Las uvas

– ¿Y las uvas?  – me preguntaste. ¿Este año no nos comemos las uvas o qué?

Me dieron ganas de llorar. No había pensado en las uvas. Ni se me había ocurrido que quisieras comértelas. Te habías pasado toda la tarde somnoliento mientras yo alternaba la mirada entre la puerta de la habitación, tu respiración sosegada y la tele, donde ahora estaban dando uno de esos programas de fin de año horteras que no soporto. Justo en el momento en que formulaste tu pregunta los presentadores empezaron a dar las instrucciones. “Que nadie se equivoque en los cuartos” – advirtieron. Se acercaba el momento, y yo no había pensado en las malditas uvas.

– ¡Pues claro! – te contesté con una sonrisa forzada.

Las uvas. ¡Pues claro! Repetí enfadada para mis adentros. ¿Por qué íbamos a saltárnoslas este año? Ya que no estábamos celebrando la Nochevieja, por lo menos que nos comamos las uvas. A ti estas cosas te den igual, so rancia, pero a los demás les hace ilusión.

Me marché pidiendo para mis adentros que por favor les hubieran sobrado uvas de todas las que habían repartido hacía un rato. Todavía no podía creerme que hubiera estado tan baja de reflejos como para no pedirlas antes. Era como si tu dolor me hubiese anestesiado el cerebro.

Regresé a tu cuarto con el tiempo justo para levantarte la cama y erguirte. Me miraste a los ojos y te dediqué una media sonrisa. Había conseguido algunas uvas. La enfermera me las había dado con un “anda queee” cariñoso. Empezaron los cuartos. Esperamos en silencio. Sonó la primera campanada y nos metimos la primera uva en la boca. Sonó la segunda y ya no alcancé a oír el resto. Estaba demasiado concentrada en deshacerme del nudo que tenía en la garganta.

Nos felicitamos el año nuevo. Nos abrazamos. Nos besamos. A falta de champán, me bebí mis lágrimas. No quería que las vieras. Se te veía feliz. ¿Por qué no iba a estarlo yo también? Me preguntaste cuántas me había comido. Creo que te mentí. Nos acabamos las que no sobraron mientras el 2002 se desperezaba. Y ésas fueron las últimas uvas que te comiste.

reloj

¡Por un 2013 lleno de ilusión!

Anuncios

51 pensamientos en “Las uvas

  1. Una cabeza sembrada

    ¡Vaya! Has conseguido arrancarme las primeras lágrimas del día. No sé si serán las últimas de estas largas y tétricas jornadas. Yo también pido ilusión, mucha ilusión para el 2013, que falta nos hace. Un abrazo enorme que haga temblar todos los relojes del mundo y les haga perder la sincronía durante varios segundos. Mua!

    Responder
    1. Adwoa Autor de la entrada

      Jo, cuánto siento que mi entrada llegara en un mal día para ti! Espero que esas lágrimas fueran las primeras y las últimas de la jornada.
      Gracias por ese abrazo que detuvo el tiempo durante un minuto precioso donde me diste un montón de calor en un día frío.
      Que el 2013 nos traiga lágrimas, muchas lágrimas, pero de felicidad!
      Besicos enormes y un abrazo corta-respiración.

      Responder
  2. asquerosamentesano

    Una vez más, tu manera de contar esa historia que llevas dentro me ha llegado al corazón. Aunque suene cursi tal como lo he dicho. Qué más da, es la pura verdad.
    Un abrazo cruje-huesitos, Adwoa. De los que transmiten calor.

    Responder
    1. Adwoa Autor de la entrada

      De corazón a corazón, con mucho cariño.
      Gracias por otro maravilloso abrazo que hizo brillar el sol en un frío día de invierno.
      Otro abrazo cruje-huesitos para ti y los mejores deseos para este año que acaba de empezar!
      Y que nos sigamos leyendo por mucho tiempo…

      Responder
    1. Adwoa Autor de la entrada

      Espero que no se te atragantaran las uvas por mi culpa y que despidieras el año con una sonrisa y tres carcajadas.
      Feliz 2013!

      Responder
        1. Josep

          Demasiados momentos tristes para no dejar escapar una sonrisa, demasiado corta la existencia como para pararte a pensar… demasiado todo, pero debemos seguir adelante…

          Responder
        2. Adwoa Autor de la entrada

          Ah, es que yo no entiendo de barcos jaja…
          Estoy contigo. La sonrisa, siempre puesta. Que se fastidie la vida!

