Una atea en Jerusalén (III)

IMG_5269

Al día siguiente me levanté temprano. Me dije que estar en Jerusalén y no ir al Monte del Templo probablemente no tiene perdón. Los no musulmanes sólo pueden acceder a ella por una única puerta situada en el lateral del Muro de las Lamentaciones. Después de hacer cola durante una hora, me marché. Cerrarían la entrada de la Explanada de las Mezquita en unos cuarenta y cinco minutos y yo me había movido menos de diez metros en todo el tiempo que había estado esperando. Y gracias a que un grupo de españoles que estaba delante de mí se había ido para celebrar una misa.

IMG_5478

Cambié la cúpula por otra visita al barrio judío, en la que pude darme cuenta de que aún me había quedado mucho por ver el día anterior. Curioseé unas sinagogas sefardíes, atravesé el Cardo, hice algunas fotos y me apresuré a buscar la terraza que la guía IMG_5401recomendaba. Tenía que darme prisa. Volvería a Amán con un compañero de trabajo de la oficina de Ramala y sólo tenía hasta la una y media.

Para mi sorpresa, encontré la terraza a la primera. Recorrer los tejados de algunas casas, volver a divisar la Cúpula de la Roca entre parabólicas, y asomarme por los respiraderos para ver el mercado, con sus compradores y con sus vendedores, desde lo alto, me hipnotizó. Odio a la gente pero me encanta observarla a escondidas. Aunque no me considero cotilla sí creo que soy un poco “voyeuse”. Podría pasar horas viendo la gente pasar. A veces me invento historias sobre ellos. Igual algún día os cuento alguna. Me hubiera quedado en aquella terraza todo el día pero era el momento de volver.

IMG_5397

Había quedado con mi compañera de trabajo en el Muro de las Lamentaciones para darle la guía. Tenía buenas noticias. Mi compañero, con el que me encontraría en la frontera jordana, había llamado para decir que no saldría hasta por la tarde. Aún me quedaban algunas horas más para disfrutar Jerusalén. Ellos llevaban un rato haciendo cola para ver el dichoso Monte del Templo por lo que me uní a ellos. Al mediodía sólo abren durante una hora así que si no pasábamos en la primera media hora no nos daría tiempo a ver nada.

IMG_5465

Pasamos. Tuvimos la suerte de pasar. Y allí estaba la Cúpula de la Roca, símbolo de Jerusalén, esperando a que nos hiciéramos una foto con ella. El templo es en realidad una mezquita, por lo que no pudimos entrar. Tuvimos que conformarnos con admirar los mosaicos y versos del Corán que la decoran desde fuera. La explanada donde está ubicada es un sitio sagrado para las religiones cristiana, musulmana y judía. Para la fe judía, representa el sitio bíblico donde Abraham se preparó para sacrificar a su hijo. Para ellos este monte es el sitio más sagrado de la tierra. De hecho, la ley Tora les tiene prohibida la entrada al lugar. Carteles colgados en los diferentes accesos a la explanada les advierte de ello. Los cristianos dicen que este monte es donde se construyó la Iglesia de la Sagrada Sabiduría. La tradición islámica, por último, cuenta que desde allí Mahoma subió al cielo (miraj).

IMG_5512

Personalmente, lo que más me gustó del lugar fue el ambiente familiar que allí se respiraba. Madres paseando a sus hijos, niños jugando al fútbol, corros de adolescentes riendo… De alguna manera le quitaban solemnidad a aquel edificio cuyas paredes tienen que soportar el peso de tres tradiciones religiosas diferentes.

IMG_5500IMG_5502

Dicen que la cúpula original murió un día derretida para pagar la deuda de algún califa. También dicen que fue el rey Hussein de Jordania quien pagó por la de IMG_5504hoy día. Los 80 kg de oro le costaron 8,2 millones de dólares americanos. El pobre tuvo que vender una de sus casas en Londres para poder pagarla. Sin comentarios.

Nos echaron del recinto justo cuando yo ya debía estar pensando en irme para coger el autobús que me llevaría hasta el paso fronterizo. De camino hasta la puerta de Herodes, respiré profundamente los olores a represión, kebab e incienso una vez más. Llegué donde se suponía que salía el autobús. Una señora mayor me confirmó lo que desde el día anterior había observado: los hombres tienen el monopolio de los puestos del mercado; a las mujeres sólo les queda encontrarse un trozo de suelo donde extender la manta y vender sus verduras. Igual que en el Chad.

IMG_5549

Estuve dando vueltas durante más de una hora; preguntando desde dónde salía aquel autobús misterioso del que nadie había oído hablar. No tenía ni mapa ni saldo en el teléfono. IMG_5544Sólo la buena voluntad de los transeúntes. La primera alma caritativa me dijo que los autobuses habían terminado al mediodía y me dio la dirección de otra compañía de autobuses. La segunda alma caritativa me acompañó hasta la misma puerta de la compañía, que estaba cerrada, e insistió en venir conmigo hasta el mismo punto donde yo había empezado mi búsqueda. Al fin y al cabo no tenía prisa. Estaba esperando a que viniera su novio a recogerla para llevarla al hospital. Acababan de operar a su hermana.

Todo el dinero que había ahorrado en alojamiento y entrada gratuita a sitios de interés lo pagué por duplicado para que un taxi me llevara hasta la frontera. Y llegué. A las cinco y media en punto, tal y como había quedado con mi compañero de trabajo, que llegó una hora tarde por culpa de ser palestino…

IMG_5535

Anuncios

10 pensamientos en “Una atea en Jerusalén (III)

    1. lapuertaentornada Autor de la entrada

      Llevas toda la razón. He de reconocer que pasar allí un solo día, repartido en dos mitades, me supo a poco.
      Tendré que volver… Eso sí, en días laborables y en época baja para que no haya tantos turistas jaja.

      Responder
  1. Anónimo

    como me gusta y como lo cuentas me encanta sigue así escribiendo tan bien .besotes la tulla manma.

    Responder
  2. dotdos

    Gracias por visitarme y permitir que descubra esta puerta entornada a un mundo maravilloso que desconozco y que ojalá algún día pueda conocer por mí mismo. Te sigo desde ya 🙂 . Un cordial saludo y enhorabuena por el blog.
    José Manuel

    Responder
    1. lapuertaentornada Autor de la entrada

      Gracias a ti, José Manuel, por tomarte el tiempo de darte una vuelta por mi blog.
      Visitando el tuyo parece que tienes material interesante sobre la salud mental. En cuanto tenga tiempo escarbaré entre tus antiguas entradas.
      Bienvenido y hasta pronto!

      Responder
    1. lapuertaentornada Autor de la entrada

      Muchas gracias, Joaquín. Yo llevo una semana de descubrir blogs muy cuidados y con un contenido muy interesante, entre ellos el tuyo. Ya has visto que no he dudado en seguirte. Me encantan tus pensamientos libres.
      Hasta nuestra próxima entrada 🙂

      Responder
  3. asquerosamentesano

    Yo también me invento historias sobre la gente. El único incentivo de pasear por las Ramblas de Barcelona es maravillarse con las infinitas combinaciones que la naturaleza ha podido llevar a cabo con una nariz, un par de ojos, sendas cejas y una boca. De ahí a inventarse historias…

    Responder

Opinar es gratis (precio mínimo garantizado)

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s