Al gato y al ratón

Los ratones colorados avisaron a los ratones verdes de que habían visto un ejército de gatos daltónicos de camino al poblado. Venían armados hasta los bigotes y con cara de pocos amigos.

Los ratones verdes y los ratones colorados corrieron a buscar amparo bajo el mismo techo. Las ratonas abrazaban a sus ratoncitos mientras rogaban al dios de los ratones blancos que los gatos daltónicos respetaran suelo sagrado.

Pero a los gatos daltónicos les habían contado que en la guerra todo vale. Así que entraron en la morada del Señor y ordenaron a los ratones colorados  que dieran un paso al frente.

Los ratones verdes y los ratones colorados se miraron unos a otros. Atemorizados. Los años de convivencia pacífica les mostraron hermanos, tíos y vecinos. No colores.

Como ningún ratón se movió de su sitio, los gatos daltónicos no tuvieron más remedio que matar a todos y cada uno los ratones, verdes y colorados, para poder así cumplir la misión que les había sido encomendada.

Iglesia de Goundi, Chad

Iglesia de Goundi, Chad

Anuncios

27 pensamientos en “Al gato y al ratón

    1. Adwoa Autor de la entrada

      Gracias, por la visita y el comentario. Me alegro de que te haya gustado.
      Le he dado a tu nombre para darme un paseo por tu blog pero dice que no existes. Te apetece compartir la dirección con nosotros para que podamos ir a visitarte?

      Responder
  1. mamuchi

    que relato mas bonito y mas triste a la vez .malditos los que mandan,
    para hacer la guerra millones de muakas TQMMMM

    Responder
    1. Adwoa Autor de la entrada

      Si, mami, malditos los que se mueven por intereses personales a costa de la vida de los demás.
      Te quiero miles

      Responder
  2. Nergal

    El cuento estremecedor. Pero yendo más allá, en ocasiones los ratones se trasforman en nuevos gatos.
    No sé, pero me que estos gatos del cuento hace tiempo fueron ratones antes que gatos.
    Besos

    Responder
    1. Adwoa Autor de la entrada

      Has dado en el clavo. Efectivamente, los gatos no son mas que ratones disfrazados de gatos…
      Un fuerte abrazo

      Responder
  3. Carlos Efron Mur

    me gustaría impedir que se nombraran más guerras e ir a casa y hacer el amor, pero todo eso me parece una utopía, sin tamaño, ni forma, solo una utopía que me hace sentir cada vez más enfermo….

    Responder
    1. Adwoa Autor de la entrada

      Oda Rota

      Todo lo que se pesa, todo lo que se compra,
      todo lo que se mide y que se cuenta
      lo habéis defendido como perros
      y todo se ha salvado… ¡todo! …
      Pero habéis asesinado los sueños,
      ¿oísteis?
      ¡HABÉIS ASESINADO LOS SUEÑOS!

      León Felipe (1884 – 1968)

      Responder
    1. Adwoa Autor de la entrada

      Siento haberte “engañado”. Nada mas lejos de mi intencion.
      La vida real a veces me da miedo…
      Muchos besos, Francesca

      Responder
  4. Miguel

    Cómo dice Nergal: suele pasar que los gatos fueran antes ratones.
    Y también pasa, que en realidad no son daltónicos. Lo que ocurre, es que les importa un huevo el color de los ratones.
    Un abrazo abriga-corazones.

    Responder
    1. Adwoa Autor de la entrada

      Yo creo que los gatos no dejaron nunca de ser ratones. Lo que pasa es que sufren del complejo argentino. Ya sabes, un gato que se mira a un espejo y se ve como un leon. Y ya se creen el rey de la selva…
      Un abrazo cruje-huesitos

      Responder
    1. Adwoa Autor de la entrada

      Para mi también… y me has dado una idea para enfocar la historia de otra manera… igual me animo a reescribirla, aunque no la publique.
      Un abrazo

      Responder
  5. Dessjuest

    Bonita historia, triste, pero bonita, por ser comprensible, por ser real, pero me da que en la vida no hay ratones y gatos, que al fin y al cabo tienen la disculpa de su instinto, que es el que les hace sobrevivir, sino seres humanos que cambian su rol constantemente, nadie pone la otra mejilla, se usa más el ojo por ojo.

    Y al final todos tuertos, demasiado odio, demasiado pretender dictar como debe vivir la gente en vez de dejar a cada uno hacer lo que le venga en gana.

    Besos reina.

    Responder
    1. Adwoa Autor de la entrada

      En realidad en esta historia los ratones no son ratones ni los gatos gatos. Pretende ser una fabula donde se ilustra lo absurdo de la guerra. Y si, los roles se invierten constantemente; en la guerra y en la no tan guerra.
      Demasiada gente avariciosa en el poder.
      Un abrazo cruje-huesitos.

      Responder
  6. Madhu

    They could be a lot of others as well. Genocide in some form or other is endemic all over the world. Man refuses to learn from history….at least some men.

    Responder

Opinar es gratis (precio mínimo garantizado)

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s