El pan de cada día

Tenía el alma en carne viva de dormir todas las noches encogida. Completamente anquilosada, abrió los ojos despacio. Dolorosamente despacio. Si se demoraba mucho más, se quedaría sin nada que llevarse a la boca. Hacía semanas que ya no se encontraba harina en el mercado y la cola que se formaba era cada vez más larga. A veces daba dos vueltas al vecindario. A veces, incluso más.

Vivía en un barrio tranquilo a pesar de que, en días nublados, podía respirarse el eco de las cenizas que las bombas levantaban a su paso. Caminaba sonámbula, fingiendo no sentir miedo, espantando los buenos recuerdos a manotazos. El ánimo le pesaba como si fuera de plomo y la esperanza le hacía daño en los oídos.

Llegó a la panadería con la media luna besándole la nuca. Se puso al final de la cola. Niños, ancianos, madres, padres, hermanos esperaban en silencio con el corazón gacho, acunados por la mujer del hijab verde que apretaba a su hija contra el pecho mientras le tarareaba una nana. Algunos se intercambiaban miradas por medias sonrisas.

De repente un trueno anunció la tormenta. Cientos de ojos se elevaron al cielo. El amanecer les escupió en la cara. Aquella mañana, el rocío tenía un regusto a metal. Una explosión de piernas pataleó en busca de cobijo. Los relámpagos se confundían con el grito desesperado de los hambrientos. Era una lluvia con dientes y uñas. Una lluvia con saña. Una lluvia caníbal.

Tres minutos más tarde, ella yacía en el suelo. El cuerpo anestesiado. La mirada fija en aullidos teñidos de rojo. Una lágrima se le clavó en la mejilla. Quiso secársela, pero no pudo. El granizo le había arrancado los brazos de cuajo. Con el último suspiro que le quedaba, dejó caer la cabeza a un lado y chilló hasta perder el conocimiento.

¿Quién dijo que todo está perdido?
yo vengo a ofrecer mi corazón,
tanta sangre que se llevó el río,
yo vengo a ofrecer mi corazón.

No será tan fácil, ya sé qué pasa,
no será tan simple como pensaba,
como abrir el pecho y sacar el alma,
una cuchillada del amor.

Luna de los pobres siempre abierta,
yo vengo a ofrecer mi corazón,
como un documento inalterable
yo vengo a ofrecer mi corazón.

Y uniré las puntas de un mismo lazo,
y me iré tranquilo, me iré despacio,
y te daré todo, y me darás algo,
algo que me alivie un poco más.

Cuando no haya nadie cerca o lejos,
yo vengo a ofrecer mi corazón.
cuando los satélites no alcancen,
yo vengo a ofrecer mi corazón.

Y hablo de países y de esperanzas,
hablo por la vida, hablo por la nada,
hablo de cambiar ésta, nuestra casa,
de cambiarla por cambiar, nomás.

¿Quién dijo que todo está perdido?
yo vengo a ofrecer mi corazón.

El Ejército gubernamental sirio bombardea panaderías en la provincia de Alepo
http://www.heraldo.es/noticias/internacional/2012/08/31/hrw_acusa_ejercito_sirio
_muerte_decenas_civiles_alepo_202185_306.html
http://www.hrw.org/news/2012/08/30/syria-government-attacking-bread-lines

Anuncios

44 pensamientos en “El pan de cada día

    1. Adwoa Autor de la entrada

      Gracias, Francesc.

      Desde que leí la noticia a finales de agosto sobre el ejercito gubernamental sirio bombardeando panaderías se me quedó una espinita que me tenía que quitar. Me entristeció mucho aquella noticia… Me pareció tan duro!

      Un petó molt fort i una forta abraçada

      Responder
  1. mamuchi

    por dios que relato mas triste,que pena de gente que tenga que estar viviendo esa guerra tan brutal . joo me a hecho saltar las lagrimas.y eso por que no puedo llorar.
    vaya trabajo que has elegido cariño,TE QUIERO muchísimo.tienes un corazón que no te cabe en el pecho.lo digo y lo diré siempre eres preciosa por fuero y aún mas por dentro.
    t.q.mmmmmmmmmmmmmmmmmm

    Responder
    1. Adwoa Autor de la entrada

      A mi también se me hizo un nudo en la garganta cuando la noticia del bombardeo a civiles que hacían cola para comprar pan llegó a mis manos. Me pareció de una crueldad absoluta 😦

      Tú sí que eres preciosa en todas las dimensiones 😉

      Te quiero infinitomillones. Requetemuuuuuac!

      Responder
  2. asquerosamentesano

    A pesar de la dureza de lo que transmites, hay mucho de poético en tu manera de contarlo, y así el dolor y la belleza se entremezclan dando como resultado un relato de gran valor. Mi enhorabuena.

    Responder
    1. Adwoa Autor de la entrada

      Muchas gracias, Jorge. Me alegro de que te haya gustado.
      Yo sólo quería mostrar el lado humano de la situación… que es lo que a mí me vino a la mente cuando leí la noticia.
      Un fuerte abrazo.

