Eso te pasa por heterosexual

Imagínate un mundo imaginado.

Imagínate un mundo donde tú, lector heterosexual, tuvieras los mismos derechos de los que hoy gozan los homosexuales. Imagínate en qué cambiaría tu vida. Imagínate cómo reaccionarías el día en que te dieras cuenta de que mientras a los demás les gusta las personas de su mismo sexo, a ti te gustan las personas del sexo contrario. Como ahora, pero al revés. Seguramente, al principio, esconderías tu sexualidad y te torturarías imaginando posibles reacciones de tu familia y amigos. Imagínate qué harías. ¿Acabarías saliendo del armario heterosexual o preferirías ser una percha más?

Imagínate cómo sería tu vida si decidieras quedarte dentro. Imagínate qué se sentiría llevando una doble vida. La vida que no quieres. La vida que te imponen. Imagínate que te obligan a casarte con una persona de tu mismo sexo. Imagínate tener que acostarte con ella. Tener hijos con ella. Morirte por dentro con ella. Imagínate cómo sería si tu pareja, tus hijos, tus amigos, tu familia llegaran a enterarse de tu heterosexualidad. De la mentira que tú tanto te empeñaste en acicalar. Por miedo al rechazo. Por miedo a no hacerles felices. Imagínate su decepción. Su ira. Imagínate su dolor. Imagínate tu dolor.

Imagínate, por el contrario, cómo sería tu vida si decidieras salir del armario heterosexual. Imagínate de adolescente. Imagínate las reacciones de tus compañeros en el instituto. A los tolerantes no les importaría. Los incomprensivos te acosarían e intimidarían. Te llamarían “heterosexual de mierda”, e inventarían nombres para ofenderte. Nombres que harían referencia a tu orientación sexual. Como si el llamar al pan pan y al vino vino fuera ofensivo. Lo triste es que puede llegar a serlo. Imagínate el momento de decírselo a tus padres. Imagínate su reacción. Imagínate que se lo toman bien. Imagínate que se lo toman mal. Imagínate que te insultan. Imagínate que te pegan. Imagínate que te llevan al médico para curarte. Imagínate que te encierran. Imagínate que se niegan a aceptarlo. Imagínate que, en ese mismo momento, los pierdes para siempre.

Imagínate de adulto. Imagínate cómo sería ser heterosexual en el trabajo en un mundo de homosexuales. Imagínate que todo el mundo asumiera que eres homosexual. Como ellos. Como la mayoría. Imagínate que un día les dices, o descubren, que en realidad, eres heterosexual. Imagínate las risas. Los posibles insultos. Los cuchicheos a tus espaldas. Las bromas a tu costa. Imagínate que te acosan por el simple hecho de tener una orientación sexual diferente a la suya.

Y ahora imagínate en un bar con tu pareja. Imagínate que os da por poneros cariñosos, como el resto de parejas a vuestro alrededor. Como el resto, pero no. Imagínate que sólo os echan a vosotros del bar. Por hacer lo mismo que el resto. Pero no. Imagínate la humillación. Imagínate paseando por la calle con tu pareja de la mano. Las miradas de desaprobación. Las agresiones verbales y, por qué no, corporales. No hace falta que te imagines que te pueden dejar en el sitio. Eso lo dejamos para la vida real. Imagínate mejor que alguien decide que lo que tú necesitas es una violación correctiva. Porque el que te gusten las personas del sexo opuesto es una aberración.

Imagínate que encuentras al amor de tu vida y que queréis casaros. Imagínate que en tu país el matrimonio heterosexual no está permitido. Imagínate que queréis tener hijos pero que uno de los dos es estéril. Imagínate que os está vedada la adopción por ser heterosexuales. Imagínate que la gente se manifiesta en las calles, recoge firmas, y hace proselitismo en iglesias y gobiernos para que tú, heterosexual, no tengas derecho a casarte y mucho menos a adoptar. Imagínate pasar a ser un ciudadano de segunda. Por heterosexual.

Imagínate tu indignación.

Tu frustración.

Tu desgracia.

