Wadi Rum: un laberinto de colores

Los beduinos son una sociedad patriarcal de corte tradicional. La mujer se encarga de IMG_6450las tareas domésticas, incluido ir a buscar agua, hacer pan y tejer. El hombre, de proveer y defender su hogar. Hasta aquí, no muy diferentes de otras sociedades conservadoras occidentales.

Os mencionaba en otra entrada su código de honor que, curiosamente, es más complicado de lo que parece. Por lo visto, los hombres también corren el peligro de ser castigados por manchar el honor de una mujer. Daros una vuelta por esta noticiaen la que un beduino casi pierde la lengua por piropear a una mujer de otra tribu.

Moradores del desierto (bedu significa “nómada”), la necesidad les obliga a tener un código de supervivencia del desierto, de ahí su hospitalidad. Todo viajero es tratado como huésped al que se le ofrece lo mejor de la comida disponible, así como té y café sin medida. La lógica no es muy complicada: hoy eres tú el que pasas por mi casa pero mañana puedo ser yo el que pasa por la tuya. Gracias a esta hospitalidad mutua ha sido posible durante años atravesar el desierto con la esperanza de no perecer.

IMG_6444

Esta práctica se aplica igualmente con los turistas. La opción de explorar Wadi Rumde manera independiente no existe, con lo que es obligatorio contratar un tour. En camello, a pie, a caballo o 4×4 depende de ti, pero siempre acompañado de un guía. En cada parada del tour hay una tienda de campaña con un beduino que te ofrece té y café “gratis”. Entrecomillo gratis porque supongo que el precio ya viene incluido en el tour, y porque mientras bebes ves pasar delante de ti los diferentes productos que tienen expuestos en una mesa, con la esperanza de ser vendidos.

En la ceremonia del café tradicional beduinahay que beber tres tazas de café: una por el alma, otra por la espada, y otra porque eres su invitado. Esta ceremonia, sin embargo, no se respetó en ninguna de las tiendas donde hicimos las diferentes paradas. Supongo que para ahorrar costes. También porque éramos turistas, no huéspedes en el sentido estricto de la palabra (¿y qué sabemos los turistas de las costumbres y tradiciones beduinas?).

IMG_6590

En la ceremonia del café en Etiopíatambién hay que beber tres tazas (algo que se siguió a rajatabla en todas aquéllas a las que yo fui invitada). Aunque pregunté muchas veces, no conseguí averiguar el significado de cada una de ellas. Me pregunto si ambas ceremonias están relacionadas entre sí. En la etíope, además, se sirven palomitas de maíz con el café. Yo, que a preguntona no me gana nadie, pregunté en varias ocasiones la razón. Obtuve muchas respuestas diferentes pero las que me parecieron más creíbles fueron dos. La primera, para tener al invitado entretenido mientras preparas el café. La segunda, para que el café no te siente mal en el estómago.

Viajar al desierto es siempre fascinante. Mi única referencia era el desierto australiano, sin duda lo mejor de todo lo que visité en Australia. Las guías nos venden el monte Uluru, sagrado para los aborígenes, que cambia de color con la luz del día y se viste de negro en un día de lluvia. Sin embargo, el paisaje marciano de Las Olgas es mucho más sobrecogedor. De aquel viaje recuerdo la tierra roja y un cielo cosido de estrellas. Incluso se podía ver la vía láctea. Aquella noche me quedé dormida con los ojos acribillados por estrellas fugaces.

IMG_7017

“Los paisajes, en los sueños de infancia, tienen esta amplitud y este silencio.”
Lawrence de Arabia.

Yo no recuerdo haber tenido este tipo de sueños en mi infancia, debe ser porque nací casi un siglo después que él, y los tiempos habían cambiado mucho para entonces. Sin embargo, a mí lo que me llamó la atención del desierto de Wadi Rum fue su carácter rocoso: lleno de colinas que, vistas en un mapa, parecen formar un laberinto; y su tinte polícromo: el rojo de las dunas, el azul del cielo, el amarillo de la tierra, el verde de la escasa vegetación, el marrón-rojizo de la piedra. No me siento capaz de describirlo con palabras, así que aquí os dejo algunas imágenes.

