Crímenes de honor: historias de hombres que mataron

stories of men who killed

Y una va, y se lo cree. Y se pone hasta contenta de que alguien se haya molestado en investigar sobre los autores de los mal llamados crímenes de honor (donde hay crimen no hay honor). Porque siempre se habla de las víctimas, pero no de los agresores. Pero, ¿acaso algunos agresores no son víctimas, a su vez, de la sociedad, de la tradición, de sus propias creencias, de un círculo vicioso del que es difícil encontrar la salida? Los papeles de víctima y agresor demasiadas veces resultan ser dos caras de una misma moneda.

Detrás de cada persona hay una historia que merece ser escuchada. Para entender la complejidad que rodea a los “crímenes de honor” es necesario darle voz a todas las partes involucradas en los mismos y ponerlas en contexto. Así que empecé al leer el libro con la esperanza de conocer a esos hombres que se mueven por honor en vez de amor. Con la esperanza de que alguien les humanizara. Con la esperanza de comprender, que no justificar.

Pero Ayse Onal tiene demasiados factores en su contra para poder escribir un libro sobre el tema. Es mujer. Y turca. Y su condición de mujer turca que entrevista a hombres turcos que han matado a mujeres turcas “por honor” no la deja distanciarse de los sentimientos que este tipo de crímenes genera. Por lo que se pasa todo el libro debatiéndose entre centrarse en la historia de los asesinos o de las asesinadas. Y al final sólo quedan unas pinceladas de brocha gorda de la presión social a la que están sometidos y un intento fallido de contar la historia de esos hombres que mataron.

Así que la declaro culpable de haberle dado a su libro un título completamente engañoso. Pero nada más.

Anuncios

30 pensamientos en “Crímenes de honor: historias de hombres que mataron

  1. Elevalunas

    Pues vaya, parece que últimamente tus lecturas están resultando un poco frustrantes, Es una pena, porque estos temas precisamente requieren voces que estén a la altura. Un abrazo, Adwoa.

    Responder
    1. Adwoa Autor de la entrada

      Me estoy empezando a plantear mi gusto literario porque si aun me quedan unos cuantos libros por poner verde… ya veremos si encuentro tiempo y ganas para hacerlo.
      Pero si, este libro me creo unas expectativas que no cumplió así que fue un poco decepcionante.
      Un fuerte abrazo, mi querido Elevalunas

      Responder
    1. Adwoa Autor de la entrada

      Depende de que lo esperes del libro. Si esperas historias horribles de mujeres asesinadas, no. Si esperas un poco mas de analisis y, sobre todo, que el titulo haga justicia al libro, entonces si.
      Un beso

      Responder
  2. Miguel

    Es el segundo libro que no me recomiendas, lo cual es muy de agradecer. Con tanto libro editado, algún filtro hay que poner y éste es tn válido como cotro. Así que de nuevo te agradezco el detalle.
    Un abrazo abriga-corazones. 😀

    Responder
    1. Adwoa Autor de la entrada

      Tengo mas libros para no recomendar. Ya he dicho en otro dicho que estoy de mala racha. Asi que igual me animo con los otros tambien y sigo poniendo verde la personal. Para desahogarme mas que nada 🙂
      Un abrazo cruje-huesitos

      Responder
  3. paulafigols

    Comparto las expectativas con las que te acercaste al libro. Cuando leo noticias sobre mujeres asesinadas por sus parejas o ex parejas, siempre le doy vueltas a este tema. Apenas se cuenta nada del agresor. Mientras que ellas, muchas veces, se reducen a un cliché. No leeré el libro (siguiendo tus recomendaciones) pero me gusta que nos hagas pensar sobre ello.

    Responder
    1. Adwoa Autor de la entrada

      El problema es que estos crimenes son muy emocionales porque estas mujeres mueren en circunstancias horribles, muchas veces victimas de las mas retorcidas ideas; por lo que es mas facil presentar esa historia morbosa que detenerse a hacer un analisis e ir un poquito mas alla. Este libro es otra narracion mas de asesinatos morbosos. Se cuenta la historia de las asesinadas con pelos y seniales, pero se olvida que el libro iba de los asesinos, del por que, del contexto, de las tradiciones…
      Un abrazo

      Responder
    1. Adwoa Autor de la entrada

      Mira, lleva anios en mi lista y me habia olvidado de el asi que me lo re-apunto para leerlo. Mil gracias!

      Responder
  4. Angela

    Gracias por la reseña, el título es inquietante. Me parece, de verdad, muy difícil el trabajo de acercarse a la historia desde ese ángulo…¿cómo ser capaz de ser objetiva y sin juzgar? Creo que hay muy poca gente que sea capaz de hacerlo…
    Un abrazo!

    Responder
    1. Adwoa Autor de la entrada

      Estoy de acuerdo, pero Ayse Onal es periodista asi que la objetividad deberia ser parte de su trabajo. Sin embargo, teniendo en cuenta que la objetividad no existe, yo esperaba al menos un analisis equilibrado del tema. Es lo minimo que un libro de investigacion deberia cumplir 😉
      Un fuerte abrazo

      Responder
  5. asquerosamentesano

    Siguiendo con las recomendaciones, yo te sugeriría la novela “Asquerosamente sano”. El único problema es que todavía no está publicada…
    Pero para hacer boca puedes leer el último relato de su autor. Se titula “25 centímetros” y ¿de qué puede ir un relato con un título tan sutil?
    Un abrazo.