Imagínate tener que luchar a diario por lo evidente.

Imagínate.

Y ahora, cuéntame, ¿qué se siente?

Día internacional contra la homofobia

IMG_8888

Anuncios

30 pensamientos en “Eso te pasa por heterosexual

  1. Almu

    sencillamente no lo entienden.. en su mente cerrada son incapaces de imaginar (hablo de los homófobos, y esa gente que no es capaz ni de opinar porque una institución les tiene lavado el cerebro) pero sí, me ha gustado mucho y por ello opino! un saludo!

    Responder
    1. lapuertaentornada Autor de la entrada

      Almu,
      Gracias por leerme y por haberte tomado el tiempo de dejarme un comentario. Me alegro de que te haya gustado la entrada.
      Esperemos que poco poco, entre todos, construyamos una sociedad mas tolerante.
      No perdamos la esperanza!
      Un saludo.

      Responder
  2. Shrykull

    No lo podran entender jamas si no han pasado por ello. No tiene que ser sexualmente, puede ser exclusion social por vivir en un barrio de otra etnia o religion. Pueden intentar entenderlo icluyendo el ser comprensivo con las personas que son diferentes, lease el homosexual, el negro, el chino, el judío, el sudamericano… siempre sera asi y es triste oirlo. Pero como decia mi abuela, no todo el monte es oregano y siempre habra quien rompa la norma n_n. Pero como tu dices el ser gay va mas alla, no solo eres diferente, si no que lo eres pero camuflado, a ver si me explico, a la gente de otras razas se les nota, a los que tienen fe distinta a la general se le nota, pero yo mismo sin ir mas lejos, tengo que hacerme notar para que no sea considerado un hetero mas. He tenido que aguantar cosas como “cuando te vas a ehcar novia”, “¿no habras dejado embarazada a ninguna no?” o incluso ver revistas pornograficas hetero de los demas porque la iban pasando… una vez tuve que guardarla en mi mochila y llevarla a casa.
    Bueno me he explayado un monton, no pretendo aburrir si no decirte que te entiendo y que has hecho un gran trabajo con este articulo, felicidades.

    Responder
    1. lapuertaentornada Autor de la entrada

      Shrykull,
      Gracias por commentar y por supuesto que no aburres!
      Yo creo que el problema está más bien en aquéllos que carecen de capacidad de comprensión, independientemente de que se hayan encontrado o no en una situación similar. Como carecen de esta capacidad son también incapaces de hacer la conexión entre situaciones similares.
      A mí también me molesta la “presunción de heterosexual”. Al igual que me molesta la “presunción de homosexual”. Como si sólo hubiera dos maneras de definir nuestra orientación sexual! Personalmente creo que los no-heterosexuales deberíamos hacernos más visibles en la sociedad, a todos los niveles, para que los heterosexuales se vayan dando cuenta de que no son tan mayoría como piensan y que la no-heterosexualidad está más extendida de lo que parece a simple vista.
      El problema es que, tal y como están las cosas en muchos países, no siempre es fácil decir con naturalidad lo que te gusta y lo que no.
      Vaya! Parece que yo también me he explayado un montón jaja!
      Un saludo.

      Responder
  3. coloms

    [Escribo sin acentos, disculpas de antemano!] Muchas gracias Raquel por este texto. Todo el mundo tendria que leerlo. Realmente no podria estar mejor escrito. Llega directo al corazon… y sin embargo no podia ser mas claro. El balance justo!

    Responder
    1. lapuertaentornada Autor de la entrada

      @ coloms: Muchas gracias, Anna! Me alegro de que te haya gustado.
      Y sí, yo también creo que sobre todo deberían leerlo los que no son del gremio. Echo de menos, comentarios de gente heterosexual que me diga qué les ha pasado por la cabeza al leerlo o si, al menos, les ha hecho reflexionar… Pero no se decantan!

      Responder
  4. butterflied87

    Me encanta. La empatía está ausente casi por completo en nuestro día a día.
    Compartido en Facebook.