1. Los Siete Pilares de la Sabiduría, precipicio bautizado así tras la famosa novela de Lawrence de Arabia del mismo nombre. Este desierto ha pasado a ser una leyenda gracias a este coronel británico, que vivió entre sus montañas con el ejército de la revuelta árabe en septiembre y octubre de 1917.

IMG_7014

2. Los Pozos de Lawrence, que albergan un abrevadero de agua no potable. Hay que caminar montaña arriba durante 20 minutos para poder verlos. Los manantiales de agua donde Lawrence se lavaba se encuentran más al sur, en Wadi al-Shallaleh.

IMG_6468

En este punto nos encontramos con una manada de camellos que pertenecían al padre de nuestro guía beduino así que nos invitó a probar la leche de camella. Bien sabrosa.

IMG_6480

3. Primera duna de arena roja cuya cima te regala una de tantas vistas sobrecogedoras del desierto. En esta foto se puede apreciar nuestro jeep y dos más (como veis, ese día el desierto no estaba muy concurrido) así como la tienda de campaña beduina donde nos invitarían a nuestro primer café / té del día.

IMG_6517

4. El cañón de Khazali, vestido a diestro y siniestro de dibujos rupestres (animales y huellas de pies) y grafitis nabateos y de la antigua tribu árabe de los tamudeos.

IMG_6558IMG_6561

5. El arco de roca natural Burdah, a 80 metros del suelo, al que se puede subir sin mayor dificultad en dos minutos (bajar, ¡es otra historia!).

IMG_6772

6. La segunda duna roja,que subimos descalzas al final del día.

IMG_6809IMG_6817

IMG_6818

7. El campamento, ¡para nosotras solas!

IMG_6913

8. El atardecer. Por desgracia no se aprecia bien en las fotos pero cada punto cardinal nos regalaba diferentes colores y matices.

IMG_6839IMG_6840

9. De vuelta a casa, después de una noche sin estrellas pero muda. Las huellas en la arena al día siguiente denunciarían la visita a hurtadillas de diferentes animales. Esta foto está tomada llegando al pueblo de Rum.

IMG_6985

Y vosotros, ¿habéis estado alguna vez en un desierto? Si sí, ¿qué es lo que más os impactó? Si no, ¿a cuál os gustaría ir?

Anuncios

71 pensamientos en “Wadi Rum: un laberinto de colores

  1. joaquinsarabia

    Impresionante desierto visto en éstas impresionantes fotos, los desiertos tienen mucha belleza y también peligro, perderse en uno de ellos debe ser terrible.
    Yo conozco un poco el desieto del Sahara, pero de forma muy superficial, será uno de los más grandes del mundo.
    Un Fuerte Abrazo 🙂 .

    Responder
    1. lapuertaentornada Autor de la entrada

      Hablando de perderse en el desierto, has leído Tuareg de Vazquez Figueroa? Si no, igual has visto la película. La escena donde el tuareg se esconde en el desierto, en el libro, es alucinante.
      Me encantaría ir al Sahara. Yo solo he tenido la suerte de verlo desde un avión…
      Un fuerte abrazo 🙂

      Responder
      1. joaquinsarabia

        No, no conozco ni el libro ni la película, pertenecen a todo lo que tengo pendiente que es mucho (se va acumulando el trabajo de forma alarmante), al final para ponerme al día voy a tener que pedir un “rescate”, de todos modos son tantas las cosas que tenemos por aprender, que nos falta tiempo y el aburrimiento es “impensable”.
        Un Fuerte Abrazo, amiga 😉 .

