá

    Responder
    1. Adwoa Autor de la entrada

      Supongo que hay muchas maneras de contarlo y yo solo he elegido una de tantas… La tuya es tan perfectamente valida como la mia.
      Muchos besos, guapeton

      Responder
      1. Nergal

        Veo que me explicado mal. No mal no soberanamente mal (cosas del directo).
        Quería decir que tu magistral forma de narrar este tipo de hechos lamentables provoca que los sintamos más profundamente llegando a comprender en toda su plenitud tal crueldad que si contará de una más….morboso o cruenta por decirlo de alguna manera, como la que expuse en el comentario anterior, pues presentarlo de esa forma pierde todo fondo del estos tristes y crueles sucesos.
        Besos guapa

        Responder
        1. Adwoa Autor de la entrada

          Igual fui yo la que te lei mal 😉
          El otro dia comentaba con una companiera de trabajo la pelicula “Shooting dogs” (no se como la llamaron en Espania). Yo dije que a mi no me gusto por muchos motivos, pero que uno de ellos era que presentaban las matanzas de una manera demasiado grafica y que no dejaban lugar para la imaginacion del espectador. Algunas escenas de violencia me parecieron gratuitas. A ellos fue precisamente eso lo que les gusto.
          Moraleja (que me estoy enrollando): hay gustos para todos.
          Un abrazo

          Responder
  8. Francesca

    Dios mío, espero que esta historia no esté basada en hechos reales…aunque mucho me temo que la crueldad humana a veces es capaz de eso y mucho más…
    Este microcuento es de premio!

    Responder
  9. Adwoa Autor de la entrada

    Gracias, Francesca!
    Esta historia la escuche por primera vez en Chad, y luego en Etiopia, y luego en Oriente Medio… Dicen que cuando el rio suena, agua lleva, pero yo no se si sera verdad.
    Un fuerte abrazo

    Responder
  10. Miguel

    Sí, podemos. Y no es un grito de esperanza como el de Obama. Es un grito de horror. Somos capaces de esa crueldad y aun más. Afortunadamente también es cierto el otro: Sí, podemos. El de que somos capaces de del gesto más sublime. En definitiva: sí, somos humanos. Con todas sus consecuencias.
    Le he dado al “me gusta”, porque es la forma de enlazarlo a mi blog. Y porque me gusta que se escriban estas cosas, para que seamos conscientes. Me doy cuenta que es absurdo explicarlo, pero absurdo es mi segundo apellido.
    Un abrazo abriga-corazones.

    Responder
    1. Adwoa Autor de la entrada

      Me alegra tu comentario porque yo, que no tengo imaginacion (solia tenerla, pero no se que fue de ella), tiendo a escribir relatos basados en hechos reales, entendiendose por estos historias que he oido, visto o leido (ya ves, en el fondo, soy una plagiadora). Te digo esto porque tengo mas relatos de este estilo (de guerras, muertes, etc) y no los publico mas porque no quiero aburrir (ni asustar) al personal. Pero ahora que se que hay al menos una persona a la que no le desagrada leerlos, publicare alguno de vez en cuando. Sin abusar.
      Un abrazo cruje-huesitos

      Responder
  11. mamuchi

    muy fuerte preciosa ,aunque me temo que eso es verdad,una manera muy delicada de decirnos las barbaridades que ocurren.que triste que en el Siglo que estamos ocurran esas atrocidades .Abrazos de V

    Responder
    1. Adwoa Autor de la entrada

      Gracias, Bruji. Quiero pensar que provocar cualquier tipo de sentimientos en tus lectores siempre es una buena senial.
      Un fuerte abrazo. Espero que tu tambien estes bien!

      Responder
  12. yolejos

    Una vez mas fenomenal, ese don de la palabra que tienes, que puedes escribir las peores cosas, las mas crueles con esas metaforas. Y sí creo que llega muy bien el mensaje con esa forma de decir. Un relato muy triste y cruel, sobre todo porque pasa en la vida real.

    Responder
    1. Adwoa Autor de la entrada

      Gracias, amiga. Estoy deseando que tu nos vuelvas a deleitar con tu poesia. Cuando se pueda, que lo importante ahora es disfrutar de quien tu ya sabes 😉
      Un fuerte abrazo

      Responder
  13. chelopuente

    Me ha gustado como en un relato tan corto has sido capaz de herirme de muerte. El tema es tan espeluznante que me deja sin palabras, sin las palabras de saber que historias como ésta suceden cada día.
    Besos desde aquí hasta allí.

    Responder
    1. Adwoa Autor de la entrada

      Gracias, Chelo. Yo tambien me pregunto a veces todos los horrores que pasaran en el mundo y de los que no llegamos a tener noticia.
      Un fuerte abrazo

      Responder
  14. Pingback: yo y los demás (XXIV): dolor innecesario, maldad infinita | Fragments de vida

    1. Adwoa Autor de la entrada

      Cuando me dijiste que le faltaba un titulo y una foto sugerente, estuve a punto de decirte que de eso te encargabas tu, que lo hacías mil veces mejor que yo, pero no dije nada porque no queria que pensaras que te estaba obligando a ello. Me alegra de que al final te hayas animado porque me gusta que me “robes” mis microrrelatos para llevartelos a tu blog asi que mil gracias. Y otro besito.

      Responder
  15. Gabriel Alejo

    Me parece una excelente descripción del horror. Contundente. Le debo agradecer a Javier que me presentara tu blog. Siempre nos hace conocer cosas interesantes.

    Responder
    1. Adwoa Autor de la entrada

      Gracias, Gabriel, por tomarte la molestia de pasarte por aquí y dejarme tu huella. Me alegra que te haya gustado mi microrrelato. Y perdona el retraso en responder pero aquí en Ruanda la conexión deja mucho que desear y a veces me juega malas pasadas.
      Feliz sábado!

      Responder

Opinar es gratis (precio mínimo garantizado)

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s