      Responder
  3. alterfines

    No se sabe qué es peor, si lo que hace esta gentuza, que se supone que son los malos, o lo que hacemos en Occidente: mirar para otro lado.

    Gracias por mirar hacia el lado correcto, y contárnoslo. Venía a decirte que cumplí mi promesa, pero no sé si es el momento; lo superficial debe dejar la prioridad a lo importante.

    Un abrazo (solidario)

    Responder
    1. Adwoa Autor de la entrada

      Yo no creo en la división de buenos y malos, y menos en los tiempos que corren, en los que todos juegan sucio y en la que los buenos pasan a ser malos, y viceversa, según la coyuntura política.

      Lo superficial es también una parte importante de mi vida, así que ahora me paso!

      Groinch, groinch 🙂

      Responder
  4. paulafigols

    Buf, no quería llegar al final del relato (qué triste y qué bien contado)… Menos mal que nos has regalado una canción que es un rayo de esperanza. Un abrazo

    Responder
    1. Adwoa Autor de la entrada

      Me alegro de que por lo menos haya habido una persona para la que ese grito de esperanza no ha pasado desapercibido.
      Gracias, Paula.
      Un fuerte abrazo

      Responder
  5. harryelsusio

    Luego hay gente que me dice que tenga esperanza en el ser humano… Si miles de años de historia me dan la razón, ¿cómo voy a tenerla?

    Precioso como está descrito, pero terrible…
    Un abrazo…

    Responder
    1. Adwoa Autor de la entrada

      Yo sigo creyendo en el ser humano, a pesar de todas las cosas horribles que llegan a mis oídos, porque allá donde voy, siempre me encuentro gente maravillosa y llena de humanidad… Y quiero pensar que esa misma gente contribuye a que vivamos en un mundo mejor. Por muy pequeño que sea el impacto de esa contribución. Por eso os regalé la canción de Mercedes Sosa, porque no todo esta perdido…

      Un fuerte abrazo

      Responder
    1. Adwoa Autor de la entrada

      Para variar (suspiro). Y luego por fin se decidirán a intervenir y empezarán con los daños colaterales. Como si lo estuviera viendo 😦

      Un abrazo

      Responder
  6. Territorio sin dueño

    Que angustia! es desolador, y vale la pena escribirlo así, personalizarlo hace que lo sintamos más y nos demos cuenta de que por muchas escenas desgarradoras que veamos que nos tienen ya casi anestesiados, cada vida que se pierde es un drama y una tragedia en sí misma, no importan los números, si son 3 ó 30.000, el dolor es por cada una de esas personas únicas que muere o es herida, o pierde a sus hijos, o padres, víctimas civiles que no tienen culpa de nada.
    Muchos besos, me quedo con el regusto amargo, y eso es bueno.

    Responder
    1. Adwoa Autor de la entrada

      Precisamente era ese lado humano el que yo quería mostrar. Como tu dices, es fácil olvidar que detrás de cada vida que se pierde hay una historia, unos hijos, un marido o una mujer, una madre o un padre. Otras vidas que se entrelazan a la de la victima y que ya nunca mas volverán a ser las mismas. A veces no nos damos cuenta de que los muertos que salen en el telediario son personas reales y no protagonistas de la ultima superproducción estadounidense.

      Las guerras siempre fueron horribles pero, desde que se ceban con los civiles, son aun peores.

      Un fuerte abrazo.

      Responder
    1. Adwoa Autor de la entrada

      Mira quien habla! Tu si que sabes como contar historia, so “cuentista”! 🙂

      Por cierto, me ha dicho cierta Reina Maga (que tu no conoces pero que es gran amiga mía) que te diga que se ha pasado por Y así la vida y que le ha gustado mucho. Entre tu y yo, te diré que esta maga, ademas de reina, es una pedazo de escritora 😉

      Un abrazo

      Responder
      1. MartinaPez

        O_o Dile a cierta Reina Maga que es un placer. Tanto, tan inmenso, como la acogida que he tenido en tu pequeño mundo y en tu fantástico blog. 🙂

        Responder
  7. Dessjuest

    Bueno, sobre el transfondo de la historia, pues sí, hablamos de galgos y podencos, como ya han dicho, yo en realidad tampoco tengo nada claro si en esa guerra hay buenos y malos, si es peor el remedio que la enfermedad.

    Pero da igual, porque al final cuenta lo que cuenta, la panadería, cuentan los civiles, ajenos a toda política, van a por pan, porque tienen hambre, eso es lo importante.

    El relato es asombroso, lleno de metáforas brillantes, crudo, muy crudo, pero también, como ya han dicho (ves lo original que soy) bastante poético, a mí me ha gustado mucho, nuevamente dice mucho de tí lo que cuentas y cómo lo cuentas.

    Por eso me pareces tan buena chica 🙂

    Responder
    1. Adwoa Autor de la entrada

      Como le acabo de decir a Alter mas arriba, lo de buenos y malos es circunstancial y relativo, dependiendo de los intereses políticos del momento. Ghadafi y Sadam empezaron a ser malos cuando EEUU decidió que ya no los necesitaba. Hasta entonces, poco o nada de las atrocidades que infligían a sus gentes se mostraba en los medios de comunicación convencionales. Lo mismo pasa con Israel. Hasta que se les acabe el colegueo con la primera potencial mundial.