        Responder
  2. Nergal

    Impresionante!!,Magnificas fotos Ha sido como si estuviera ali 🙂
    ¿ No me has visto? 😉
    Respecto al la ceremonia del invitado, en todas la culturas nómadas existen este tipo de ceremonias o similares. En Oriente, creo recordar se hace con te (tres tazas) Ese parece ser el denominador común en todas las culturas. Supongo que tendrá que ver con el significado de el alma, la espada y el invitado.
    Me ha encantado
    La paz sea contigo

    Responder
    1. lapuertaentornada Autor de la entrada

      Pues la verdad es que me ha parecido verte, pero no estaba segura de si eras tú jaja 😉
      No tenía ni idea de que esta ceremonia fuera común en otras culturas nómadas; yo sólo la he visto aquí en Jordania y en Etiopía. Interesante, gracias por el dato!
      Me alegro de que te haya gustado.
      Feliz sábado!

      Responder
      1. Nergal

        Pregunte a una amigo que me dijera sobre la ceremonia Saharaui, ¿qué representa? me dijo esto: “El primer té, la vida es amargo, el segundo dulce como el amor y el tercero la muerte,suave ”
        Te lo traigo como curiosidad.
        Feliz fin de semana

        Responder
        1. lapuertaentornada Autor de la entrada

          Me gusta. Gracias por preguntar y compartirlo con nosotros.
          Mi finde ya se acaba (aquí se trabaja los domingos pero no los viernes). Disfruta tu del tuyo! Lo que daría yo por tener un día mas jaja.

          Responder
  3. mamuchi

    todavía me parecen mas impresionantes ahora que las veo de nuevo,gracias por recordarlas de nuevo,que pasada verdad,me encanta como lo defines todo, como lo cuentas y por supuesto como lo escribes.

    requetemuuakasssss preciosa.

    Responder
    1. lapuertaentornada Autor de la entrada

      Gracias, linda. La verdad es que no solo lo pasamos requetebien sino que vimos cosas preciosas. A ver si podemos repetir viaje juntas pronto 😉
      Por cierto, tu no estabas sin “internes”?!
      Tqm

      Responder
  4. pstruan

    Gracias por las fotos y el gran relato! Otra de Lawrence….“ Todos los hombres sueñan, pero no del mismo modo. Los que sueñan de noche en los polvorientos recovecos de su espíritu, se despiertan al día siguiente para descubrir que todo era vanidad. Más los soñadores diurnos son peligrosos, porque pueden vivir su sueño con los ojos abiertos, a fin de hacerlo posible. ”

    Responder
  5. paulafigols

    ¡¡Qué fotos tan bonitas!! Había oído hablar de la ceremonia de los tres tés, pero no de la de los tres cafés. Gracias por compartir tus historias y mostrarnos en cada post un trocito del mundo.

    Responder
  6. alterfines

    Una entrada fabulosa: me han gustado las fotografías casi tanto como tus palabras.

    Yo tuve la suerte de visitar brevemente el Desierto de Atacama (la parte que te enseñan, y casi, casi, a la carrera, porque nos esperaban otras maravillas de Chile), que es, dicen, el más “desierto” del mundo; quiero decir, el rincón más árido de la Tierra, ¡con periodos de hasta un lustro sin precipitaciones!

    Pero hablábamos de Wadi Rum. Una curiosidad: ¿cómo llevan sus moradores que haya mujeres que viajéis solas? Supongo que estarán acostumbrados a no contrariar al turista, pero ¿te pareció que eran unos anfitriones sinceros, o notaste un poco de condescendencia? Y de ser así ¿era por ser infieles o por ser mujeres?

    Gracias. Me ha en-can-ta-do.

    Responder
    1. lapuertaentornada Autor de la entrada

      Ah! Qué suerte! Me han dicho que Chile es precioso! Yo también quiero! 🙂
      Respecto a tu pregunta, depende. Si me preguntas por Wadi Rum, nosotras cogimos un tour 4×4 poque era la opción mas cómoda para mi mami. Nuestro conductor era bastante soso y paso un rato de nosotras (y nosotras de el, la verdad). Como te llevan de aquí para allí no tienes mucha opción de interactuar con los locales (tampoco es que nos cruzáramos con ninguno que no fuera guia jaja). Luego por la noche, en el campamento, sus hermanos (el negocio es familiar), también nos ignoraron bastante. Creo que ninguno teníamos mucho interés por entablar conversación con la otra parte. Yo quería disfrutar de mi madre, que no habla ingles, y no me apetecía estar de interprete, y ellos tampoco hicieron mucho esfuerzo. Las cuatro preguntas de cortesía y punto. Como eramos las únicas turistas en su campamento me imagino que no estaban por la labor de esforzarse mucho. A mi no me molesto mucho, al contrario. Por dentro, me divirtió que fueran tres hombres (beduinos) los que estuvieran a nuestro servicio jaja.
      Responde esto a tu pregunta?
      Un abrazo

