Ramadán: el noveno mes del calendario musulmán

De repente, apagaron la música y pusieron la tele. Todos los comensales del restaurante se volvieron para mirarla. “Van a anunciar Ramadán”, me aclararon mis compañeros de IMG_5671mesa. Unos minutos más tarde, empezaron los aplausos. “Empieza mañana”, me dijeron con algo de nerviosismo en la voz. Todos esperaban que comenzara el sábado, en vez del viernes, que es día de descanso y no hay muchas distracciones.

Mis compañeros de trabajo se habían pasado las últimas semanas hablando de Ramadán, ocasiones que yo aprovechaba para acribillarles a preguntas. Yo no acaba de entender bien por qué andaban tan alborotados, aunque este mismo alboroto mostraba la importancia de esta época del año para ellos. Tras muchas preguntas por fin comprendí que este año Ramadán cae en pleno verano, lo que significa más horas de luz y temperaturas de hasta más de cuarenta grados en los días más calurosos. El ayuno este año será particularmente duro.

A mí se me pasó por la cabeza hacer ayuno durante una semana para ver qué se sentía, pero cuando me dijeron que había que desayunar antes de la llamada a la oración de las 4.30 de la mañana, y que hasta las 7.45 de la tarde no podría ni comer ni beber, cambié de opinión. Me acordé de aquel fatídico día, cuando yo era una enana y todavía iba a las monjas. Todos los años el colegio organizaba un día simbólico en el que recordábamos a la gente que pasaba (y pasa) hambre en el mundo. Ese día comíamos una patata cocida y un huevo duro en solidaridad. A mí se me cayeron al suelo y se me llenaron de tierra. La vergüenza me hizo no decírselo a las profesoras, igual por miedo a represalias, con lo que me quedé sin comer.
De lo que he aprendido sobre Ramadán hasta ahora, esto es lo que más me gusta:

  1. El concepto, pensar durante un mes en los que no tienen qué comer y solidarizarse con ellos. Deberíamos tenerlos presentes todo el año, estamos de acuerdo, pero por lo menos un mes es un periodo más largo que el de las fiestas navideñas. Las obras de caridad se multiplican durante este mes. Yo tengo un compañero que todos los años, junto con amigos, prepara comida para repartirla entre los refugiados palestinos. Este año también están los sirios. Yo ya IMG_5523le he dicho que me avise, que me apunto.
  2. El ambiente festivo de por la tarde. La primera semana está dedicada a la familia. En las siguientes, se incluyen a los amigos. Los restaurantes se visten con sus mejores galas, ofreciendo música en directo donde antes no la había. La Ciudadela se abre al público por la noche para dar cabida a romerías nocturnas. Las calles están a rebosar de gente (no en mi barrio, probablemente uno de los más aburridos de Amán), familias con niños que corretean a horas que ofenderían al mismísimo Casimiro.
  3. Las carreteras solitarias durante el día. Un descanso para mis oídos. Lástima que por la noche el ruido de los coches, la música a tope y los pitidos indiscriminados sigan sin dejarme dormir bien.
  4. Las series de television ad-hoc, para mantener a la gente entretenida. Como las películas bíblicas en Navidad. El Líbano y Siria se encargan normalmente de producirlas. ¿Habrá este año series nuevas o repetiran las de años pasados?
  5. Eid al-Fitr, o Banquete de Caridad, que abarca los tres primeros días del décimo mes del calendario islámico y en los que se celebra el fin del ayuno. Tres días de fiesta en los que no se trabaja y en los que espero hacer encaje de bolillos para poder irme de vacaciones nueve días (Insh’Allah).
  6. Eid al-Adha, o Celebración del Sacrificio, festividad que tiene lugar el décimo día del duodécimo mes del calendario musulmán. Cinco maravillosos días de fiesta que todos esperamos caigan en días laborables para volver a poder irme de vacaciones. Si no, espero que mi jefe me vuelva a dejar hacer encaje de bolillos.

Y esto es lo que no me gusta tanto:

  1. El impacto que el ayuno tiene en la salud, tanto física como mental, de los que ayunan. Hoy, después del primer fin de semana de ayuno, ya se empezaban a notar los malos humos de algunos compañeros, los ojos rojos de no dormir y los movimientos lentos del cuerpo que pesa como si fuera de otr@. PIMG_5519arece ser que la primera semana es la más difícil… y que después de un mes de ayuno, se tiende a engordar.
  2. Los musulmanes de países pobres que, aun no teniendo qué comer, respetan el ayuno, como pasaba en Chad. Gente que come una vez al día, cuando hay suerte; gente debilitada por la pobreza, castigada por el calor, tan devota como los musulmanes más afortunados. La gente que tiene poco, debería estar excusada, como los niños, las personas mayores, los enfermos y las embarazadas.
  3. Tener que comer enfrente del ordenador porque no quiero que mis compañeros de trabajo me pillen comiendo en la cocina. No hay nada más cruel que un “lo verás pero no lo catarás” en casos de abstinencia. Hay que ser respetuos@.
  4. Las tiendas cerradas hasta entrada la tarde y la falta de taxis para desplazarse durante el día.

