Hasta que la muerte nos vuelva a juntar

Dicen que la magia tiene truco, pero yo no acabo de creérmelo. Cuando llegué a la Royal Film Commission y entré, sin esperármelo, en aquel anfiteatro al aire libre, con unas Untitled-11magníficas vistas al casco viejo de Amán, y con la Ciudadela brillando al fondo, supe que aquella magia era real.

Encontré un sitio privilegiado para ver la película Habibi, parte del Festival de cine Franco-árabe que se celebra todos los años en la capital. Ya había oscurecido y una brisa fresca nos acariciaba el pelo, haciéndonos olvidar el calor que habíamos pasado unas horas antes. Mis ojos se debatían entre las imágenes de la película, los subtítulos a toda velocidad y el telón de fondo. En un momento, durante la proyección, pude divisar, a lo lejos, unos fuegos artificiales mudos. La magia existe. Yo la sentí en mi piel aquella noche de verano.

Habibi es el primer largometraje que se ha rodado en su totalidad en Gaza eimagesn los últimos 15 años. Cuenta la historia del amor imposible entre dos palestinos, cuya tradición les impide estar juntos en su propia tierra.

Lo interesante de esta película no es sólo lo que cuenta sino lo que muestra: la realidad cotidiana de los palestinos que viven en Gaza. La ocupación israelí. Las balas perdidas. El muro de la vergüenza. La represión. El abuso. La desesperanza. El embargo. El rechazo a los americanos. La falta de movilidad incluso en territorio palestino (entre Gaza y Cisjordania). El peso de las normas sociales que se añade al yugo israelí. La discriminación. La resistencia. El fundamentalismo. La traición. La diferencia de género. Hamas. El pic_16sinsentido de la vida. Los sueños rotos.

Qays no tiene derecho a amar a Layla porque no es lo suficientemente bueno para ella. Como le dice al padre cuando va a pedirle la mano de su hija: ¿No tenemos bastante con la ocupación? ¿Tenemos los palestinos que hacernos la existencia aún más difícil? Pero el padre lo echa furioso a la calle. No quiere que un refugiado se case con su hija. Qays no se rinde. Se niega a perder la esperanza de tener un futuro. Todavía no. Y lucha con lo único que le queda: la poesía.

banksy_in_palestine_2

“La poesía es un arma cargada de futuro”, – decía nuestro Celaya.

Anuncios

10 pensamientos en “Hasta que la muerte nos vuelva a juntar

  1. joaquinsarabia

    No he visto la película, pero lo que cuentas en tu post dice bastante, el escenario, la vida cotidiana en un lugar maltratado, los humanos que alli viven no sólo sufren por sus circunstancias (la ocupación, la economia….), también tienen que luchar contra sus propias costumbres………
    Estupenda crónica, que nos ayuda a ver ése lugar del mundo, tan maltratado.
    Un Afectuoso Saludo 🙂 .

    Responder
    1. lapuertaentornada Autor de la entrada

      Gracias por asomarte otra vez a mi puerta, Joaquín.
      Salí de la película preguntándome cómo sería la vida bajo un continuo estado de represión y rodead@ de violencia gratuita, privad@ de tu libertad y condicionad@ por el peso de la tradición. Y, cuando un@ lo piensa detenidamente, hasta llega a entender por qué hay gente que decide tomar el camino de la locura, o el de la desesperanza, o incluso decide convertirse en un terrorista suicida, porque no tiene nada que perder. Porque ya no le queda nada…
      No dejes de ver la película si llega a las salas de cine de donde estás. Merece la pena, aunque sólo sea para recordarnos de la existencia de ese trocito de infierno en la tierra.
      Un caluroso saludo 🙂

      Responder
  2. paulafigols

    Yo también me la apunto. No sé si llegará a los cines de por aquí o habrá que buscarla por algún festival o por Internet… Calurosos saludos

    Responder
    1. lapuertaentornada Autor de la entrada

      Paula, nunca se sabe. Yo pensaba que no podría ver Monsieur Lazhar, que tu recomendaste en tu blog, hasta yo qué sé cuando, y mira por donde la pasaron en este mismo festival… No me acabó de convencer…
      Un abrazo

      Responder
  3. dotdos

    Y esta capacidad que tenemos de hacer todo lo más difícil posible y un poco más… tiene buena pinta la película… aunque será difícil verla por estas latitudes… Un saludo!

    Responder
    1. lapuertaentornada Autor de la entrada

      Es una lástima que la gran mayoría de la veces sean nuestros semejantes los que nos atan de pies y manos en vez de ayudarnos a ser más libres…
      Gracias por pasarte.
      Un saludo

      Responder
  4. Pingback: Una vida menos | La puerta entornada

  5. Pingback: Una vida menos | CANAL CULTUR@

Opinar es gratis (precio mínimo garantizado)

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s