      Responder
        1. lapuertaentornada Autor de la entrada

          jaja pero por que me iba a molestar? Tú pregunta, pregunta, que a coñazo no me gana nadie 😉
          Me alegro de que te haya gustado mi entrada.
          Gracias por los comentarios.
          Un abrazo.

          Responder
    1. lapuertaentornada Autor de la entrada

      Pues lo tuyo tiene delito estando tan cerca jaja (claro, que yo también lo tengo a un tiro de piedra cuando vuelvo a la madre patria y tampoco he estado, ups!) 🙂
      Un abrazo

      Responder
    2. Dessjuest

      Pues yo ese es el único que he visitado :mrgreen: el de Tabernas, y porque me engañaron con el nombre, yo pensaba que estaría lleno de tascas, menudo timo, encima el pueblo del oeste cutre y las actuaciones ni te digo.

      Responder
      1. lapuertaentornada Autor de la entrada

        jajajaja me matas de la risa. Yo soy del ultimo pueblo antes de llegar a Almeria y nunca he estado (supongo que tiene delito). Debe ser porque nunca me han inspirado confianza las pelis de vaqueros jajaja pero igual me acerco la proxima vez que pase por la patria (que no se diga).

        Responder
            1. libelia

              De Bilbo? Quién es de Bilbo? Yo la tengo a cinco minutos y sólo piso el paseo para patinar…..lo que tienen las playas de aquí es que están abarrotás!!!

              Responder
              1. Dessjuest

                El otro día pasé por Ereaga y no había Dios que se moviera, no te hace falta ni aparcar, lo dejas el coche en el atasco y cuando vuelves a las dos horas el de adelante apenas ha movido un par de metros.

                Responder
                1. libelia

                  Qué razón tienes. En Plentzia, o te llevas el coche con la toalla y la sombrilla al arenal, o mejor ni te acerques, que es la opción que yo prefiero. A tomar el sol a la terraza….

                  Responder
  7. missmadaboutravel

    Unas fotos estupendas y un relato aún mejor! Todavía no he podido pisar ningún desierto… pero tu siempre me das ganas 😉

    Un abrazo enorme

    Responder
  8. asquerosamentesano

    Siempre me han fascinado los desiertos. Por eso me avergüenza reconocer que nunca he estado en ninguno (¿vale el mar de lava que rodea el volcán de la Caldera Blanca en Lanzarote?).
    Preciosas fotos y magnífica crónica, constituyen un verdadero estímulo.

    Responder
    1. lapuertaentornada Autor de la entrada

      Muchas gracias!
      Aceptamos mar de lava como desierto. Me he ido corriendo a ver las fotos en tu blog, dispuesta a morirme de envidia si hacia falta, pero o no están o no las encuentro 😦

      Responder
      1. asquerosamentesano

        Me encantaría matarte de envidia, pero no hay fotos del mar de lava en mi blog. Confieso que soy un fotógrafo pésimo: o llego a los sitios con el sol ya muy alto y hay demasiada luz, o llego a la cima de la montaña con la luz perfecta y me he dejado la cámara en el coche. O, cómo no, se da la feliz conjunción de paisaje, cámara y luz… y me quedo sin batería. ¡Patético!

        Responder
  9. Aitor González

    ¡Qué preciosidad de post y de fotos y de todo! En el desierto nunca he estado, pero siempre me hubiera gustado visitarlo. De hecho, y no sé a que viene, a veces tengo la visión, por así decirlo, una de esas visiones que uno tiene cuando cierra los ojos, de alguien sentado en el desierto de cara al Sol mientras se esconde, y es algo que yo quisiera hacer, pero sin el añadido “aventurero” de estar solo y perdido, como me imagino que lo está el personaje de mi “visión”, o por lo menos, no perdido.