¡Ramadan Kareem!

Anuncios

38 pensamientos en “Ramadán: el noveno mes del calendario musulmán

  1. paulafigols

    Me gusta el relato del Ramadán visto desde dentro. Aquí, en esta orilla, no deja de ser una celebración minoritaria a la que nos asomamos con prejuicios y recelos. Me gusta, como tú dices, el concepto de solidaridad y las celebraciones con familia y amigos.

    Responder
    1. lapuertaentornada Autor de la entrada

      Yo este mes tengo previsto tener los ojos y los oídos bien abiertos para empaparme bien de este mes tan importante para los musulmanes que, los de fuera (como tu dices), no llegamos a entender bien.

      Responder
  2. Francesca

    Estoy haciendo un taller de informática con alumnos marroquíes. A ver cuántos seguirán viniendo…Respeto mucho sus tradiciones, pero la práctica del Ramadam no es una de ellas. No la entiendo, no le veo sentido. Quiero decir que puedo verle el sentido al ayuno, pero no al ayuno prolongado de 1 mes. Todo lo que sea atacar la salud me parece absurdo.

    Responder
    1. lapuertaentornada Autor de la entrada

      La idea es purificarse durante el mes de Ramadán (donde tambien se reza más) para obtener el perdón de Alá por posibles pecados cometidos el resto del año. El ayuno es uno de los cinco pilares del Islam, es una prueba de perseverancia y auto-disciplina.
      A pesar de que el ayuno es respetado por la mayoría de todos los musulmanes del mundo, en mi oficina hay por lo menos dos (y somos una oficina pequeña) que no respetan el ayuno porque les parece demasiado difícil.
      Respecto a tradiciones que no se comprenden, también podríamos incluir la de los costaleros o la gente que se auto-flagela en las procesiones de Semana Santa. Por poner el primer ejemplo que se me ha venido a la cabeza…
      Para mí, comprender y aceptar son dos cosas diferentes. La compresión no siempre lleva a la aceptación…
      Suerte con tus estudiantes, Francesca!

      Responder
      1. Francesca

        Vino uno solo ;(
        Por supuesto, mi incomprensión no viene por ser un pilar de la religión musulmana. Puedo enumerarte decenas de incomprensiones de la religión cristiana. Para mí, una religión no es positiva cuando paraliza. Me gusta esta puerta entornada…

        Responder
        1. lapuertaentornada Autor de la entrada

          jaja no me sorprende! Lo que me sorprende es que haya habido uno que haya aparecido. Seguro que ese no ayuna (broma!).
          Estoy totalmente de acuerdo en que cuando una religión, o cualquier otra creencia, limita y paraliza, hay que cuestionarla, que es lo que muchos creyentes no hacen (por desgracia).
          A mi también me gusta tu blog. De hecho, he intentado suscribirme pero no se si he dado con la tecla. Se pueden recibir mensajes de nuevas entradas por correo? Yo me he suscrito con mi cuenta de gmail pero no se si es suficiente… Iluminame, por favor, soy un poco torpe con blogspot 🙂

          Responder
  3. joaquinsarabia

    Es verdad lo que dices de que la gente que tiene poco deberia estar excusada también del ayuno, ya tienen bastante debilitada la salud como para jugar con ella.
    La tradiciones son las tradiciones y si son de tipo religioso, sagradas, yo siento respeto por todas éstas cosas, cada pueblo tiene sus costumbres y es bueno en la vida que haya cosas a las que se guarde respeto.
    Gracias por éste oportuno post.
    Un Abrazo 🙂 .