    Responder
    1. lapuertaentornada Autor de la entrada

      @ butterflied87: Estoy de acuerdo contigo. Yo creo que parte del problema es que estamos perdiendo nuestra capacidad crítica y cada vez somos capaces de analizar la información que nos llega.
      Pero no olvidemos tampoco que también hay mucha gente tolerante y empática ahí fuera… o ahí dentro, según se mire 🙂
      Gracias por compartirlo con tus amigos!

      Responder
  5. Elevalunas

    Bueno, yo soy heterosexual, y me ha gustado mucho el planteamiento porque, aunque nos creamos llenos de empatía, hace falta que de vez en cuando alguien nos recuerde los “pequeños” detalles.

    Responder
    1. lapuertaentornada Autor de la entrada

      Gracias Elevalunas por tomarte la molestia en dar más detalles. Efectivamente a todos nos hace falta que de vez en cuando se nos recuerden ciertas cosas, sobre todo porque se tiene tendencia a dar cosas por hecho. Y todos lo hacemos de manera natural, sin darle más vueltas al asunto de que se trate…

      Responder
  6. Luis Liñante

    Gracias por seguir mi blog y gracias por publicar esta entrada Raquel. Por experiencia propia puedo decir que he conocido a gente de amplio criterio, amigos míos heterosexuales, en quienes en algún momento la “homofobia natural” aflora con un comentario o acción y entonces soy yo el que debe ser tolerante y entender y aceptar sus actitudes porque a muchos no les basta un ejercicio de “imaginar”, ya que el lastre que cargan por herencia cultural es muy pesado y no están dispuestos a dejarlo tan facilmente. La lucha es larga y constante. Saludos. Luis

    Responder
    1. lapuertaentornada Autor de la entrada

      Y no te parece que ese lastre también lo llevamos nosotros, de alguna manera? A ti no te pasa de hacer “presunciones heterosexuales” sin darte cuenta, como hacen ellos? Porque aunque me dé vergüenza reconocerlo, yo todavía caigo en el error de asumir que los que “parecen heteros”, lo son, por ejemplo, como si el ser hetero llevara consigo una forma de vestir y de actuar propia. Y aquí me siento un poco “víctima de la sociedad”, que siempre nos ha vendido que si te gustan los chicos eres afeminado y si te gustan las chicas eres una camionera. Nada más lejos de la realidad en los tiempos que corren.
      Tengo pendiente una entrada sobre la homo/bi fobia/discriminación entre los propios del gremio, entre otras cosas por no “parecerlo”. A ver si me animo y la escribo.
      Gracias por pasarte, Luis. Un verdadero placer leerte.

      Responder
  7. asquerosamentesano

    El planteamiento de tu artículo, en apariencia un inofensivo ejercicio de empatía, se convierte en un demoledora contemplación de sí mismo en el espejo por parte del lector después de ponerse en la piel del otro. De una originalidad absolutamente genial.
    Me quito el sombrero.

    Responder
    1. lapuertaentornada Autor de la entrada

      Muchas gracias. Me alegro de que te haya gustado y que hayas conseguido imaginar qué se siente desde la discriminación. Misión cumplida por mi parte si así ha sido 🙂
      Respecto a la originalidad, mi hermana me dijo después de leerlo que hay un vídeo en Youtube de un chico en un instituto con un planteamiento parecido. He de reconocer que me decepcionó un poco el descubrimiento…
      Hasta pronto.

      Responder
  8. Dessjuest

    Pues sí, muy buena entrada esta, yo soy heterosexual, pero desde luego hay días que me gustaría haber sido gay, no sé, me siento mejor con hombres que con mujeres, lo malo es que eso no se elige, se es.

    Me gustaría decir que tengo muchos amigos homosexuales, pero que yo sepa no tengo ninguno, ni compañeros de trabajo, digo esto porque es lo que se suele decir cuando sueltas eso de que eres muy comprensivo y tolerante.

    Pero es que creo que lo soy, me parece estupendo que se casen, que adopten hijos, es más, no me importaría en absoluto que mis hijas fueran lesbianas, casi me alegraría, visto lo visto me sentiría más tranquilo, con todos los machistas de mierda que aun quedan en este mundo.

