La maté porque era mía

A Fátima la casaron un día porque ya había llegado el momento de encontrarle un marido. Poco importaba si Fátima quería casarse o si hubiera elegido a Omar como compañero de vida. Omar la devolvió a su familia un mes después, como si de un producto defectuoso se tratara.

– No es virgen – sentenció.

El padre y el hermano de Fátima la apalearon. Nadie sabe si Fátima lloró o imploró clemencia. Sólo que su cuerpo se encontró un día flotando sin vida en el Mar Muerto. Los resultados de la autopsia revelaron que Fátima murió ahogada.

Y virgen.

P7240335

Esta historia es real. Los nombres, no.

Se calcula que en Jordania mueren al año alrededor de veinte mujeres a manos de sus familiares, en lo que se conoce como “crimen de honor”. Mujeres que mueren acuchilladas por haberse negado a casarse con el hombre que su familia les eligió para así poder continuar con su educación. Mujeres que mueren cosidas a tiros por haber abandonado a un marido que las golpeaba y violaba. Mujeres que mueren degolladas por ser vistas hablando con otro hombre y, por lo tanto, ser sospechosas de adulterio. Mujeres que mueren en su noche de bodas al ser estranguladas por su recién estrenado marido que las acusa de no ser vírgenes. Mujeres que mueren a causa de la paliza que su hermano pequeño les propinó por haber sido violadas por su hermano mayor. Mujeres embarazadas. Mujeres que acaban de dar a luz. El modo y la causa de los asesinatos son tantos como la imaginación que cada uno le quiera echar.

Estos crímenes encuentran su justificación en un complejo código de honor fruto de la tradición y las normas sociales. Si la virtud de una mujer se pone en cuestión, ya sea porque se cree que ha violado las normas de conducta sexual, ya sea porque ha sido víctima de una violación, incesto, abuso sexual o rumor que pone en entredicho su castidad, un hombre de la familia tiene que matarla para poder restaurar el honor de la familia. También pierden el derecho a la vida si se niegan a obedecer la voluntad del padre, marido o hermano. Otras veces el crimen de honor oculta otros crímenes (como el de negarse a prostituirse en el negocio familiar) o disputas de herencia.

En Jordania, ha habido intentos de reformar el Código Penal para que los crímenes de honor se equiparen a los asesinatos y homicidios. Se ha hecho algún avance al respecto, y algunos hombres han sido condenados a hasta 15 años de prisión (en vez de tan sólo unos meses como solía ser la regla). Sin embargo, si la familia retira los cargos, lo que no es inusual (no olvidemos que es la propia familia la que comete el crimen), el condenado pasa menos tiempo entre rejas.

Este es sólo un ejemplo más de violencia de género en el mundo. Tan condenable como el de las mujeres que mueren en España víctimas de la violencia doméstica. Por poner otro ejemplo.

P8100059

Anuncios

35 pensamientos en “La maté porque era mía

  1. joaquinsarabia

    Es impresionante observar las pocas salidas que le quedan a una mujer, y cruel y canalla la actuación de los hombres convertidos (por la tradición y las costumbres) en criminales despiadados.
    ¿Acaso ésos hombres serán alguna vez capaces de disfrutar de una mujer:)?.
    Es necesario cambiar las leyes y educar a las poblaciones, para mejorar la vida de tantos y tantos seres humanos condenados al sufrimiento y la muerte injusta.
    Buen escrito.
    Un Abrazo 🙂 .

    Responder
    1. lapuertaentornada Autor de la entrada

      Gracias, Joaquín, por leerme.
      Por desgracia, en la mayor parte del mundo la mujer es sólo un objeto. Esta “cosificación” hace que se pueda hacer de ella lo que nos venga en gana. Si las mentalidades no cambian, las leyes, por desgracia, poco pueden hacer.
      No perdamos la esperanza.
      Un fuerte abrazo 🙂

      Responder
  2. paulafigols

    Gracias por recordarnos estas terribles e indignantes historias que nunca deberíamos ignorar, ni allí ni aquí. Cada muerte de una mujer por violencia de género nos avergüenza como sociedad.

