Te doy mis ojos

Sólo tengo ojos para ti, me dijo. Yo la miré incrédula. Ella, ofendida, se sacó un ojo con cada mano y, extendiendo los brazos, me los ofreció. Pero yo no te amo, le dije.

Peregrino sufí durante el Festival “Urs”
(c) The Guardian

Anuncios

40 pensamientos en “Te doy mis ojos

    1. Adwoa Autor de la entrada

      Creo que hay pocos dolores tan intensos como el de un amor no correspondido…
      Gracias por dejar tu huella.
      Un saludo

      Responder
  1. Alterfines

    Si hay que sacarse los ojos, se los saca uno; ahora bie, sacarlos ‘pa ná, es tontería 😉

    Tú también, cuando te pones, te pones, ¿eh? Anda que el tono del microrelato… 😉

    Un besote (de esta persona cuyo nombre contiene una A, como el tuyo), jjj

    Responder
    1. Adwoa Autor de la entrada

      Pues es lo que digo yo, que sacárselos sin haberse molestado primero en preguntar si valía la pena el esfuerzo… enfinx 🙂

      Responder
  2. Miguel

    Bueno, el problema no está en ser correspondido o no. En este caso, entiendo que el problema fue que no fue creída y ella demostró que hablaba en serio. Quizás sea más duro no ser creído que no ser amado.
    ¡Anda que hacerme pensar a estas alturas! Ya te vale.
    Venga va, un beso. Pero porque soy educado y sí, muy besucón.

    Responder
    1. Adwoa Autor de la entrada

      Pero si lo haces estupendamente! (lo de dar besos, no lo de pensar, se entiende) 😉
      Otro beso por educación

      Responder
    1. Adwoa Autor de la entrada

      A mí me gustaría tener esa “capacidad de demostración”… de luchar hasta el final.
      Gracias por tu huella, mi querida Mercedes.
      Un fuerte abrazo

      Responder
  3. asquerosamentesano

    Brillante juego verbal en el que partiendo de una metáfora literaria se llega a la hipérbole física gracias al escepticismo y al orgullo de los protagonistas, formando un todo tan sintético y concluyendo con un final tan perfecto, que uno siente admiración y envidia a partes iguales por quien lo escribió. Vamos, para quitarse el sombrero.

    Responder
    1. Adwoa Autor de la entrada

      Muchas gracias, Jorge, tú siempre acariciándome el ego con tus comentarios. Recuerda que los constructivos también se agradecen así que sé crítico conmigo cuando lo veas necesario 😉
      Un fuerte abrazo.

      Responder
      1. brujjilla

        Jajajaajajaja, pero ¿cómo no quieres que me ria? Igual es que no he captado bien el sentido. 😛

        Responder
  4. mamuchi

    precioso me gusta,pero es verdad que hay amores ciegos,ó por lo menos con gafas de pana requetemillones de besos y arrumacos tu muuuuuuuuuuuuuuuuu jijiji

    Responder
    1. Adwoa Autor de la entrada

      Pasa en las mejores familias… Espero que pronto alguien te los de a ti para cubrir ese hueco que dejaron los que regalaste…
      Muchos besos

      Responder
  5. Dessjuest

    Pues menos mal que no le dijo eso de “te doy mi corazón”, porque sin ojos se puede vivir, pero sin corazón es más complicado.

    Yo sé lo que se siente, hace años di todo mi pelo por amor.

    Responder
      1. Dessjuest

        A mis nenas, pero ellas siempre me ponen uno de repuesto 😀 hasta hacen el gesto, en eso del amor digamos… amor de pareja… se me ocurre alguna cosa que ofrecer sin necesidad de perder nada 😀 se repone en unos minutos, pero es una guarrada no digna de una dama como tú.

        Responder
      1. redbarcheta1

        No solo lo superficial que pueda ser el amor, si no, que tanto está dispuesto a dar.

        Dar la vida es fácil, pero dar la muerte…

        Desde mi experiencia, y para algunos estúpida opinión, cuando se dice doy la vida por ti, no se trata de ir hasta los limites, mas bien, es la manera simple de hacer creer o manifestar que se quiere.

        Pero dar la muerte, morir por alguien aunque parezca lo mismo, no es solo estar dispuesto a ofrendar la vida, es efectivamente estar dispuesto aguantar y superar todos los malos ratos, las situaciones difíciles que se viven a diario, pasar por alto las equivocaciones,, no porque no tengamos orgullo, u amor propio, sino porque dar la muerte, nuestra muerte es el acto de amor mas noble, largo, incomodo, y difícil.

        Solo un amor genuino, morirá por…

        Responder
        1. Adwoa Autor de la entrada

          No estoy segura de estar de acuerdo contigo. Con la muerte se acaba la vida y, con ella, el amor. No es incluso mas noble dar la vida por alguien? No con la muerte, sino con la existencia. Acaso vivir enamorado de un amor no correspondido no es mas largo, incomodo y difícil que la muerte, que pone punto y final a la historia?

          Responder
          1. redbarcheta1

            Pues, sin buscar estar de acuerdo contigo, lo estoy, desde la posición de quien da lo mejor de su vida para los demás.

            Vivir enamorado de uno que no corresponde es tan común, que todos hemos pasado por eso no una, sino varias veces en la vida, y sí es muy incomodo, pero si tienes que dejarlo al menos te queda la satisfacción de que lo diste todo, y cuando digo todo, me refiero a tooooodo.

            Entonces, quien lo da todo.. no solo dio la vida, también dio la muerte. Su amor murió.

            Responder

Opinar es gratis (precio mínimo garantizado)

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s