          Responder
  3. Nergal

    Adwoa con tus historias siempre cosigues sacar de mi ese lado sensiblero que tengo tan en el fondo, lagrimas no te digo porque se me acabarón.
    Otra cosa te digo, si te olvidases de las uvas no te preocupes para eso estén los polvorones, ya se que no es lo mismo pero la aventuta de no añurgarse con ellos ni lo paga ni la mastercard.
    Pásalo bien esta noche. Feliz Año Nuevo salá
    Besos

    Responder
    1. Adwoa Autor de la entrada

      Tú lo que quieres es que me ahogue con el polvillo de los susodichos. Y encima me utilizas palabrejos raros para despistar.
      A mí no me engañas. Eres un romántico. Aunque a veces te pongas borde en tu blog.
      Feliz 2013 libre de uvas y polvorones (que no polvos ;))

      Responder
      1. Nergal

        Cachis!!! me has pillado. Y a veces soy como el bimbo, fresco y tierno, pero no se lo digas a nadie
        Los polvos nunca faltan están por todas partes. Se repiran en el ambiente 😉
        Palabras raras :”aventuta de no añurgarse ” queria decir “aventura de no añurgarse”
        Te cambio un “añurgarse” (atrangartarse) por un “picoesquina”, por ejmeplo
        Feliz 2013

        Responder
  4. Angela

    Un abrazo en el corazón, ese que despierta al mio siempre que te leo…que persona maravillosa eres…¡estoy segura! ¡Que seduzcas un año más a la vida y nos sigas enseñando cómo la ves…! ¡es tan valioso!

    Responder
    1. Adwoa Autor de la entrada

      Mil gracias, Angela. ¡Que seduzcas un año más a la vida tú también y nos sigas deleitando con tus maravillosas entradas. Frescas y originales.
      Un fuerte abrazo directo al corazón.

      Responder
  5. Territorio sin dueño

    Que no me pongas más nudos en la garganta tú a mí, que te las apañas sola para eso.
    Feliz Año Adwoa, a poco que sea un poquito mejor que éste, será magnífico, que partimos de muy abajo y con pocas expectativas.
    Muchos besos, y no olvides las uvas, aunque sólo sea por los demás.

    Responder
    1. Adwoa Autor de la entrada

      Chorry… es para meterte presión, que no creas que se me olvida que me prometiste (esto es muy africano jaja) una entrada sobre ya sabes tú quién 😉
      Espero que el 2013 te traiga un trabajo, mucha felicidad y te dome un poco a la seta para que no te dé muchos quebraderos de cabeza.
      Un abrazo, dos besos y tres sonrisas.

      Responder
    1. Adwoa Autor de la entrada

      Ilusión siempre tengo… aunque a veces se me olvide 😉
      Feliz 2013 y demás bla, bla, bla.
      Un abrazo de los que tú ya sabes.

      Responder
  6. libelia

    Has puesto la nota sensible al día, pero también el recuerdo de los que ya no están. Gracias por traernoslos antes de que las campanadas empiecen a sonar, con un relato que sólo tú eres capaz de escribir. No dejes de tomarlas, cada una con un recuerdo de alguien que nos dejó acompañado de un nuevo deseo. Tristeza e ilusión a partes iguales para una noche que no es más que el reflejo de la propia vida.

    Que el nuevo año te traiga aquello que desees, que desees muchísimo el nuevo año (viene siendo una muy buena señal), y que sigas compartiendo con nosotros tanta sensibilidad. Un abrazo de me alegro de haberte encontrado y ojalá el destino permita que nos demos un abrazo de verdad algún día, Amiga!!

    Responder
    1. Adwoa Autor de la entrada

      Supongo que cuando se está lejos es fácil acordarse de los que ya no están, por lo que es inevitable recordar a los que ya se fueron y dejaron una huella en nuestros corazones. Estuve dudando si publicar esta entrada o no por razones obvias. No quería aguarle la fiesta a nadie pero a la misma vez quería compartir ese sentimiento de medio culpa que se me quedó aquel día, en el hospital, cuando casi dejo a mi abuelo sin sus últimas uvas. No por las uvas en sí, sino por la ilusión que llega con cada nuevo año. Es una pena que ante las adversidades se nos quiten las ganas de fiesta, cuando es en esos momentos cuando más las necesitamos.

      Yo no le pido nada al 2013 para mí. Hace tiempo que aprendí que la vida, cuando se vive sin expectativas, se vive mejor. Todo llega por sorpresa, es bienvenido y te sientes agradecida por los pequeños regalos del día a día. Le pido por los demás, los que perdieron el negocio y luchan por levantar/empezar uno. Los que perdieron el trabajo y están buscando uno. Los que se han quedado sin casa. Los que están a punto de perderla. Le pido por los que no tienen la suerte que tengo yo, de poder pagar mis facturas a fin de mes.

      Yo estoy segura de que algún día nos abrazaremos de verdad. Quién sabe, igual está escrito en el 2013! Mientras tanto, te mando un par de abrazos cibernéticos y muchos muxus, amiga.

      PD. Con tanta gente por la blogosfera, qué suerte la mía por haberte encontrado!

      Responder
    1. Adwoa Autor de la entrada

      No te quedes con lo triste. Quédate con la ilusión de las pequeñas cosas a pesar de las adversidades 😉
      Feliz 2013!