    Responder
    1. lapuertaentornada Autor de la entrada

      Las mujeres asesinadas indiscriminadamente en Ciudad Juárez, las congoleñas violadas sistemáticamente en la provincia de Kivu, las sudafricanas a las que se les aplica la “violación correctiva” por ser lesbianas, las japonesas sometidas a los abusos de soldados americanos en la isla de Okinawa, las mujeres torturadas durante la guerra de Cachemira, las mujeres con minusvalía objeto de abusos sexuales, las niñas victimas de (padres) pederastas… Si nos ponemos, no acabamos.
      Efectivamente, el mundo tiene de qué avergonzarse.
      Un abrazo.

      Responder
  3. ángel gonzalo

    La violencia contra las mujeres es una lacra que afecta a mujeres de todos los países, religiones, culturas, edades y clases sociales. Es inadmisible y una constante histórica. A menudo me pregunto por qué hemos tardado tanto tiempo en darnos cuenta y en denunciarlo, y por qué en tantos lugares, como el que citas, todavía sigue siendo algo normal. Supongo que no interesa, que hay miedo a que cambien las cosas y muchas ganas de seguir mandando por parte de una minoría masculina. Qué vergüenza. Felicidades por el blog. Sugerente y brutal, según las entradas, pero siempre sorprendente. Abrazos.

    Responder
    1. lapuertaentornada Autor de la entrada

      No, no, aquí no es algo normal. Pasa, pero tampoco es la norma! Si ésa es la impresión que he dado con mi entrada pido disculpas. De hecho, los datos oficiales dan a Jordania la tasa más baja de muertes por crímenes de honor (luego están lo que no forman parte de los datos oficiales, claro, porque la mayoría de estos crímenes no se denuncian). Suelen culpar a los beduinos, cuyas tradiciones y costumbres hacen las relaciones entre hombre y mujer más rígidas. También hay hombres (aunque son los menos) victimas de crímenes de honor. En este caso suelen ser homosexuales. La reina se ha pronunciado al respecto en varias ocasiones y de ahí los intentos de adaptar la ley a este tipo de casos para que las penas sean más severas.
      Hasta que no cambien las mentalidades, y para eso hace falta generaciones, poco cambiará desgraciadamente.
      Gracias por pasarte.
      Siempre un placer leerte. Hasta tu próxima entrada.
      Un abrazo.

      Responder
  4. ManoliRizoFotografia

    No entiendo de política, pero esto deberían erradicarlo ya, no puede ser que mujeres inocentes mueran y que los maridos, familiares, etc. queden impunes, están desprotegidas totalmente, ¡Que pena más grande!

    Responder
    1. lapuertaentornada Autor de la entrada

      Lo peor de todo, Manoli, es que esto pasa en todos los rincones del mundo… para desgracia de las mujeres 😦
      Gracias por pasarte y siento que haya sido en un momento en el que escribí una entrada no muy alegre…. No todas son sobre lo malo que pasa en el mundo 🙂
      Preciosas tus fotografías, por cierto!

      Responder
  5. La Biblioteca del Fauno

    Realmente estremecedor. Dicen algunos que es cuestion de culturas. Yo pienso que ellos son estupidos.

    Muy buena entrada. Nos vemos por aqui.

    Un placer

    Fauno

    Responder
  6. Cécile

    Acabo de terminar de ver la película “the stoning of Soraya M.” de S.Aghdashloo y J.Caviezel
    Es una historia similar en otra parte del mundo, Irán. Tan duro, tan injusto, pero lamentablemente tan real como la historia de Fatima…
    ¿Cuándo se entiende la gente ?…

    Responder
    1. lapuertaentornada Autor de la entrada

      Gracias, Cécile. Me apunto la peli para verla.
      PD. No estoy segura que la gente lleguemos a entendernos algún día. Cuando veo las noticias, tengo la impresión de que en vez de avanzar, estamos retrocediendo 😦

      Responder
  7. brujjilla

    Te dejo una humilde opinión.
    Me gusta que nos lo recuerdes, incluso se lo muestres a aquellos que desconocen la realidad. Porque me parece que como poco todo el mundo debería de saber que ocurre esto en la actualidad. Al menos cuando nos crucemos con determinadas “personas” y “religiones” y “costumbres” tengamos presentes que tipo de “humanos” son.
    Saludos

    Responder
    1. lapuertaentornada Autor de la entrada

      Y recordar, cuando nos crucemos con esas determinadas personas que, al final, y por desgracia, en todos sitios cuecen habas.
      Gracias, Bruji.
      Sé buena.

