Una atea en Jerusalén (I)

IMG_5259Ir a Jerusalén aquel fin de semana estaba lejos de mis planes. De hecho, ni se me había pasado por la cabeza. Una compañera de trabajo iba a pasar allí el fin de semana y me invitó a ir con ella y su familia. Normalmente no me pienso mucho las cosas (bueno, a veces sí; pero sólo a veces) pero había dos cosas que me echaban para atrás.

Una, que inmigración me pusiera el sello de entrada en Israel en mi pasaporIMG_5417te casi casi recién nacido, con las consecuencias que eso conlleva. Dos, dejar dinero en suelo israelí. La primera era un riesgo que tendría que correr. La segunda, una elección personal. Con esa conciencia política tan pequeña que tengo, decidí tentar mi suerte. Y es que cuando se trata de viajar puedo llegar a ser muy egoísta.

Entre Jordania e Israel, por la frontera terrestre que atravesamos, hay un trozo de tierra de nadie que hay que hacer en autobús. Yo calculo que habría entre cinco y diez kilómetros sin dueño. Me pregunto cómo se arreglarán los posibles litigios que puedan tener lugar en ese lapso de tierra. Teoréticamente nadie tiene jurisdicción sobre ella…

Al bajarte del autobús y llegar a suelo israelí, lo primero que te encuentrasIMG_5232es un grupo de gente apiñado a la entrada del primer control policial y unos cuantos policías armados hasta los dientes y con cara de perro. Cada pocos minutos la puerta se abre y se traga a unos cuantos, así, a pequeños sorbos. Una vez que consigues cruzarla hay varios controles policiales de pasaporte y de equipaje, hasta que por fin llegas al que tú crees el último control, pero no, donde te pondrán el dichoso sello bien en tu pasaporte, bien en una hoja aparte. Con ojos discretos evaluarás quién, de las dos oficiales de inmigración con cara de iceberg, puede estar más abierta a negociar.

IMG_5215Cuando llegas por fin a la ventanilla y pides que por favor no te sellen el pasaporte, tendrás que soportar una mirada fulminante que te pregunta “¿por qué no?” Y a ti te darán ganas de contestarle que porque su estúpido sello en tu pasaporte es como un borrón en tu expediente. Pero no, les dirás torpemente que porque igual vas al Líbano en un futuro. Y entonces te preguntarán que por qué quieres ir al Líbano, y el nombre de tu padre, y de tu madre, y si tienes dos pasaportes, y que qué haces en Jordania, y si te gusta la sopa y bebes café y a qué hora te levantas por las mañanas. Y, al final, si tienes suerte, como yo la tuve, te pondrán el sello de entrada en Israel en una hoja aparte y podrás sonreírte por dentro…

Anuncios

2 pensamientos en “Una atea en Jerusalén (I)

  1. asquerosamentesano

    Yo no soy, ni de lejos, tan viajero como tú, pero con veintitrés años me dio por irme aquel verano en tren por Europa (¿te acuerdas del Interrail?). Entrando en Alemania por Luxemburgo, un policía alemán subió al tren y estuvo escrutando con ojos de Argos a todos los pasajeros de cada vagón mientras el tren seguía su camino sin detenerse. Hasta que me vio a mí. Me preguntó algo en alemán, yo le contesté en inglés que no hablaba su idioma, y a partir de ahí se inició una situación que haría sonreír en su tumba al mismísimo Kafka. Me cacheó en mitad del vagón lleno de pasajeros, me hizo bajar en la siguiente estación y al final, tras un interrogatorio en el que quedó patente su pobreza mental e idiomática, no tuvo más remedio que dejarme marchar.
    Ya lo ves, tu magnífica crónica ha sido como una magdalena proustiana para mí.

    Responder
    1. Adwoa Autor de la entrada

      Ah, el Interrail me quedo pendiente! Me hubiera encantado hacerlo pero no tenia los medios economicos 😦
      Menuda historia la tuya! Puedo imaginarme el cabreo que llevarias por dentro porque un señor, sin fuste ninguno, dudara de ti de esa manera y te hiciera pasar por una situacion tan frustrante como absurda. Efectivamente, podias haber sido tu el personaje de El proceso jaja.
      Gracias por compartirla.
      Un fuerte abrazo.

      Responder

Opinar es gratis (precio mínimo garantizado)

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s