    Besos querida, cuando digo que me siento mejor con hombres que con mujeres me refiero a todas menos a tí 😀

    Responder
    1. lapuertaentornada Autor de la entrada

      jajajaja me matas de la risa!
      Teniendo en cuenta que ya van dos países (Etiopía y Jordania) en los que me dicen que parezco un hombre, no me extraña que hagas una excepción conmigo :mrgreen:
      Cuando le dije a mi madre que también me gustaban las mujeres me dijo que para ella las relaciones entre mujeres funcionaban mejor que las heterosexuales.
      Yo os digo que no os equivoquéis que, por desgracia, en las relaciones lésbicas también se da el maltrato psicológico y físico.
      Besos guays 🙂

      Responder
      1. Dessjuest

        Uno está plenamente mediatizado en sus opiniones por la tele 🙂 y ahí casi siempre son exnovios o exmaridos, en todo caso que elijan ellas, yo por mí que se queden con su padre hasta los 40 años o más, no hay problema.

        Responder
  9. Territorio sin dueño

    Pues sinceramente, he tratado de hacer el ejercicio y me he angustiado, y mucho ¿Siempre en guardia? ¿Siempre justificando, dando explicaciones o reivindicando? Hay que ser muy fuerte para eso. Nos creemos en general, o yo en particular que es un tema superado y veo que no es así. Pido perdón desde mi condición hetero no por ser homófoba, que creo que no lo soy, pero sí por mi falta de sensibilidad y mi despreocupación, nunca me había parado a planteármelo.
    Si no te importa me gustaría añadir en mi post chorra y humorístico sobre la heterosexualidad un enlace a este post, para que lo complete y le añada la profundidad y seriedad que le falta al mío.
    En principio lo hago, si te molesta, me lo dices y lo quitaré

    Responder
    1. lapuertaentornada Autor de la entrada

      Hola, linda. No tienes que pedir disculpas por nada. Cuando no se vive discriminad@, ni asediad@, ni juzgad@, es normal que los que si viven asi pasen desapercibidos. O, si no ellos, las situaciones a las que tienen que hacer frente.
      Por desgracia, todavia no es un tema superado. Para muestra, España, un pais donde los socialistas legalizaron el matrimonio homosexual (en pleno siglo XXI!) y que los de derechas estan intentando deslegalizar. La mentalidad de la gente sigue siendo cerrada y, para colmo, hay mucho proselitista.
      Gracias por compartir mi entrada. La tuya, aunque frivola, me parecio muy divertida 😉

      Responder
  10. Pingback: Latino » Blog Archive » Cerrado por vacaciones

  11. Miguel

    Bueno, he hecho el ejercicio de imaginación y debo reconocer que no me ha costado mucho. Tampoco me ha angustiado especialmente. Bueno, un poco sí. Pero es que yo, aunque sexualmente sea “hetero”, he sido marginado y he tenido que disimular muchas veces, por mi condición de hijo de madre soltera en los sesenta y setenta y por hospiciano. No, no es lo mismo, ni mucho menos, no estoy comparando. Pero sí que me prepara para saber lo que es la marginación y la simulación.
    Espero sinceramente que algún día importe un carajo con quien se busca los orgasmos cada cual. Y que ninguna de las formas posibles sea un menoscabo ni un vaor añadido para nadie. Y espero verlo.
    Mientras tanto, supongo que habrá que luchar juntos y ahí, si que tengo un deficit, lo reconozco, pero yo es que soy de natural cómodo.
    Besos.

    Responder
    1. Adwoa Autor de la entrada

      Este ejercicio de imaginacion podria aplicarse a cualquier situacion de marginacion y exclusion social, con lo que tu ejemplo me parece perfectamente valido. No hay nada peor que ser discriminad@ por ser diferente… cuando la diferencia es lo que hace que las relaciones personales sean mas enriquecedoras.
      Yo tambien espero ver un mundo mas tolerante algun dia.
      Vive, y deja vivir.
      Un fuerte abrazo.

      Responder

Opinar es gratis (precio mínimo garantizado)

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s