    Responder
    1. lapuertaentornada Autor de la entrada

      Ah, querido Joaquín! La fe mueve montañas! A mí siempre me ha sorprendido ese sacrificio, a veces poco razonable a ojos ajenos, que imponen todas las religiones en el creyente, a diferentes niveles, en situaciones como el Ramadán o Semana Santa (que comentaba a Francesca). No sería más fácil que todos intentáramos ser mejores personas durante todo el año en vez de “ponerse al día” en una fecha en concreto?
      Pero como tú dices, también es bonito que se conserven las costumbres y tradiciones de cada pueblo y cultura. Al fin y al cabo, todos tenemos las nuestras.
      Un fuerte abrazo 🙂

      Responder
  4. alterfines

    En parte por ellos mismos, que no son de comentar mucho sus costumbres, especialmente las ligadas a su religión.
    (perdón por ponerlo en dos veces, pero es que se me fue el dedito)

    Responder
    1. lapuertaentornada Autor de la entrada

      Para ser justos, la gente no suele hablar de sus costumbres religiosas con otros que no las comparten. Es un tema que puede ser polémico y acabar en una pelea, así que yo creo que, la mayoría, preferimos evitarlo.
      (dedos malos jaja)

      Responder
  5. olga

    Ufff…yo no sé si podría ramadanear durante un mes…pero por apoyar daré la comida que sobra en mi tienda cada día (que ya lo hago) a los “sin techo” que a su vez comparten entre ellos, es gratificante…:)

    Lo mejor lo de las monjas, maldta patata con huevo cocido !! me molaba mas el colacao…

    Responder
    1. lapuertaentornada Autor de la entrada

      Como veo que has quedado muy bien con tu comentario no diré qué clase de comida le das a los sin techo. A este paso en vez de andar van a desplazarse rodando 🙂
      Colacao mezclado con azúcar en un trozo de papel albal para poder bebernos el vaso de leche del recreo jajaja.

      Responder
  6. brujjilla

    Me gustas tú y me gusta lo que cuentas.
    Vives en Amán 🙂 Ya lo estoy buscando en Google para junto con lo que escribes aprender un poco más.
    Me quedo con “Para mí, comprender y aceptar son dos cosas diferentes. La compresión no siempre lleva a la aceptación…” y con esto ” No sería más fácil que todos intentáramos ser mejores personas durante todo el año en vez de “ponerse al día” en una fecha en concreto?” 🙂
    Un beso y que se desarrolle para todos de la mejor manera.
    Besos

    Responder
    1. lapuertaentornada Autor de la entrada

      Muchas gracias, Bruji, eres un sol. No sólo por leer mis entradas sino por molestarte también en leer los comentarios.
      Te mando un beso muy fuerte!
      PD. Por cierto, y en línea con la entrada con la que te conocí, anoche vi las noticias europeas (suelo ver las de la región) y me entristeció ver que los incendios se están cebando con España (como cada año, o éste es aún peor?)… Cuando estaba en Australia había noticias de incendios todos los días. Nos vamos a quedar sin bosques! 😦

      Responder
      1. brujjilla

        Hola cielo 🙂
        No puedo ver las noticias, me abstengo de TV, prensa y radio porque psicológicamente no puedo sobrevellevar tanta catástofre. ¿Que voy a hacer soy una mujer sensible? Y en el fondo pienso en toda la humanidad. Si nos quedamos sin bosques, no podremos respirar y moriremos. Solo espero que nos demos cuenta a tiempo, si que es que aún LA NATURALEZA nos lo concede 😦

        Besos y sé feliz.

        Responder
        1. lapuertaentornada Autor de la entrada

          Jaja me encanta tu sentido del humor. Después de casi matarnos a todos (porque poca esperanza queda) me deseas que sea feliz jaja. Genial!
          Sé feliz tú también, la vida está llena de momentos y personas maravillosas (a pesar de los pesares) 🙂
          Un abrazo.

          Responder
          1. brujjilla

            Jajajajaja, es que también he salido luchadora, ¿que le vamos a hacer?
            Besos y arrumacos 😉

            Responder
  7. mamuchi

    como me gusta como lo cuentas y como lo explicas la verdad es que somos unas ó unos ignorantes, no solo con las religiones si no con tantas otras cosas………

    Responder
  8. dotdos

    Bueno, una vez más me dejas impresionado. Tenía una vaga idea sobre el Ramadán pero ahora lo entiendo mucho mejor.
    El ayuno en la mística cristiana también tuvo su aquel… aunque ahora esté de capa caída.
    Muchas gracias por compartir estos conocimientos y experiencias 🙂
    Un abrazo!

    Responder
    1. lapuertaentornada Autor de la entrada

      No creas, que los ortodoxos se pasan la vida ayunando (por lo menos en Etiopía, que es mi experiencia más cercana). A otro nivel, estamos de acuerdo, pero variando su dieta igualmente; por ejemplo, no comiendo galletas de chocolate los viernes porque llevan leche y los viernes de todo el año es día de ayuno 🙂
      Un fuerte abrazo y gracias por el comentario!