      Hipocresía pura pero, como tu dices, lo que cuenta es la gente de a pie que se ve envuelta en un duelo de titanes y, que acaba pagando el pato, sin comérselo ni bebérselo. Porque en las guerras de hoy día no sólo mueren soldados.

      Me alegro de que te haya gustado. Se me clavó esa noticia hace un mes, cuando la leí, y tenía que sacármela.

      Respecto a lo de buena chica, no te dejes engañar por las apariencias 😉

      Besos babosos asquerosos, guapetón

      Responder
      1. Dessjuest

        Eran soportables pues eran freno a un mal mucho más temido en occidente, el integrismo, hasta que como dices dejó de interesar el freno y quien antes era un semidios pasó a ser el diablo.

        Es precisamente por eso por lo que creo que en Siria aun no han entrado, porque objetivamente hay los mismos argumentos que había en Libia para establecer una zona de exclusión aérea, por ejemplo, que es lo que decide una guerra hoy en día, creo que tienen muchas dudas acerca de si conviene, si les conviene a ellos vaya.

        Besos querida.

        Responder
  8. joaquinsarabia

    El monstruo de la guerra cuando despierta arrasa cruelmente las vidas de los inocentes, y el odio acumulado se multiplica haste el infinito, y los monstruos de la guerra y el odio no tienen límites, ni respetan nada, porque ni ellos pueden respetarse a si mismos.
    Un Fuerte Abrazo 😦 .

    Responder
    1. Adwoa Autor de la entrada

      Y, lo peor, es que ya no se respeta ni el derecho internacional y las guerras se han convertido en una batalla campal donde todo vale: matar civiles, prohibir el acceso a personal sanitario para curar a los heridos, bombardear hospitales, utilizar escuelas como cuarteles, restringir la ayuda humanitaria, torturar inocentes… Como tu dices, la crueldad humana no tiene limites.

      Un caluroso abrazo, paisano 🙂

      Responder
  9. mercedesmolinero

    La guerra todo lo arrasa, arrasa también los corazones inocentes que sufren este acoso a diario. Pobre gente, pobres todos nosotros, que no somos capaces de terminar con estas salvajadas.
    Un desgarrador relato, escrito de forma admirable.

    Responder
    1. Adwoa Autor de la entrada

      Hay algo mas horrible que la guerra? Vivir con el miedo de no saber donde estarás dentro de un minuto? Ver morir a los tuyos? Tener que huir de tu casa? Tener que hacer frente a la incertidumbre de no saber cuando se acabara todo?

      Como tu dices, pobres de todos nosotros, que podríamos ponerle fin a todo esto y no lo hacemos!

      Un fuerte abrazo, compañera, y gracias por tu comentario.

      Responder
    1. Adwoa Autor de la entrada

      Muchas gracias y no te preocupes por tu español! No offense taken haha. If anything the opposite is true. Good thing that you are at least trying 😉

      Mercedes Sosa was an Argentinian singer. She died in 2009. I encourage you to youtube her. You’ll fall in love with her voice… and maybe you can practice your Spanish at the same time?

      Thanks for stopping by and reblogging.

      Muchos besos 🙂

      Responder
      1. Dessjuest

        I also can speak in guiri, how you can see now 😀

        My level is very cojonudo and I can to darte leassons very very “más barato que en Carrefur”.

        My dear door not much open, I apreciate you la hostia bendita, very a lot of kisses.

        Responder
        1. Adwoa Autor de la entrada

          hahaha que me vas a espantar al personal, man! 😆

          Bad, requetebad, que no se te puede leave alone. Ya veras cuando te get you, little rascal. Te voy a dar tu merecideishion

          Mi querido mass leader, you crack me up. Para when tu post in guiri? Lo estoy looking forward! 😉

          I appreciate you un egg tambien. Una mountain of kisses haha

          Responder
            1. Adwoa Autor de la entrada

              En ese caso, esperare esa entrada con bated breath…
              La paciencia es amarga, pero sus frutos son sweet 🙂

              Responder
              1. Dessjuest

                Lo único el 19 de este mes mejor no te pases por mi blog, ni el 20 vamos, porque si no para cuando quiera llegar esa entrada en inglés ya has mandado asesinarme, lo digo porque el 19 va la entrada asquerosamente machista 😀

                Responder
                1. Adwoa Autor de la entrada

                  Aquí me tienes mordiendo el cuchillo, las pinturas de guerra, la cinta alrededor de la cabeza, cara de pocos amigos y sacando musculo. Tienes los días contados 😆

                  Responder
  10. losviajesdesaida

    Qué pena y que rabia que ocurran estas cosas en el mundo ! Siempre pienso : ¿Quienes se creen aquellos que deciden poner fin a la vida de unas determinadas personas? Ni entiendo eso, ni entiendo las armas, ni entiendo las guerras !!!

    Un abrazo compañera

    Responder

Opinar es gratis (precio mínimo garantizado)

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s