      Responder
  8. asquerosamentesano

    Termino de leer tu escrito y, la verdad, no sé muy bien qué decir. Siento rabia e impotencia. Pero es que uno empieza ya a cansarse de sentir rabia e impotencia.
    Denunciar esto está bien, pero no es suficiente.
    Buen escrito.

    Responder
  9. Dessjuest

    Impresionante texto, escalofriante, creo que es la última lacra que vive la humanidad, o la más importante de todas, tristemente no parece que tenga solución, más bien al contrario, esas “costumbres” parece que encima se extienden.

    Responder
    1. lapuertaentornada Autor de la entrada

      Yo quiero pensar que no, que no es que estén extendidas, sino que los medios de comunicación llegan ahora a más sitios, que hay más información al respecto y que este tipo de casos se denuncian más que antaño, por eso sabemos de ellos… pero no acabo de convencerme así que una parte de mí, te quiere dar la razón.
      Gracias por pasar.

      Responder
      1. Dessjuest

        No, si lo decía porque la ideología que ampara estas cosas se extiende, cada vez hay más países que toman la religión musulmana como ley.

        Ojo, no todos los países que se rigen con un código penal inspirado en las leyes de la religión musulmana aparan estas cosas, pero de momento sus juzgados pasan a regirse por estas normas y depende ya solo del que las interprete, siempre hombres por supuesto.

        Soy padre de dos niñas y doy gracias que puedan follarse, con perdón, a quien quieran sin miedo a que las lapiden, a que salgan de casa en bikini si les da la gana, a casarse si quieren y con quien quieran, a estudiar, trabajar, ser lesbianas si les cuadra, en fin, realizarse como ellas quieran, esto lamentablemente en esos sitios es imposible a día de hoy, y hablamos de cosas que deberían ser lo mínimo.

        Cuídate.

        Responder
        1. lapuertaentornada Autor de la entrada

          Ah, vale! Pensaba que te referías a la violencia de género en general. Pero no, hablabas de las leyes.

          Supongo que tendríamos que hacer la diferencia entre la ley sharia y los códigos de honor, basados en la tradición, no en la palabra escrita. Jordania no es un país islámico. De hecho, la religión es independiente del estado, pero el código de honor se sigue aplicando entre les beduinos, sobre todo. Incluso entre los países que aplican la ley sharia existen matices, como tú bien apuntas (afortunadamente no todos son como Arabia Saudí). Huelga decir que el código de honor también se aplica en países democráticos (por ejemplo, entre la población turca en Reino Unido).

          Pero sí, los medios de comunicación nos dan la impresión de que parece que hay una tendencia a ampararse en la ley musulmana en algunos países (o en parte de ellos, como en Nigeria).

          Ojalá hubieras más hombres (y padres!) que pensaran como tú.

          Feliz viernes!

          Responder
          1. Dessjuest

            Buen apunte, a eso me refería, sin tanta claridad, en fin, creo que todo padre quiere lo mejor para sus hijas, no dejan de ser lo más grande que puedes tener en esta vida, ahora, te aseguro que quien las haga llorar va a llorar, que uno es muy protector 😀

            Genial este último comentario jefa.