      Responder
  9. Elevalunas

    Pues sí, nos gusta mucho cómo lo cuentas, tu mirada directa y sin complejos sobre todo lo que vas conociendo, y esa forma de trasmitirlo. Un placer seguir leyéndote.

    Responder
  10. asquerosamentesano

    Hace muchos años me dio por hacer una semana de ayuno. Estaba considerando la idea de pasarme al vegetarianismo y siempre me ha gustado experimentar. Recuerdo que al cabo de un par de días o quizá tres dejé de sentir hambre. Claro que una cosa es ayunar porque quieres, y otra muy distinta ayunar porque no tienes nada que llevarte a la boca o por imposición de un tercero.
    La idea de la privación autoimpuesta me ha parecido siempre liberadora. En un mundo en el que la comodidad parece ser el valor principal, no está mal, de vez en cuando, practicar un poco de ascetismo, aunque sólo sea para comprobar que somos capaces de ello, y también para valorar un poco más aquello de lo que voluntariamente prescindimos.

    Gracias a tu artículo me he puesto al día de lo que es el Ramadán.
    ¡Por cierto, no tenía ni idea de que vives en Jordania!

    Responder
    1. lapuertaentornada Autor de la entrada

      Yo pensaba que tú eras asquerosamentesano, pero ya veo que no. O, por lo menos, que no lo has sido siempre. No comer (nada?) en tres días (o más?) es un atentado contra la salud personal jaja. Me sorprende que haya gente como tú, dispuesta a hacer esos sacrificios por probar (dónde esta el emoticono aquí con cara de sorpresa?). Mi quito el sombrero.
      Yo estoy perdiendo la auto-disciplina con los años. De todas formas, de asceta no tengo nada pero de estoica, más de lo que me gustaría.
      Y sí, llevo ya varios meses viviendo en Jordania (de ahí que os acribille con entradas sobre el país) 🙂

      Responder
      1. asquerosamentesano

        Por aquel entonces yo quería ser inmortal. Leyendo un libro sobre longevidad me enteré de que ratones sobre los que se había experimentado aplicando el ayuno, intercalado con una dieta rigurosa, vivían el triple que sus congéneres que se alimentaban ad libitum. Pensé: “si los ratones pueden, ¿por qué yo no?”. Después de la primera semana de ayuno (sólo pensaba en comer queso) cambié de idea.
        Ahora ya no quiero ser inmortal. ¿Quién quiere serlo tal como están las cosas?

        Responder
        1. lapuertaentornada Autor de la entrada

          jaja me matas de la risa! En serio? Eres de lo más original.
          Te aconsejo que dejes la lectura. Llegará el dia en que los libros, como el tabaco, lleven la advertencia “leer perjudica seriamente la salud”. Y, si no, tiempo al tiempo 🙂

          Responder
    1. lapuertaentornada Autor de la entrada

      Thank you for the blessings, Sharmishtha. I’m not a Muslim, but thanks all the same. I live in Jordan which is helping me understand their customs and traditions a little bit more, including Ramadan. I’m as excited as my Muslim friends about this holy month. I feel lucky I have the chance to experience it in an Arab country.
      Are you a Muslim? If so, Ramadan Kareem!
      PS. My blog is in Spanish, my mother tongue.

      Responder
  11. libelia

    Hoy soy feliz porque he encontrado un blog que puede enseñarme muchas cosas (aunque quizá tenga que decir que tú me has encontrado a mí, ¡bravo!). Hace poco me enteré de que este año el Ramadán caía en plena calima y pensé en lo durísimo que sería para ellos cumplir con esa obligación. Me gusta como lo describes desde dentro y, aunque aún no he tenido tiempo, ya estoy deseando leer el resto de entradas que componen este blog.

    Responder
    1. lapuertaentornada Autor de la entrada

      Soy yo la que está feliz. Menudo descubrimiento el mío! Tu blog es una delicia: por lo que cuentas, cómo lo cuentas y las fotos que lo acompañan. Me parece de una sensibilidad extrema para un tema que mucha gente encuentra vulgar. Enhorabuena! Si estuviera en España me apuntaba a una de vuestras reuniones. Huelga decir que tú sí que me estás enseñando mucho!
      Respecto a Ramadán, ya he pillado a una compi saltándoselo jaja. Estaba fumando y ante mi ataque de risa me confesó: también he comido galletas esta mañana. Y quién les culpa! Aquí hace un calor de morirse…
      Gracias por la visita. Hasta muy pronto.

      Responder
  12. Pingback: Latino » Blog Archive » Cerrado por vacaciones

Opinar es gratis (precio mínimo garantizado)

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s