Si la puerta de mi casa hablara…

… os invitaría a entrar.

Me encontré con este libro por casualidad, en una estantería olvidada de nuestra oficina del Líbano. Es una iniciativa de la ONG Premier Urgence. Recoge 12 textos poéticos escritos por niños palestinos del campo de refugiados Ain El Helwé, al sur del país. Lo escribieron durante talleres de escritura, supongo que organizados con motivo de arte-terapias.

Todos los textos me dieron un pellizco al corazón pero, con éste, el pellizco fue más intenso:

“Mi padre tomó esta foto a finales de julio de 2006 después del último ataque israelí.
Esta es la foto de la casa donde yo vivía con mi familia.
Esta es la foto de la casa donde yo jugaba con mis amigos.
Esta es la foto de la casa donde viví durante mi infancia.
En esta casa están mi habitación, mis cosas, mis juguetes y mis fotos.
En esta casa estaban mi habitación, mis cosas, mis juguetes y mis fotos.”

Esta es la foto que acompañaba el texto:

Hace un rato los medios de comunicación estimaban que habían muerto 225 niños palestinos en los ataques israelíes a Gaza de los últimos días, sumados a otros centenares que pierden la vida en otros puntos del planeta.

Con esta entrada sólo quiero recordar a los millones de niños en todo el mundo cuyas vidas se han visto truncadas por culpa de la guerra. A los que han muerto. A los que han sido heridos y/o sufren una minusvalía como consecuencia. A los que se han quedado sin hogar. A los que se han quedado huérfanos o han sido separados de sus familias. A los que siguen traumatizados. A los que han sido violados. O enrolados en el ejército. A los que no pueden ir a la escuela. A los que tienen pesadillas. A los que han perdido la sonrisa.

Día Internacional de la Infancia

– Papá, ¿cómo pueden soldados que se matan unos a otros resolver los problemas del mundo?


– Creo que los mayores actúan como si supieran lo que hacen.

Anuncios

27 pensamientos en “Si la puerta de mi casa hablara…

  1. Territorio sin dueño

    Estos días con el recrudecimiento de nuevo de los ataques israelies, me estaba acordando de ti, fíjate, en realidad estaba esperando alguna entrada que tocase el tema, yo no me atrevo con esta cuestión, no la conozco demasiado desde el punto de vista político, y aunque tengo una postura muy clara, tiene más que ver con sentimientos que con argumentos razonados.
    Lo has hilado además perfectamente con el Dia de la infancia y no queda más que sumarse a tu pequeño homenaje y recordatorio.
    Muchos besos, por una infancia feliz y libre de amenazas, que nos garantizará además adultos equilibrados sin deseos de violencia, lo que hagamos con la infancia marcará nuestro futuro.

    Responder
    1. Adwoa Autor de la entrada

      Pues eso me pasa a mí, que no me atrevo a meterme con el tema en condiciones porque no entiendo de política y los sentimientos me pueden, así que prefiero dejarlo en entradas como ésta, donde no me llego a pringar (ya sé, vergüenza debería darme…)
      Poquito a poco, y con tiempo, iré sacando historias de niños que me han partido el corazón y las compartiré con vosotros. Me aseguraré de que la intercalo con otras menos duras, porque como me ponga con temas de guerras, empiezo y no acabo…
      Un fuerte abrazo

      Responder
  2. paulafigols

    Tu texto me ha dado un pellizco bien fuerte…
    “En esta casa estaban mi habitación, mis cosas, mis juguetes y mis fotos”
    Para que no nos olvidemos ni cerremos los ojos.
    Gracias por contárnoslo.

    Responder
    1. Adwoa Autor de la entrada

      Sabes, Paula? Esa es precisamente la frase que se me clavó en el alma. Ese antes y después. Ese quiero y no puedo… Y la casa en ruinas acabaron de rematarlo.
      Un fuerte abrazo

      Responder
  3. mamuchi

    como cuentas las cosas hija se hace un nudo en el corazón jo que triste chiquilla.

    gracias por abrirnos los ojos a esta realidad tan bestial.
    abrazos de fiera muuuakas

    Responder
    1. Adwoa Autor de la entrada

      El mundo está lleno de historias desgarradoras. Todas diferentes. Ninguna más importante que las otras.
      Besos de tortuga, preciosa.

      Responder
  4. asquerosamentesano

    Difícil añadir algo a lo que has dicho. Uno se jacta de conocer las palabras y saber jugar con ellas, y en momentos así se da cuenta de que no sabe qué decir. A veces pienso que eres como una voz de la conciencia que muchos tenemos adormecida.
    Un abrazo.

    Responder
    1. Adwoa Autor de la entrada

      Al leer tu comentario me ha venido a la cabeza primero Pepito Grillo y luego el libro Cartas del diablo a su sobrino, de C.S. Lewis…. tras un segundo de reflexión creo que no quiero ser ni uno ni otro. Allá cada cual con su conciencia! 😉
      Un fuerte abrazo

      Responder
    1. Adwoa Autor de la entrada

      A mi también me entristece la situación, por eso busco las palabras, para sacudirme las tristeza de la piel…

      Responder
  5. Angela

    Con el corazón encogido, no sólo por lo que has contado sino porque hoy supe que un bebé se fue antes de tiempo. Sin embargo y a pesar de la tristeza que me inunda hoy, no dejo de maravillarme con la imaginación y la creatividad que nos acompañan cuando necesitamos dejar salir el dolor. No será la primera, ni la última, vez que inventamos puertas y ventanas dónde no las hay y en este caso han dejado que hablen por si solas. Gracias porque a pesar del dolor eso me recuerda que estoy viva.