            Responder
  10. Miguel

    En primer lugar, son situaciones inaceptables. ¿Qué quiere decir inaceptables? Pues que lamentablemente, nos hartamos de decir que no se pueden consentir, pero se consienten. Por intereses económicos disfrazados de no injerencia, entre otras cosas. Y sobretodo, porque esta cultura occidental de la que tan orgullosos nos sentimos, todavía tiene instalado en sus genes la misma falta de respeto hacia la mujer. Cierto que ya no está institucionalizada (desde hace quince minutos, más o menos), pero sigue latente.
    Creo que se necesita firmeza, inteligencia y voluntad real de cambiar las cosas.
    Por mi parte, diré alto y claro que cualquier persona que abuse(2. intr. Hacer objeto de trato deshonesto a una persona de menor experiencia, fuerza o poder.) física o psíquicamente de otra, es un HIJO DE PUTA (1. m. y f. vulg. Mala persona. U. c. insulto.) y como a tal, lo trato con el mayor de los desprecios.
    Gracias querido Dessjuest (por imperativo legal), por acercarme esta entrada.
    Y a gracias a ti por escribirla.

    Responder
    1. lapuertaentornada Autor de la entrada

      Gracias, Miguel, por empujar mi puerta y a Dessjuest por invitarte a ello.
      Por desgracia, esta lacra (violencia de género entendida en su sentido amplio) la arrastran todas las sociedades, independientemente de su nivel económico. Da igual que sean países del norte global o países del sur global. Poco importa el nivel educativo de la persona. Tener más estudios no se traduce de forma automática en tener más educación. Los “joputas” también se encuentran por igual entre los que presumen de doctorado y los que carecen de educación primaria. Y lo que es peor, los hombres no ostentan la exclusividad de “joputas”. Hay mujeres que también la ejercen sobre sus parejas (tanto femeninas como masculinas).
      Y lo peor, es que esto no tiene pinta de mejorar en un futuro cercano…
      Un saludo.

      Responder
      1. Dessjuest

        Siendo cierto todo esto, lo que hablais, una cosa, hay diferencias, al menos aquí, en los paises occidentales, habiendo machismo, maltratando mujeres, estas tienen ciertos derechos, ojo, que hay países donde la mujer no puede ni conducir, lamentable.

        Y yo soy más optimista, creo que poco a poco la cosa mejorará, es
        probable que nunca se arregle del todo, pero mejorará, cada vez se denuncia más, cada vez las mujeres tienen más claro que no, que él no tiene derecho a zurrarlas, cada vez las niñas son educadas de forma que ven cómo su padre plancha, friega, barre y cocina, los roles tradicionales cambian, su manera de afrontar la vida también, una lucha dura, pero lo dicho, la ganareis.

        Responder
        1. lapuertaentornada Autor de la entrada

          Estamos de acuerdo en que hay países donde la situación es peor que en otros. Aunque también te digo que conozco casos cercanos de mujeres cultas e inteligentes, provenientes de familias nada conservadoras, que se han visto atrapadas en relaciones abusivas y no sabían como salir de ellas. Es complicado el tema.
          Hace ya unos cuantos años cayó en mis manos un libro sobre la violencia de genero en Europa y me sorprendió que España encabezaba la lista donde mas muertes de mujeres había a manos de sus parejas. Quiero pensar que la situación ha mejorado desde entonces, porque aunque sigo poco las noticias de mi país, se que se ha invertido mucho en sensibilización y creación de organismos para luchar contra la violencia e incluso “monitorearla”.
          Ojala algún día ganemos esta lucha.

          Responder
          1. Dessjuest

            Cierto, pero me repito, aquí, aunque se haga, es ilegal matar a una mujer por ser infiel, por ejemplo, en otros sitios no, esa es la diferencia, incluso allí no es necesario ni que se la cargue el marido, juicio y lapidadas en la plaza del pueblo, ni en la Edad Media.

            Responder
            1. lapuertaentornada Autor de la entrada

              Llevas razón. En Jordania es ilegal también pero se siguen cometiendo crímenes de honor igualmente. No es el caso de Arabia Saudí o Yemen, países que supongo son los que tienes en mente.

              Responder
              1. Dessjuest

                Esos precisamente, y no es porque sean musulmanes, que hay países musulmanes que no lo permiten, es la interpretación de la sharia que hagan quienes mandan, hombres claro.

                Responder

Opinar es gratis (precio mínimo garantizado)

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s