    Responder
    1. lapuertaentornada Autor de la entrada

      Vaya! Muchas gracias! Me alegro de que te haya gustado.
      Estar en el desierto puede llegar a ser una experiencia realmente mágica (que no cursi). La mayoría de nosotros tenemos la imaginación contaminada con imágenes de desiertos de arena fina y cadenas de dunas interminables, que no se corresponden con la realidad de todos los desiertos.
      Estoy segura que un día esa visión que tienes se hará realidad. Y espero que nos cuentes la experiencia cuando llegue el día!
      Gracias por asomarte a mi puerta y dejar tu huella.

      Responder
    1. lapuertaentornada Autor de la entrada

      Funny enough that photo is my current profile photo on my Skype work account. Might not look too serious to others but who cares haha?
      I lost count on how many times I stopped the car to take a photo of that sign. The first time I pulled over on the motorway. My mum couldn’t believe her eyes. I don’t think she got used to my stopping at the least-recommendable places for a snapshot (naughty me).
      Thanks for popping in!

      Responder
  10. redbarcheta1

    Tener un corazón errante es algo que nos asemeja, nos acerca, nos hace ser habitantes de este mismo mundo, aqui en nuestros corazones.

    Tus textos me hacen percibir toda la grandeza del mundo, y aunque a veces puedo leer las injusticias, es más lo bello y salvable que lo malo y objetable.

    Gracias por tu ejemplo de libertad.

    Por esto y mucho, mucho más, creo que eres merecedora de una nominación a los Seven Things Awards.

    Responder
    1. lapuertaentornada Autor de la entrada

      Muchas gracias, Dany, por brindarme este honor y hacerlo de una manera tan poetica. Precioso comentario.
      Publicare mi entrada sobre esta nominacion en los proximos dias, en cuanto encuentre un ratito para escribirla.
      Un fuerte abrazo, corazon errante.

      Responder
  11. Dessjuest

    La verdad mira, apenas sé nada de tí, hoy me he enterado en el blog de Aitor que estabas en Jordania, pero vaya, que a lo que se ve eres como la maleta de “Españoles en el mundo”, impresionante, sobre todo para alguien a quien ir a Vitoria ya es cansado (y vivo en Bilbao 😀 ), no soy muy de viajar no, es más esos viajes por el desierto me da que ni invitado, tiene que hacer un calor de flipar y uno no es de calores.

    En todo caso mira que es larga la entrada, pues la leí entera, ese es el mayor halago que se le puede hacer a un texto, bonita crónica y bonitas fotos.

    Ahm , felicidades por el premio ese del Seven Things.

    Responder
    1. lapuertaentornada Autor de la entrada

      Pues si, en Jordania vivo (de momento) de ahi la plasta que doy con tanta entrada sobre el pais jajaja.
      La entrada me quedo un poco larga, llevas razon. No me gusta pasar de las 500 palabras porque si no se hacen muy pesadas. Normalmente las divido en varias partes si veo que se hacen eternas pero a esta no sabia por donde cortarla. Me halaga que te hayas tragado el ladrillo entero y que te haya gustado. Muchas gracias por el comentario.
      Felicidades a ti tambien, por cierto, que te lo han dado dos veces (avaricioso!) 😉

      Responder
      1. Dessjuest

        Eh, y ya me dieron dos en mayo, increíble, me acuerdo de pequeño que mi padre me decia “tú sigue haciendo el tonto que ya verás como te ira de mayor”, pues mira lo que se saca escribiendo tonterías.