    Responder
    1. Adwoa Autor de la entrada

      Lleva apuntada mucho tiempo; esperando a que sea publicada 😉
      Lo de 25 cm me ha dado un poco de miedo asi que voy a esperar a que se me pase el susto antes de pasarme por tu blog. Con ese titulo solo puede tratarse de una historia de terror 😛
      Un abrazo cruje-huesitos

      Responder
  6. Dessjuest

    Querida, hay tanto por denunciar al respecto, subiendo un nivel de lo fácil, de llevarnos las manos a la cabeza al ver la enésima noticia.. pero hace falta mucha valentía, no es sencillo, quizá la culpa la tenga las espectativas, pero lo dicho, algún día empezará la cosa y no parará, entonces tendrás novelas y libros de sobra para quitarte el mal gusto.

    Besos.

    Responder
    1. Adwoa Autor de la entrada

      Libros sobre el tema hay unos cuantos; pero cuando el autor es un periodista las expectativas crecen y se exige un poquito mas del que escribe. Personalmente creo que para erradicar un problema primero hay que entenderlo; pero la gente se empenia e ir al morbo facil. Que es lo que vende.
      Mil besos, guapeton

      Responder
      1. Dessjuest

        Y ese mismo argumento es válido para todo, pero curiosamente para otras cosas si se admite, primero diagnosticas el mal bien y luego lo tratas, en medicina por ejemplo.

        Pero, el problema es que si diagnosticas un cáncer no suele ir la cosa a mayores, más allá de afrontar una reacción adversa, diagnosticar esto que hablas.. es otro tema.

        Responder
        1. Adwoa Autor de la entrada

          Personalmente creo que si se entendiera mejor la cultura que rodea a estos crimenes seria mas facil trabajar en las mentalidades de la gente para que poco a poco fueran cambiando… pero es verdad que a veces peco de ilusa…

          Responder
          1. Dessjuest

            ¿Te acuerdas de la entrada esa del vividor y sus asesinos?, al fin y al cabo es lo mismo, siempre habrá quien esté interesado en mantener esas caducas tradiciones, esas asquerosas interpretaciones de libros religiosos, la incultura del pueblo, para manejarlos a su antojo.

            En fin, con el tiempo.

            Responder
  7. Francesca

    Moverse por amor y no por honor…me ha gustado mucho esa frase y…jamás matar! Aunque comparto contigo esta necesidad por entenderlo. También me interesan los asesinos, me encantaría poder diseccionar su mente emotiva, sabe por qué…

    Responder
    1. Adwoa Autor de la entrada

      Es que a mi sigue sin entrarme en la cabeza como el amor por una hija o una hermana puede verse eclipsado por eso tan abstracto que llaman honor; que al final no deja de ser orgullo.
      Un fuerte abrazo

      Responder
  8. libelia

    Ser “periodista” no es sinónimo ni de tener una pluma bella, ni de objetividad, no hay más que asomarse a cualquier mass media para darse cuenta de ello. Es cierto que es difícil ser objetivo con los parámetros que nos dices cumple la escritora (turca, mujer y en una sociedad como la suya), pero eso no debería haberle impedido acercarse -aunque fuese de una manera crítica- al estudio de las causas que originan esos crímenes de honor. Tienes razón en que para ponerle remedio a un mal, primero hay que saber qué lo origina. En fin……que como soy muy morbosa quizá me lea ese libro si algún día cae en mis manos….jajajajaja…..y que, como siempre, tu entrada me ha parecido genial.

    Abrazo súper fuerte con un ancla en cada mano para que no se nos lleven estos vientos huracanados que tenemos por aquí.

    Responder
    1. Adwoa Autor de la entrada

      Llevas razon, no es sinonimo, pero deberia serlo. Lo malo es que la mayoria de las veces no lo es. Y entonces yo me enciendo jaja. No por nada, porque ya sabemos todos que la objetividad no existe, sino porque los hay que ni siquiera lo intentan.
      El libro lo tengo en ingles. Si lo quieres, te lo mando. Voy a Espanyia la semana que viene y te lo puedo enviar donde tu me digas. Pero avisa antes del martes que el miercoles tengo el avion y, si tu no lo quieres, lo dejare aqui en Aman.
      Ya me dices. La oferta va en serio.
      Muchos muxus, amiga.

      Responder
      1. Libelia

        Eres cielo cielote de los grandes!!!!! Pena que no tengo ni idea de inglés…..sí….lo siento….pecado mortal…..pero millones de gracias por la intención. Vendrás para muchos días? Abrazo crujehuesitos!!!!!

        Responder
  9. dotdos

    Lo mismo la autora escudriñando en sus mentes percibió que no eran tan distintas de la suya, de las nuestras… y el miedo puso la distancia…
    Un abrazo.

    Responder
  10. Territorio sin dueño

    No sé, igual me voy del tema, pero entonces según ese planteamiento ¿nadie es responsable de sus actos? ¿siempre hay algún factor al que echarle la culpa de nuestras acciones? Creo que tienes razón en que hay que tratar de comprender los porqués, el entorno, la educación, pero después de eso, está el hecho en sí, y una víctima que ya no podrá nunca defenderse ni justificar nada.
    Besos

    Responder
    1. Adwoa Autor de la entrada

      Ah, en esta frase de mi entrada te doy la razón: “Con la esperanza de comprender, que no justificar.” Para mi comprensión y justificación son dos cosas diferentes; y la una no lleva necesariamente a la otra. El hecho de querer comprender algo no me lleva a aceptarlo. Pero es una necesidad que he tenido siempre: el intentar entender las cosas desde todos los puntos de vista para poder crearme mi propia opinión.
      Un fuerte abrazo

      Responder
      1. Dessjuest

        Es que no es lo mismo, haces bien en diferenciar, la historia está llena de actos injustificables pero que tenían un motivo bien comprensible.

        Responder

Opinar es gratis (precio mínimo garantizado)

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s