    Responder
    1. Adwoa Autor de la entrada

      Te refieres a un bebé cercano? Si es así, lo siento…
      Me alegro de que te hayas quedado con lo positivo. No hay nada como sentirse viva a pesar de los pesares!
      Un fuerte abrazo, lejos del dolor…

      Responder
  6. Dessjuest

    Sólo hay algo que considero más asqueroso que el que mueran niños en un conficto armado, el que no se evite que mueran, y casi a su altura el que esas muertes se conviertan en propaganda, casi da la sensación, a mí me la da al menos, que esas víctimas inocentes son otra arma más en pos de un objetivo que a los niños se la trae floja, porque un niño quiere jugar, no entiende de más.

    Evidentemente sé que no estás de acuerdo conmigo, tampoco pretendo que estemos de acuerdo, simplemente dejo mi opinión, si yo le atizo a un tigre sé la respuesta que tendrá el tigre, evidentemente de hacerlo procuraré no hacerlo en presencia de mis hijas, ni mucho menos luego mostrarlas para demostrar lo malo que era el tigre, eso ya lo sabía de antemano, es un tigre, no un gatito.

    Besos querida.

    Responder
    1. Miguel

      Entiendo tu punto de vista y en la parte que insinuas de utiliación de los niños para un objetivo político me dan hasta ganas de vomitar. Pero cuando un tigre entra en un poblado, sea por propia iniciativa o por provocación, se sale a la caza del tigre y no se le afilan las uñas y los dientes para que sea más efectivo.
      Un abrazo, crack.

      Responder
      1. Adwoa Autor de la entrada

        Si, Dess, yo también entiendo lo que quieres decir y también me repugna que se utilicen niños para fines políticos o propaganda sensacionalista, incluida la de algunas ONGs que nos muestran a niños raquíticos con los ojos llenos de moscas para provocar pena y que se done dinero.
        En lo que no estoy de acuerdo es en lo del tigre. David se cargó a Goliat, no? Si luchas, puedes perder; pero si no luchas, ya has perdido.
        Besos de vaca y abrazos de oso a repartir, fieras.

        Responder
        1. Dessjuest

          Por supuesto, pero yo no voy a cazar un tigre con mis hijas al lado, porque es probable que acaben mal, a eso voy, y si lo hago luego no me lamento, porque se supone que debo ser muy consciente del riesgo.

          Besos.

          Responder
          1. Adwoa Autor de la entrada

            Ellos tampoco se van de caza con los ninios a cuestas. Es el tigre el que merodea por los sitios donde encuentra la presa facil, incluidas escuelas. No te confundas…
            Muchos besos

            Responder
            1. Dessjuest

              Bueno, no es cuestión de discutir, pero yo tengo bastante claro que les sale a cuenta mezclarse con la población civil y luego sacar las consecuencias por la tele.

              Besos.

              Responder
              1. Adwoa Autor de la entrada

                Puede que lleves razón. Después de todo, no sería la primera vez que se utilizan niños como escudos humanos 😦
                Un fuerte abrazo

                Responder
  7. Miguel

    “… En esta casa están mi habitación, mis cosas, mis juguetes y mis fotos.
    En esta casa estaban mi habitación, mis cosas, mis juguetes y mis fotos.”

    Dioses, fronteras, poder. ¡Malditos asesinos!

    Un abrazo acaricia-corazones.

    Responder
    1. Adwoa Autor de la entrada

      Precisamente esa parte fue la que mas me impacto a mi también…
      Mierda de civilización!
      Un abrazo cruje-huesitos

      Responder
  8. libelia

    No hay mucho que decir. A veces es mejor callar y dejar que sigan vibrando en el aire las palabras más certeras. Así que dejemos vibrando las palabras de ese niño y esa foto…un símbolo de muchas cosas. Muxu triste, mi querida amiga viajera!

    Responder
    1. Adwoa Autor de la entrada

      Muy triste, es verdad, pero más triste es que esté basado en la realidad 😦
      Siempre me maravilla la fuerza que pueden tener las palabras o los actos de un niño por simples o pequeños que sean…
      Un abrazo cruje-huesitos compañera

      Responder
  9. losviajesdesaida

    Puufff. Qué afortunados somos los que hemos tenido una infancia feliz y sin problemas y pobres niños que tienen que sufrir los horrores de la guerra …. se ponen los pelos de punta.
    Un abrazo Adwoa

    Responder
    1. Adwoa Autor de la entrada

      Sobre todo cuando uno mira las cifras y ve que son millones y millones de niños (y adultos) que se han visto afectados de una manera o de otra por la guerra…
      Un fuerte abrazo, Saida

      Responder
  10. Mar

    Este es el primer post que leo de este blog y tengo las lágrimas salpicando el teclado… Gracias por preocuparse y por compartir.
    Gracias por escribir.

    Responder
  11. Adwoa Autor de la entrada

    Gracias a ti por pasarte y dejar tu huella, Mar.
    Y enhorabuena por tu blog! Lo admiré en silencio el otro día…
    Un abrazo

    Responder

Opinar es gratis (precio mínimo garantizado)

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s