      Responder
    1. Adwoa Autor de la entrada

      Gracias, Carlos. Tu blog tambien fue un descubrimiento para mi. Espero que en el 2013 se consoliden tus exitos y que te traiga todo lo que tu quieras… y mas 🙂
      Otro abrazo y mas sonrisas

      Responder
  7. yolejos

    Ya casi iba a cerrar la compu para irme a celebrar el fin de año con mi familia, cuando vi tu post en mi facebook y por supuesto vine corriendo, y por supuesto que no me arrepiento de demorar la salida, porque cada visita a tu blog me remueve, ya no se como decirte que nunca vi a nadie escribir tan bello cosas tan tristes y provocar en los demás, por supuesto que no lo mismo que sentiste, pero casi igual, al menos yo me identifico y hago mio el sentimiento. Te admiro por eso. Te deseo lo mejor para este 2013, aspiro algún día conocernos.

    Responder
    1. Adwoa Autor de la entrada

      Gracias por tu bello comentario, amiga. Se agradece aún más viniendo de alguien que sabe ponerle voz a los sentimientos más puros. De verdad, mil gracias.
      Yo también hago míos tus sentimientos cuando leo tus entradas, aunque no lo sean. Sólo porque me gustan. Porque yo también quisiera tener esa capacidad de amar sin límites que tú tienes. Valiente. Arriesgada.
      Que el 2013 te traiga esa paz emocional que tanto te mereces. Febrero está a la vuelta de la esquina! Y sí, yo también espero que algún día la vida nos ponga en el mismo camino.
      Mil besos y un abrazo.

      Responder
    1. Adwoa Autor de la entrada

      Otro abrazo, compañero. Qué bueno tenerte de vuelta (no aquí, que también, sino en tu blog).
      Un fuerte abrazo y mis mejores deseos para el año que acabamos de estrenar!

      Responder
    1. Adwoa Autor de la entrada

      Gracias a ti por leerme.
      Te deseo lo mejor para el 2013, incluyendo tiempo para que puedas seguir deleitándonos con tus historias 🙂
      Un abrazo cruje-huesitos

      Responder
    1. Adwoa Autor de la entrada

      Y yo siento haberte hecho llorar… Sé que es un texto triste. Lo escribí con el corazón encogido. Pero también quería mandar un mensaje de ilusión. Un recordatorio de no perderla a pesar de las circunstancias y disfrutar de las pequeñas cosas en cada momento, a pesar de los pesares.
      Llegó otro año que no recibí con uvas. Es lo que tiene estar lejos, que altera los horarios y tradiciones de uno.
      Uvas o pasas. Poco importa. Yo un año comí aceitunas. Lo importante es seguir teniendo ilusión. Estoy segura que no serán las últimas. Ni para ti ni para mí. Todavía no.
      Feliz 2013!
      PD. Y que todo el mundo se apunte tu nueva dirección!

      Responder
    1. Adwoa Autor de la entrada

      Es que ya has decidido mirarme con buenos ojos, sinvergüenza. Y yo que te lo agradezco.
      Gracias por los buenos deseos. Yo también espero que te vaya muy bien en el 2013, aunque seas un poco diablo 😉
      Un fuerte abrazo recién estrenado

      Responder
  8. Toro Salvaje

    Lo leí el otro día y me trajo recuerdos tristes.
    En fin…
    Todo tiene su ciclo. Nosotros también.
    Llevo mal estos días por mil motivos, la mayoría sentimentales.
    Bueno, ya sólo queda superar Reyes y estaremos delante de otro año terrible con cara de tontos mientras nos vas sumiendo en la pobreza.

    Ojalá me equivoque.

    Besos.

    Responder
    1. Adwoa Autor de la entrada

      Ojalá te equivoques. Ojalá que sí.
      Cuando las cosas no van como nos gustarían yo siempre digo que al final todo saldrá bien, aunque hasta entonces la vida sea una mierda. A veces no tenemos más remedio que pasar por baches para hacernos más fuertes. Siento que tú estés pasando por uno de ellos.
      Te mando mucho ánimo. Espero que tu ciclo se cierre pronto para que empieces uno mejor cuanto antes.
      Muchos besos y un abrazo

      Responder
  9. Pingback: la vida y la muerte (XV): la última noche del último año | Fragments de vida

  10. blocdejavier

    El primer impulso al leerlo fue buscarle imagen y publicarlo pero ya tenía programada la entrada de Chaplin en la cabaña de “La quimera del oro” esperando a su amada con la mesa llena de ricos manjares. Obviamente una espera de 365 días era totalmente inaceptable. Enhorabuena por mantener un tono pulcramente sentimental sin ser melodramática.
    http://fragmentsdevida.wordpress.com/2013/04/20/la-vida-y-la-muerte-xv-la-ultima-noche-del-ultimo-ano/

    Responder
    1. Adwoa Autor de la entrada

      Gracias, Javier. Como la gran mayoria de lo que escribo, esta basado en un hecho real. En este caso, tambien es una experiencia personal.
      Un abrazo

      Responder

Opinar es gratis (precio mínimo garantizado)

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s