        Responder
  12. mjoseserrano

    que bonito!! Creía que aparte de Petra, en Jordania no había mucho más que visitar, pero ahora veo que no… Me lo apunto para un futuro viaje. Gracias

    Responder
    1. lapuertaentornada Autor de la entrada

      Hay cosas bonitas por aquí pero con dos semanas te da para ver lo principal del pais. Esperate(os) a que se calme la cosa en Siria para poder hacer un viaje combinado 😉
      Gracias por asomarte a mi puerta. Yo llevo un rato curioseando en tu casa y creo que me voy a quedar otro rato mas largo jaja

      Responder
  13. libelia

    Gracias por el viaje!!! Vamos….que ha sido como si estuviera ahí, contigo y tu mami. Preciosas fotos. A mí también me fascinan los desiertos, igual que el mar, no sé qué tienen esas enormes extensiones de aparente nada, quizá el no saber qué hay en realidad. Como has dicho que Lanzarote vale como desierto visitado, pues yo también he estado ahí, y el espacio que rodea Abú Simbel, aunque ver el desierto, lo que se dice verlo, fue más bien desde el avión.
    Tú post me ha recordado una peli que me encanta: El paciente inglés, y me he imaginado montada en la avioneta sobrevolando dunas. Gracias por hacerme soñar. Un abrazo!

    Responder
    1. lapuertaentornada Autor de la entrada

      Me encanta el mar y todo lo que sea agua! (pero no la del grifo, como le dije a alguien en su blog). El mar, los lagos, los ríos… me transmiten mucha tranquilidad. Cuando era adolescente los utilizaba de terapia cuando estaba enfadada. La edad me enseño a saber controlar el mal genio pero me sigue gustando vivir en sitios con agua o cerca de ella.
      Me gusto mucho el paciente ingles. La vi sin saber de que iba y sin querer verla (la portada me creo muchos prejuicios sobre la peli jaja) y me encanto.
      Gracias por haber viajado con nosotras.
      Un abrazo.

      Responder
      1. libelia

        Es curioso, pero a mi también me tranquiliza el sonido del agua, y más curioso aún -cosa que me encanta- que coincidamos en utilizarlo para relajarnos. Aquí cerca hay un rincón, junto al rompeolas, en el que se puede escuchar el sonido de los cantos rodados al ser golpeados por las olas. Cuando me siento mal voy allí y cierro los ojos. Esa mezcla de agua y piedra me encanta.

        Y aprovecho para decirte que no he podido evitar nominarte a ti también -por no sé cuantas veces que llevas ya- a los Seven things about me” Award. Quería que la gente conociese tu preciosa casa y, por supuesto, a ti. Un abrazo enorme!

        Responder
        1. lapuertaentornada Autor de la entrada

          Cuantas horas habré pasado en el rompeolas de mi pueblo!
          Recuerdo, una vez, cuando era adolescente, que nos fuimos de excursión con el instituto. Yo me alejé del grupo (habiendo avisado) y descubrí un riachuelo en cuya orilla me senté a verlo correr. A la vuelta me echaron una bronca de narices porque había estado desaparecida yo que sé el tiempo. Por lo visto, ni los gritos de los que llamaban mi nombre consiguieron sacarme de mi ensimismamiento.
          Muchas gracias por tu nominación. Me hace tanta ilusión como la primera vez.
          Un abrazo cruje-huesitos!

          Responder
          1. libelia

            Gracias a ti por tus historias. Me encantan esos abrazos. Yo los llamo de oso polar, pero vienen a ser los mismos.

            Responder
  14. Pingback: Latino » Blog Archive » Cerrado por vacaciones

  15. karinasulvaran

    Me super encanta!
    Que dicha conocer lugares tan maravillosos que la naturaleza nos regala… Tus fotos son un deleite (como siempre) cada vez que leo tus historias de viaje me transporto. Thanks! for the ride 🙂

    Responder
    1. Adwoa Autor de la entrada

      Muchas gracias, Karina! Aunque tu tampoco puedes quejarte de conocer lugares maravillosos!
      Thanks for riding by my side! 🙂

      Responder
    1. Adwoa Autor de la entrada

      Lo mismo que yo: sonreír y declinar la invitación amablemente jaja.
      Un fuerte abrazo, Carlos.
      Gracias por tu comentario.

      Responder

Opinar es gratis (precio mínimo garantizado)

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s